Parashá Jukát: agradecimiento
30 Junio, 2017
Escape del Oriente Medio
30 Junio, 2017
Mostrar todo

Balak: en esencia

Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
2075
2076
2077
2078
2079
2079 Impreso
2080
2080 impreso
2081
2082
2083
2084
2085
2086
2087
2088
2089
2090
2091
2092
2093
2094
2095
2096
2097
2098
2099
2100
2101
2102
2103
2104
2105
2106
2107
2108
2109
2110
2111
2112
2113
Cartas
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Gastronomía
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Leer para creer
Magazine
Noticias
Opinión
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

PARASHÁ

Balak: en esencia

Y se le presentó, de forma fortuita, Dios a Biläm, y le dijo Biläm: ‘Los siete altares he dispuesto, y elevé carnero y toro en el altar’” (23, 4).

En esta oportunidad la Torá confronta a Moshé Rabeinu con el profeta y hechicero gentil más grande que existió: Biläm, el malvado. No es de sorprenderse que la Torá se dedique a relatar con lujo de detalles este curioso personaje, pues busca mostrarnos de la forma más clara y nítida el valor y nivel personal de nuestros profetas, quienes se adhirieron a Dios de forma absoluta. En contraparte, los profetas y agoreros gentiles, cuyo principal propósito era la persecución del prestigio y los bienes materiales.

Pero existe una diferencia mucho más esencial y profunda entre ellos. Dice rabí Simja Zisel de Kelem, ZT”L: “Encontramos sobre los profetas gentiles la expresión ‘se presentó fortuitamente’ –ויקר– dentro de la literatura de la Torá. Existen dos tipos de conocimiento: el circunstancial y el objetivo. Los profetas de Israel tuvieron un conocimiento objetivo y esencial de Dios. La comprensión de ellos sobre la premisa de que ‘el mundo entero está lleno de su honor’ era de forma inherente. No así dentro de las demás naciones del mundo, cuyo conocimiento sobre Dios era solamente de forma relativa. Por ejemplo, un rey de carne y hueso, pues aun cuando todo el país esté lleno de su honor, esto es algo meramente circunstancial y pasajero. De la misma manera era el conocimiento de los profetas gentiles sobre la realidad de Dios. Por ese motivo también su profecía era fortuita y circunstancial. ¿Por qué?

La explicación es la siguiente. Para lograr todo aquello que la persona desee entender, deberá disponer de cierto tipo de fuerza interna. Quien no tenga alas no puede volar. De la misma manera, para poder conocer a Dios es preciso que la persona tenga la fuerza para hacerlo. Los gentiles únicamente conocen a Dios por medio de su intelecto, ya que no poseen en sus almas una ‘partícula elevada del Eterno’. Esta es la explicación de por qué su conocimiento de Dios es solamente relativo a su sabiduría sobre el medio que los rodea.

No así el conocimiento de Dios de los tzadikim, pues es esencial y personal, de acuerdo a la fuerza interior que les da la posibilidad de hacerlo, a través de esa ‘partícula elevada del Todopoderoso’. A esto se refiere el versículo en Bereshit: ‘E insufló por su nariz un hálito de vida’ (2, 7). Como lo explica el Rambán (Najmánides): ‘Todo el que sopla, de sí mismo sopla’. Y es justamente así, pues el alma sabe mucho, y la Torá y las mitzvot fueron dados únicamente para retirar la suciedad que hay en ella y refinarla de todo residuo material que la opaca. Todo ello para que el alma tenga un conocimiento más profundo y cercano de su Creador, pues este es el objetivo principal de la Torá y las mitzvot.

De este modo, quien ensucie su alma con faltas y trasgresiones será afectado de dos maneras: por un lado, no se dedicó a limpiar su alma, y por otro, la estará ensuciando más, alejándose así más y más del temor de Dios.

De acuerdo a lo dicho, reflexionemos: ¡Hasta cuánto la persona debe aferrarse a la cuerda, al cuidado de las leyes, pues por medio de ellas nos aproximamos al temor a Dios y al cuidado de su Torá!”.

Hasta aquí sus palabras.

Esta es la gran ventaja que tenemos sobre los demás pueblos del mundo, ya que tenemos acceso a un conocimiento único de Dios y, por ende, a una relación privilegiada con él, donde las pruebas lógicas y científicas son insustanciales, y donde no cabe posibilidad de duda en cuanto a su presencia.

Tenemos la fuerza espiritual de llegar a ello, únicamente debemos mantener nuestras almas depuradas y nítidas, libres de cualquier elemento que las pueda oscurecer.

¡Shabat Shalom!

Yair Ben Yehuda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *