ESPECIAL

Asamblea Nacional conmemoró la Shoá

Por cuarto año consecutivo, el pasado 31 de enero la Asamblea Nacional de la República Bolivariana de Venezuela incluyó en su orden del día la aprobación de un acuerdo para conmemorar a las víctimas del Holocausto, según la resolución 60/7 de la Organización de las Naciones Unidas.

En representación de la kehilá estuvieron presentes en el hemiciclo el presidente de la CAIV, Saúl Levine; el vicepresidente, Miguel Truzman; el secretario, Nelson Belfort; el ex presidente, Abraham Levy; y Tomás Osers, quien fue el orador de orden


República Bolivariana de Venezuela

Asamblea Nacional

En defensa de la Constitución, la Democracia y los Derechos Humanos


ACUERDO CON MOTIVO DEL “DÍA INTERNACIONAL DE CONMEMORACIÓN ANUAL EN MEMORIA DE LAS VÍCTIMAS DEL HOLOCAUSTO “SHOÁ”


CONSIDERANDO

Que el 27 de enero de cada año, fecha de aniversario de la liberación del campo de exterminio nazi de Auschwitz-Birkenau, se celebra el “Día Internacional de Conmemoración Anual en Memoria de las Víctimas del Holocausto Shoá”, tal como fue instituido por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en su Resolución 60/7, fecha 1º de noviembre de 2005, mediante la cual se insta a los Estados Miembros a que elaboren programas educativos que inculquen a las generaciones futuras las consecuencias del Holocausto, con el fin de ayudar a prevenir estos actos de genocidio;

CONSIDERANDO

Que durante la Segunda Guerra Mundial, el régimen nazi-fascista y sus colaboradores llevaron a cabo una política progresiva de exterminio del pueblo judío, además de víctimas de otras razas, etnias, preferencia e identidad sexual y filiación ideológica; asesinando a seis millones de judíos, hombres, mujeres y niños, en un intento de aniquilar sistemáticamente a la comunidad judía de Europa, motivados por su ideología racista;

CONSIDERANDO

Que tanto la Declaración Universal de los Derechos Humanos, como el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, así como la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre, proclaman que todo individuo debe tener todos los derechos y deberes enunciados en dichos instrumentos sin distingo de raza, religión o de ninguna otra índole;

CONSIDERANDO

Que el desconocimiento de estos derechos ha producido uno de los hechos de mayor menosprecio sobre los seres humanos, originando actos de barbarie que ocasionaron la desaparición física de un tercio del pueblo judío en el mundo e innumerables miembros de otras minorías, hechos que quedarán en la memoria de la humanidad como uno de los actos genocidas más atroces;

CONSIDERANDO

Que en el marco de Conmemoración y en Memoria de las Víctimas del Holocausto, la Asamblea Nacional ratifica su compromiso en hacer velar los derechos civiles de nuestro pueblo en la suma de esfuerzos para que nunca más un ser humano sea víctima de discriminación;

CONSIDERANDO

Que debe rechazarse toda negociación o banalización, parcial o total del Holocausto como hecho histórico.

ACUERDA

Primero. Sumarse a las actividades que se desarrollan en nuestro país en recordación del Holocausto por celebrarse todos los 27 de enero de cada año el “Día Internacional de Conmemoración Anual en Memoria de las Víctimas del Holocausto Shoá”, a fin de garantizar, promover, desarrollar y consolidar el respeto a los derechos humanos a nivel mundial y prevenir actos genocidas.

Segundo. Promover la enseñanza del Holocausto y sus consecuencias mediante la instauración de programas educativos en Institutos Estudiantiles, Escuelas, Liceos, Universidades Públicas y Privadas, con el objetivo de que “nunca jamás” se repitan genocidios como los cometidos por el régimen nazi.

Tercero. Condenar y rechazar toda práctica que vulnere los derechos humanos, así como de exterminio en contra de la especie humana, fundada en la intolerancia religiosa, incitación, acoso o violencia contra personas o comunidades basadas en el origen étnico, racial, preferencia e identidad sexual o filiación ideológica, donde quiera que tenga lugar.

Cuarto. Dar publicidad al presente Acuerdo.

Dado, firmado y sellado en el Palacio Federal Legislativo, sede de la Asamblea Nacional de la República Bolivariana de Venezuela, en Caracas, a los treinta y un días del mes de enero de dos mil diecisiete. Años 206 de la Independencia y 157 de la Federación.


Fragmentos de las palabras de Tomás Osers, del Comité Venezolano de Yad Vashem, durante el acto realizado en la Asamblea Nacional


“Q uiero agradecer el honor que se me ha concedido al permitirme dirigir estas cortas palabras a la Asamblea Nacional del país que le abrió sus puertas, sin miramientos ni condiciones, a cientos de familias judías que sobrevivieron el Holocausto, la Shoá. Que cuando ningún país los quiso recibir, el presidente de Venezuela, general Eleazar López Contreras, permitió la entrada de los buques Caribia y Koenigstein a Puerto Cabello y La Guaira. Buques que, en primera instancia, no pudieron atracar porque era ya de noche cuando llegó la autorización. Sin embargo, ya en esa oportunidad se pudo observar la grandeza y gentileza del pueblo venezolano, que llevó al puerto sus automóviles y encendió las luces de sus vehículos, permitiendo así que los barcos pudiesen atracar, iluminando el camino hacia la libertad.

“Vemos con satisfacción que en los últimos tres años, la Asamblea Nacional aprobara por unanimidad acuerdos en conmemoración anual de la memoria de las víctimas del Holocausto, adhiriéndose de esta forma a la resolución 60/7 de las Naciones Unidas, con la finalidad de recordar, divulgar y enseñar los eventos ocurridos durante el Holocausto.

(…) “Pertenezco a la segunda generación de sobrevivientes del Holocausto. Mi madre, Dorit Weiss de Osers, sobrevivió al campo de concentración de Terezin, en la antigua Checoeslovaquia; mi padre, Harry Osers, sobrevivió al campo de exterminio de Auschwitz-Birkenau (Polonia), el campo de concentración de Terezin (Checoeslovaquia), y los campos de concentración de Mauthausen y Gunskierchen (Austria), así como dos ‘marchas de la muerte’.

“Nosotros, la segunda generación, estamos obligados a seguir relatando los testimonios que nos han trasmitido nuestros abuelos, padres o tíos, ya que somos nosotros quienes hemos visto y oído. Somos nosotros los que hemos estado en contacto directo con la verdad, con los sobrevivientes del crimen más atroz cometido por la humanidad. No lo vimos en salas de cine. Es un legado, es una ineludible responsabilidad. Estamos marcados con esa verdad, pero también con una cantidad —por qué no reconocerlo— de traumas difíciles de sobrellevar.

(…) “A Harry Osers, así como a muchos otros prisioneros, se le asignó un número al llegar al campo de Terezin, el 68122; no le gustó, perdió su identidad, Al llegar a Auschwitz le fue tatuado el 169086; tampoco le gustó, le dolió cuando se lo colocaron, dejó de ser persona y se convirtió en una cosa, allí sintió la maldad a la que puede llegar el hombre. Finalmente recibió el número 980.373: su cédula venezolana, un número que le devolvió su identidad; dejó de ser una cosa, y volvió a ser un ser humano”.


Acto en el municipio Chacao

Por tercer año consecutivo, el Concejo Municipal junto a la Alcaldía de Chacao recordaron el Día Internacional de Conmemoración del Holocausto, en un acto que se llevó a cabo en el teatro de Chacao.

El evento fue moderado por la periodista Shirley Varnagy, quien es nieta de sobrevivientes de la Shoá, y contó con la participación como orador de orden del escritor Jon Aizpúrua, quien puntualizó: “Queremos que se reconozca la verdad histórica de lo acontecido, y que ese conocimiento sirva como fuerza motivadora para que nunca más se repita contra el pueblo judío ni contra ningún otro pueblo”.

Julia Cohén, sobreviviente de la Shoá a edad muy temprana, narró ante una sobrecogida audiencia algunos de sus recuerdos y los de su familia en el campo de concentración de Bergen-Belsen, sin obviar los detalles terribles sobre el hambre y la infestación de piojos que padecían todos los prisioneros.

Posteriormente, el grupo teatral infantil de Chacao leyó fragmentos de la obra Exilio a la vida, publicada por la Unión Israelita de Caracas, con narraciones en primera persona de algunos de los sobrevivientes de la Shoá que se radicaron en Venezuela. Debe mencionarse que en el espacio del teatro estuvieron expuestos pendones de la exposición “Imagina un mundo donde celebremos las diferencias” e “Imagina qué futuro podemos crear juntos”, producidas por Espacio Anna Frank.

“Nuestra intención esta noche es expresar poderosamente la inocencia de las víctimas y su indefensión”, afirmó el concejal Shully Rosenthal, quien agregó: “La atrocidad que fue Auschwitz, concebido por mentes enloquecidas, fue posible por la complicidad de muchas actitudes violentas, de una justicia sin valores y el silencio de muchos (…) Este homenaje es también para Venezuela y los venezolanos, por haber abierto sus puertas a tantos judíos y otros inmigrantes de distintas nacionalidades que huían de esa atrocidad, y que vinieron a esta tierra en búsqueda de un nuevo futuro, libertad y democracia, por la cual hoy tanto luchamos y defendemos”.

El alcalde Ramón Muchacho expresó: “Nunca olvidemos el gran reto que tenemos por delante, y hagamos todo lo posible para evitar tragedias como estas. Todo comenzó porque cuando se metieron con otros no era conmigo… qué familiar nos suena a los venezolanos”.


Con información de Lapatilla.com


El municipio Sucre también recordó la Shoá

En un acto solemne efectuado en el Centro de Arte Los Galpones, el Concejo Municipal del municipio Sucre conmemoró la fecha decretada por la ONU como Día Internacional para honrar a las víctimas de la Shoá. El evento fue iniciativa del concejal Maikel Gabay, y contó con la presencia del cuerpo edilicio en pleno y del alcalde Carlos Ocariz.

Como moderadora participó Mercedes Benmoha. Los oradores de orden fueron Miguel y Tomás Osers, hijos de Harry Osers (Z’L), quienes compartieron con una conmovida audiencia las vivencias y traumas que significan formar parte de la segunda generación de sobrevivientes. Hacia el final, Tomás Osers mostró la manta que los soldados estadounidenses le entregaron a su padre para protegerse del frío, tras superar las terribles experiencias de tres campos de concentración, el campo de exterminio de Auschwitz y dos marchas de la muerte.

Luego intervino el concejal Andrés Schloeter, presidente del Concejo Municipal del municipio Sucre, quien narró que su bisabuelo era un judío sobreviviente de la Shoá, y compartió con el público una conmovedora carta que su abuelo escribió cuando aquel falleció.

Para cerrar el acto, las autoridades municipales hicieron entrega de reconocimientos a las sobrevivientes Nusia Wacher e Hilda Katz, así como a Ernesto Spira, representante del Comité Venezolano de Yad Vashem, y Saúl Levine, presidente de la CAIV.


Redacción NMI. Foto: Concejo Municipal de Sucre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

demuestra que no eres un robot *

Close