Parashat Emor: responsabilidad humana
12 Mayo, 2017
Bar Kojba: la última rebelión
12 Mayo, 2017
Mostrar todo

Behar-Bejukotai: mi hermano

Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
2075
2076
2077
2078
2079
2079 Impreso
2080
2080 impreso
2081
2082
2083
2084
2085
2086
2087
2088
2089
2090
2091
2092
2093
2094
2095
2096
2097
2098
2099
2100
2101
2102
2103
2104
2105
2106
2107
2108
2109
2110
2111
2112
2113
Cartas
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Gastronomía
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Leer para creer
Magazine
Noticias
Opinión
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

PARASHÁ

Behar-Bejukotai: mi hermano

"S i llega a decaer tu hermano (en sus bienes) y declina su mano contigo, ciertamente lo fortalecerás” (25, 35).

Rashí: “Lo fortalecerás: No permitas que descienda y caiga en bancarrota y sea difícil después volverlo a levantar, sino fortalécelo cuando apenas está declinando su mano. ¿A qué se parece esto? A la carga sobre un burro. Cuando todavía se encuentra sobre él y comienza a inclinarse a un lado, una sola persona puede sujetarlo y enderezarlo. Pero si cae al piso, incluso cinco individuos no podrán levantarlo”.

Rabí Meir Rubman, ZT”L, en su libro Zijrón Meir, explica la siguiente idea: “No está escrito aquí: ‘Si llegare a decaer tu prójimo’, sino ‘tu hermano’, para enseñarnos el nivel de preocupación que nuestros correligionarios nos exigen tener. La Torá manda a relacionarnos con cada uno como si fuera nuestro propio hermano. Y ya que es así, también nos ordena: ‘Y lo fortalecerás’, en otras palabras, ayúdalo antes de que caiga. Es mucho más grande ayudar a quien aún no ha caído, que rescatar a quien ya se encuentra en el piso.

El comportamiento llamado ‘Y lo fortalecerás’ demuestra que el buen corazón de esa persona supera al de quien presta ayuda al caído. El sentimiento de extender la mano al que está en el piso muchas veces surge del egocentrismo, ya que no soporta ver a alguien sufriendo y no puede permanecer indiferente. Esto no sucede a quien se aproxima a fortalecer a quien todavía puede sostenerse, pues, sin duda, está motivado por sentimientos puros de altruismo y misericordia, ya que antes de que alguien caiga no se despiertan hacia él sentimientos naturales de piedad y deseos de ayudar.

De aquí es posible aprender que lo mismo deberá aplicarse, y con mayor razón, a la necesidad espiritual de nuestros hermanos. En lo que atañe a la educación de nuestros hijos y alumnos, y también en lo que podamos hacer para cualquier yehudí que se encuentre alejado de sus raíces, no debemos esperar hasta el momento que caiga y luego ofrecer ayuda, sino debemos ocuparnos cuando todavía no ha caído y se puede parar sobre sus pies. Si lo dejáramos en ese estado, no solamente cinco no podrán levantarlo, incluso cien no lo lograrían. De la misma manera cada uno deberá velar por su situación espiritual y rescatarse a sí mismo antes de descender a un punto de donde será sumamente difícil retornar”.

La Torá revela un secreto sumamente profundo sobre cómo comportarnos con nuestros semejantes, pues a pesar de que la máxima del Judaísmo es “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”, entendiéndose que el parámetro de amor que debemos prodigar a nuestros semejantes está en nosotros mismos, en esta ocasión la Torá nos invita a dejar de lado ese tipo de amor y a actuar de forma eficiente, para apoyar, fortalecer y salvaguardar la integridad de nuestros correligionarios. ¿Cómo? Es verdad, debemos amar a nuestro semejante en cualquier situación, por más difícil que sea. Pero a la hora de actuar hay que responder como si fuera nuestro hermano. Es decir, así como en la relación con nuestros hermanos no siempre hay sentimientos fraternales, muchas veces hay gritos y falta de tolerancia, asimismo encontramos ese sentimiento en no pocas ocasiones con los que nos rodean en la tefilá o demás instituciones comunitarias. Pero --y respondan con sinceridad-- si nuestro hermano llegase a pasar por una situación apretada, enfermedad o pérdida, ¿acaso no responderíamos con todos nuestros recursos para ayudarle, aunque estemos molestos con él? De la misma manera la Torá nos exige proceder: no esperar a sentir ese amor ideal para poner manos a la obra, y actuar antes de que sea demasiado tarde. Este beneficio es recíproco, ya que esta actitud hará surgir en nuestros corazones la finura necesaria para sentir y percibir lo que realmente precisa nuestro hermano, aunque a veces le sea difícil expresarlo. De la misma manera nos hará percibir las necesidades de nuestra alma, aquellas que muchas veces nos es imposible detectar y más reparar.


¡Shabat Shalom!

Yair Ben Yehuda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close