ESPECIAL

27 de enero: el mundo recuerda el horror del Holocausto

E n el año 2005, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la resolución 60/7, proclamando oficialmente el 27 de enero, aniversario de la liberación del campo de exterminio de Auschwitz-Birkenau en 1945, como “Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto”.

Este año, la Organización de la ONU para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) escogió como tema de la conmemoración “Educar para el futuro: La función de los emplazamientos históricos y los museos en la educación relativa al Holocausto”.

Más allá de su función inicial de dar testimonio de los crímenes perpetrados, estos lugares desempeñan un papel esencial en la educación relativa al genocidio del pueblo judío y otros crímenes cometidos por el régimen nazi y sus colaboradores. Este Día Internacional pone de relieve su indispensable función, y examina de qué manera los memoriales y museos abordan los temas contemporáneos en relación con los jóvenes, para ayudarles a comprender el pasado en las sociedades actuales.

Exposición de reliquias de la Shoá

En este contexto, la Unesco inaugura el 26 de enero una exposición de reliquias de la violencia nazi, objetos procedentes de excavaciones efectuadas cerca de los crematorios de Auschwitz-Birkenau. Perdidos desde hace medio siglo, los vestigios han sido hallados recientemente por iniciativa del museo de Auschwitz. Esta presentación de los últimos efectos personales que los deportados pudieron conservar hasta el momento de su ejecución permanecerá abierta al público hasta el 10 de febrero.

En otros eventos de la Unesco, el 24 de enero estudiantes y profesores de historia analizaron cómo “deconstruir” el discurso del odio, en una conferencia organizada en colaboración con la fundación francesa Engie.

También el 24 de enero se proyectó en preestreno el documental El maestro: para que viva la música de los campos, del director argentino Alexandre Valenti. El filme rinde homenaje a los hombres y mujeres que continuaron componiendo música en los campos y guetos, así como al hombre que encontró sus creaciones y logró preservarlas, el músico italiano Francesco Lotoro.

El 26 de enero, el sobreviviente de la Shoá y embajador honorario de la Unesco, Serge Klarsfeld, dictó una conferencia especial. Luego se llevó a cabo una mesa redonda con Piotr Cywiński, director del museo estatal de Auschwitz-Birkenau (Polonia); Jacques Fredj, director del memorial de la Shoá (Francia); Dorit Novak, directora general de Yad Vashem – Centro Mundial de Conmemoración de la Shoá (Israel); y Agnès Sajaloli, directora del memorial del campo de internamiento de Rivesaltes (Francia).

Como clausura, se ofreció un concierto de la pianista argentina Martha Argerich y el violinista israelí Ivry Gitlis, embajador de Buena Voluntad de la Unesco.


Las palabras son armas

La propaganda judeófoba era omnipresente en todos los ámbitos del imperio nazi, desde la escuela hasta la prensa y el cine. En la foto, niños alemanes leen El hongo venenoso, libro infantil destinado a enseñarles el temor y odio a los judíos (ver nuestro dossier “¿Cómo fue posible”, en NMI Nº 1786: http://bit.ly/2jpHXUQ ).

En el Día Internacional de Conmemoración del Holocausto

David Harris, director ejecutivo del Comité Judío Estadounidense

La ONU declaró el 27 de enero como Día Internacional de Conmemoración del Holocausto. Esa fue la fecha, en 1945, cuando el ejército soviético liberó Auschwitz, el notorio campo nazi de la muerte que ha venido a simbolizar las demoníacas profundidades a las que descendió el tercer Reich en su “industrialización” del genocidio.

En la tradición judía, se nos prescribe recordar (zajor) y no olvidar (lo tishkaj). Recordemos…

  • Los seis millones de judíos, incluyendo 1,5 millones de niños, que fueron exterminados en el Holocausto (Shoá).
  • El alfabeto enteramente nuevo creado por los nazis para la “Solución Final”: desde la A de Auschwitz hasta la Z del gas Zyklon-B.
  • No solo las trágicas muertes de los seis millones, sino también sus vibrantes vidas, como comerciantes y artesanos, científicos y escritores, profesores y estudiantes, padres e hijos, esposos y esposas.
  • La rica tonalidad y las antiguas civilizaciones judías que fueron destruidas: de Salónica a Vilna, de Ámsterdam a Praga.
  • La resbalosa pendiente que comenzó con las vociferaciones de un oscuro antisemita austríaco llamado Adolf Hitler, que llevaron, en menos de 15 años, a su absoluto control sobre Alemania.
  • Aquellos que no pudieron percibir la amenaza del régimen de Hitler, que minimizaron sus maníacas arengas en la década de 1930, y que pensaron que una política de apaciguamiento satisfaría su insaciable sed de poder.
  • El fértil suelo del antisemitismo europeo, cultivado durante siglos por voces culturales, políticas y religiosas, que crearon un clima receptivo para el objetivo nazi de eliminar al pueblo judío.
  • El coraje de Dinamarca, así como el de Albania, Bulgaria y Finlandia, por sus extraordinarios esfuerzos para proteger a sus propias comunidades judías.
  • El ejemplo de miles de Justos entre las Naciones, en hebreo Hasidéi umot haolam. Ellos arriesgaron sus vidas —y en algunos casos las perdieron— para que otros pudiesen vivir.
  • Los millones de no judíos —polacos y rusos, gitanos, personas con discapacidad, opositores políticos y homosexuales— asesinados por la implacable arremetida nazi.
  • La determinación y sacrificio de las naciones aliadas, que a través de “sangre, esfuerzo, sudor y lágrimas”, como dijo el indomable Winston Churchill, derrotaron al Tercer Reich.
  • Los sobrevivientes de los campos de la muerte, que padecieron un sufrimiento inimaginable y nos han inspirado con su coraje, espíritu y voluntad de vivir.
  • La ausencia de Israel en esos años de guerra; de haber existido, habría provisto un refugio que, vergonzosamente, pocos países estuvieron dispuestos a ofrecer a los refugiados judíos.
  • Nunca debemos olvidar…

  • A aquellos que perecieron a manos del Tercer Reich y sus colaboradores.
  • A aquellos que salvaron aunque fuera una sola vida. Como dice el Talmud, “Quien salva una vida ha salvado al mundo”.
  • La antigua enseñanza judía de que todos hemos sido creados “a imagen de Dios”.
  • La importancia de manifestarse, enérgicamente y sin ambigüedades, y tomar acciones contra la intolerancia y el fanatismo, cuando y donde surjan.
  • El vínculo inextricable entre democracia, el imperio de la ley y la protección de los derechos humanos.
  • La antigua visión profética de un mundo de justicia, armonía y paz.
  • Que cada uno de nosotros puede ayudar, poco o mucho, a acercar la realización de esa visión profética.
  • Fuente: American Jewish Committee

    Conmemoraciones en Venezuela

  • El jueves 26 se efectuó una sesión solemne de la Alcaldía del Municipio Chacao, en la Sala Experimental del Teatro de Chacao.
  • El domingo 29 de enero se llevará a cabo el evento anual “In Memoriam” de Espacio Anna Frank, con la ópera infantil Brundibár de Hans Krása, en el Aula Magna de la UCV (ver página siguiente).
  • El lunes 30 de enero se realizará una sesión especial del Concejo Municipal del Municipio Sucre. Centro de Arte Los Galpones, Los Dos Caminos, 5 pm.
  • El martes 31 de enero, por cuarto año consecutivo, la Asamblea Nacional dedicará una sesión especial a recordar el Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto, y aprobará un acuerdo al respecto.
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    demuestra que no eres un robot *

    Close