Sin Marianne Parte 4
14 Julio, 2017
Colegio Sinaí realizó el festival Et Lirkod
14 Julio, 2017
Mostrar todo
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
Cartas
Contraportada
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Magazine
Opinión
Página Dos
Parashá
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

OPINIÓN

23 años de impunidad


Beatriz W. de Rittigstein
bea.rwz@gmail.com

D esde los ataques del 11 de septiembre de 2001 en EEUU, que marcaron un hito, un antes y un después, es común oír que aquellos fueron los primeros embates de gran magnitud por parte del Islam radical en nuestro hemisferio. Sin embargo, no es así.

El primero de ellos fue el ataque terrorista contra la Embajada de Israel en Argentina, ocurrido el 17 de marzo de 1992. Dos años más tarde, el 18 de julio de 1994, en la misma ciudad de Buenos Aires, la explosión con un coche bomba destruyó el edificio sede de la AMIA. Al día siguiente, 19 de julio, un terrorista libanés detonó una bomba en un vuelo entre Colón y Ciudad de Panamá, matando a las 21 personas que iban a bordo, 12 de las cuales eran judías

El caso AMIA deparó otra víctima más: el 18 de enero de 2015 fue asesinado el fiscal de la causa, Alberto Nisman, horas antes de presentar evidencias incriminatorias ante el Congreso de su país. Con enorme torpeza, el gobierno kirchnerista trató de hacerlo pasar por suicidio.

Pese al tiempo trascurrido, estas tres ofensivas terroristas en América Latina están impunes. Se sabe que fueron financiadas y perpetradas por sectores islamistas, la diferencia es que las acaecidas en nuestra región continental fueron responsabilidad de chiítas al mando de la teocracia iraní y de Hezbolá, mientras las arremetidas en territorio estadounidense fueron consumadas por extremistas sunitas y, aunque entre ambos existe una añeja enemistad, sus métodos criminales son semejantes.

Con pruebas irrefutables, el mundo, a través de la ONU, no ha tenido el menor gesto para acusar a los culpables. No se entiende que Irán, promotor del terrorismo internacional, ocupe sitiales en los organismos internacionales. Gracias a un acuerdo timorato, se le levantaron las sanciones. Por otra parte, su Guardia Revolucionaria participa de modo decisorio en la guerra civil siria y domina militar y políticamente al Líbano, mediante Hezbolá y un presidente títere. Además, intervienen en varios países usando a los partidos de la ultraizquierda; tal es el apadrinamiento de Podemos en España, donde sufragan y promueven campañas judeófobas como la del BDS.

Ante la dimensión de la violencia y amenazas, cabe preguntarnos hasta cuándo a Irán se le permitirá este proceder.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close