SEC ofreció su Feria Vocacional
17 Noviembre, 2017
Leer Para Creer
17 Noviembre, 2017
Mostrar todo

El Arón Hakódesh de San Cristóbal

Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
2075
2076
2077
2078
2079
2079 Impreso
2080
2080 impreso
2081
2082
2083
2084
2085
2086
2087
2088
2089
2090
2091
2092
2093
2094
2095
2096
2097
2098
2099
2100
2101
2102
2103
2104
2105
2106
2107
2108
2109
2110
2111
2112
2113
Cartas
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Gastronomía
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Leer para creer
Magazine
Noticias
Opinión
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

OPINIÓN

El Arón Hakódesh de San Cristóbal

Bernardo Zinguer*

L a construcción del Arón Hakódesh que utiliza actualmente la comunidad judía de San Cristóbal, estado Táchira, fue una obra encargada a principios de la década de 1950 al ebanista-tallista Don Ceferino Bilbao Echederra.

Vasco originario de la ciudad de Bermeo, este artesano que llegó a San Cristóbal en 1939 comprendió la importancia de la tarea a emprender; siendo él mismo un exiliado, sintió empatía por los “turcos” que también tuvieron la oportunidad de desarrollarse y ser útiles a la sociedad que los acogió en el terruño tachirense.

Samir Sánchez, profesional reconocido en Historia del Arte y Sociedades, realizó a pedido de este servidor una descripción minuciosa de lo que acertadamente denominó “Obras maestras del arte ceremonial judío e israelí en San Cristóbal”. El resultado está expuesto en el edublog “Proyecto Experiencia Arte”, y por su importancia deseamos compartir el siguiente resumen con la kehilá nacional.

“El Arca es un mueble-armario conformado por paneles de madera de caoba (96 cm de altura por 52 cm de profundidad, 1,10 metros de longitud y un grosor de 2,5 cm en cada tablón). Con acabado a pulimento y talla, está compuesto a su vez por dos armarios separados (la altura total del mueble, unidos los dos armarios, es de 2,37 m) y su ubicación, adosado a una de las paredes orientales de la casa donde se conserva, cumple con el precepto bíblico de ubicación ritual, y permite a la asamblea dirigir sus oraciones hacia la ciudad santa de Jerusalén. Como dijo el salmista: ‘Me inclinaré y te reverenciaré hacia tu santo templo, Señor, y daré gracias a tu santo nombre, por tu misericordia y verdad’ (Salmo 138:2).

“El mueble superior se corresponde con el denominado Arón Hakódesh propiamente. En la tradición sefardí se le conoce como Hejal, significando ‘el Santuario’. Así, este objeto ritual resulta una representación simbólica del Sanctasanctórum (el Santo de los santos), espacio donde reposaba el Arca de la Alianza y que contenía las tablas de piedra del Pacto, primero en el Tabernáculo y luego en el Templo de Jerusalén.

“Está coronado o rematado a su vez por un grupo escultórico, cuidadosamente tallado en madera de caoba, que representa a la Corona de la Ley, conformada por las figuras del libro abierto, de la Torá –con los mandamientos escritos en letras hebreas doradas– (16,5 cm de longitud x 51,2 cm de altura), sostenido por dos leones heráldicos rampantes (39 cm de altura cada uno) que en la tradición judía simbolizan la fuerza del altar del Altísimo, descrito por Ezequiel 41:21-23, y como Ariel (el León de Dios) por Isaías 29:1. El león ha sido asociado en la tradición judaica, por igual, como símbolo de la Casa de Judá y de la ciudad santa de Jerusalén.

“Sobre el libro se encuentra una corona real calada (49 cm de longitud x 51 cm de altura), de cinco diademas. En lo iconográfico, y según diversas y antiguas tradiciones, puede ser la representación simbólica de la gloria del Altísimo (2 Crónicas 5:11-14), la cual, según las Escrituras, permanecía día y noche, radiante, sobre el Arca de la Alianza en el Primer Templo, hasta su destrucción por el ejército babilónico bajo el comando del rey caldeo Nabucodonosor II, quien arrasó Jerusalén en el año 587 a.e.c. Asimismo, la Mishná refiere la existencia de tres coronas simbólicas reproducidas en el arte ceremonial judío: la corona de la Torá, la del Kehuná o del Sumo Sacerdote con la inscripción ‘Consagrado al Señor’, y la corona de la realeza (Mishná, Avos 4:13).

El armario cierra frontalmente con dos batientes de madera, enmarcados a su vez en dos alargadas y torneadas columnas en madera de caoba (altura de 1,13 m y éntasis de 13 cm) con acabado a pulimento, volúmenes cilíndricos, curvatura variable y remates semiesféricos o semejantes a pomos torneados sobre la cornisa. Están exentas y molduradas en balaustre barroco, con basa y capitel toscano, acanaladuras en la sección superior del fuste y pronunciado éntasis.

“Estas evocan las columnas aisladas y monumentales que ordenó construir Salomón (1 Reyes 7:21 y 2 Crónicas 3:17), en bronce, a la entrada o frontispicio del Templo, llamadas Yaquín (la de la derecha) y Boaz (la de la izquierda). “Finalmente, el mueble inferior es un armario rectangular (1,30 m de longitud x 87 cm de altura y 54 cm de fondo), con dos batientes, en el cual se guardan los libros de oraciones”.

*Abogado, miembro de la comunidad judía del Táchira

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close