Shavuot, una festividad doble
3 Junio, 2016
Aeropuerto Heathrow de Londres adoptará medidas de seguridad israelíes
3 Junio, 2016
Mostrar todo

Arqueólogos encontraron último escondite de la revuelta judía en Jerusalén

ISRAEL/DIÁSPORA

Soldados de Tito lo habían destruido

Arqueólogos encontraron último escondite de la revuelta judía en Jerusalén

L os soldados del emperador romano Tito arrancaron adoquines de la calle para encontrar a los últimos rebeldes judíos hace 2000 años. Los arqueólogos creen que han encontrado estas guaridas.

La gran revuelta contra Roma terminó de este modo: el enemigo rompió las defensas y los combatientes judíos sitiados se ocultaron en el sistema de alcantarillado en un intento de escapar del cerco, o tal vez para organizar una última resistencia desesperada. Pero las fuerzas romanas, superiores en número y tecnológicamente, vaciaron rápidamente los escondites y mataron a los rebeldes restantes.

Esta hipótesis salió a la luz cuando los arqueólogos excavaron secciones de una carretera en la zona más antigua de Jerusalén.

Un ancho camino corre cuesta arriba, alrededor de un kilómetro, desde la piscina de Siloé al Monte del Templo. Quizá fue utilizado principalmente por los peregrinos que, después de purificarse en las aguas que brotaban de la fuente principal de la ciudad, Gihón, ascendían a orar en el sitio más sagrado del Judaísmo.

Mientras que los eruditos ya conocían el camino hace un siglo, solo se ha excavado adecuadamente durante la última década. La extraña naturaleza de los hallazgos durante la excavación de este sistema de carreteras ha llevado a los arqueólogos a la conclusión de que este era el lugar donde se escribió uno de los capítulos finales de la gran revuelta judía.

Los investigadores ahora conectan estos hallazgos al texto de Flavio Josefo, el judío rebelde convertido en colaborador de los romanos, que escribió la historia de la revuelta. En La guerra de los judíos, Josefo relata cómo, después de que las legiones romanas dirigidas por Tito violaron los muros de Jerusalén y quemaron el Templo, algunos de los rebeldes supervivientes y civiles se refugiaron en las alcantarillas y otros espacios subterráneos de la ciudad.

En un pasaje en el sexto libro, describe cómo un grupo de rebeldes “huyó inmediatamente a ese valle que estaba bajo Siloé”, y después de no poder romper el muro de asedio romano, “descendieron a las cavernas subterráneas”.

Los romanos, dice Josefo, sondearon la zona donde se refugiaban los judíos, y cuando se enteraron de dónde estaban, los sacaron de sus escondites y los mataron a todos.


Fuente: Aurora.

Versión: NMI.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close