La biblioteca Etz Jaim, joya poco conocida de Ámsterdam
4 Agosto, 2017
Leer para creer
4 Agosto, 2017
Mostrar todo

Aunque la noche sea muy oscura, Dios está con nosotros

Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
2075
2076
2077
2078
2079
2079 Impreso
2080
2080 impreso
2081
2082
2083
2084
2085
2086
2087
2088
2089
2090
2091
2092
2093
2094
2095
2096
2097
2098
2099
2100
2101
2102
2103
2104
2105
2106
2107
2108
2109
2110
2111
2112
2113
Cartas
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Gastronomía
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Leer para creer
Magazine
Noticias
Opinión
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

VIDA RELIGIOSA

Aunque la noche sea muy oscura, Dios está con nosotros


David Chocrón
Unión Israelita de Caracas
moredavidchocron@gmail.com

E l vigor y el poder de Dios han sido mi salvación. Este es mi Dios y lo ensalzaré” (Shemot 15:2).

“He aquí que ya está detrás de nuestra pared. Mira por la ventana, atisba por las celosías” (Shir HaShirim 2:9).

El nivel más alto de reconocimiento a Dios por todos estos acontecimientos fue cuando el pueblo dijo en el mar: “Este es mi Dios y lo ensalzaré”. Así como en ese momento el pueblo dijo esa frase, en el futuro nosotros diremos: “He aquí que este es nuestro Dios, a quien esperábamos para que nos salvara. Este es el Eterno a quien esperábamos. Nos alegraremos y regocijaremos en su salvación” (Yeshayahu 25:9).

La misma idea la encontramos en tres lugares diferentes. En el momento de la salida de Egipto, el pueblo de Israel señaló con el dedo y dijo: “Este es mi Dios y lo ensalzaré”. Hoy en día, que estamos en el exilio, decimos: “He aquí que ya está detrás de nuestra pared”. El versículo no dice “frente” a nuestra pared, sino “detrás”, aludiendo a que después de la destrucción del Templo nos queda solamente el Muro Occidental y que, por así decirlo, Dios se encuentra detrás de él (Midrash Shir HaShirim Rabá 2:9). Y en el futuro diremos: “Este es el Eterno, a quien esperábamos”. El Muro Occidental (Kotel Hamaaraví) es lo que nos ha quedado del Templo y dicen los sabios (Midrash Shemot Rabá 2:2) que desde el día de la destrucción del Templo la presencia divina, la shejiná, se posó sobre el Muro Occidental y no se movió de allí. ¿Por qué precisamente quedó el Muro Occidental y no otro? En hebreo, la palabra “occidental” (maaraví) tiene la misma raíz que la palabra erev (noche); es decir, que alude a la oscuridad por el punto cardinal donde se oculta el sol. Cuando el Templo fue destruido, nosotros nos quedamos sumidos en la oscuridad.

Pero Dios sigue estando con nosotros en el exilio: Él se esconde detrás del Muro y nos cuida. Los judíos son también llamados “hebreos” (Ivrim) , y el primero en ser llamado hebreo fue Abraham Avinu, esto alude a que todo el mundo estaba de un lado (ever) y Abraham estaba del otro lado. Pero esto también puede tener relación con la palabra erev, en referencia a lo que dijimos antes, que Dios está siempre con nosotros en todos nuestros sufrimientos, tal como está escrito: “Estoy con él en tiempo de aflicción” (Tehilim 91:15). Aunque la noche sea muy oscura, Dios está con nosotros.

Con la ayuda de Dios, en el día de la redención diremos: “Este es el Eterno a quien esperábamos”, así como el pueblo de Israel dijo en el mar: “Este es mi Dios y lo ensalzaré”.

Marán Harav Shaj (Z’L) dijo que la persona puede decir durante todo el día “Baruj Hashem” y “Beezrat Hashem” y aun así no sentir en absoluto la dependencia de Dios, porque lo dice solamente de la boca para afuera. Para poder sentir verdaderamente a Dios, la persona debe estudiar Torá y anular sus propios deseos.

En uno de sus libros vi que decía que Dios habla con la persona a través de la sagrada Torá, tal como dijeron los Sabios (Zohar, Tercera Parte) respecto de que la shejiná hablaba desde la garganta de Moshé a través del estudio de la Torá. Y a través de su dedicación a la Torá, la persona se convierte en un pequeño Bet Mikdash, un templo andante, y puede llegar a sentir a Dios. Así como en el momento de la destrucción la Torá y la shejiná se encontraban en el Bet HaMikdash, tal como dice el versículo “He aquí que ya está detrás de nuestra pared”, en el sentido de que la Torá y la shejiná todavía se encuentran detrás del Muro, de la misma manera la persona que se convirtió en un pequeño Bet Mikdash cuenta con la Torá y la shejiná.

Apeguémonos cada día más y más a la Torá y a las buenas acciones, asistiendo diariamente a la sinagoga y escuchando shiurim. Hoy en día los instrumentos abundan y nos abruman, ya que podemos escuchar y ver shiurim por internet, WhatsApp, YouTube, y sobre todo con nuestros rabinos y maestros comunitarios.

¿Si no lo hacemos ahora, cuándo será¬?

Baruj hashem leolam amen ve amen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close