Hebraica celebró Sucot junto a la kehilá
20 Octubre, 2017
El colegio se alegró con las festividades de Tishrei
20 Octubre, 2017
Mostrar todo

Bela Ravinovici: amor por la Tierra y el compromiso con Israel

Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
2075
2076
2077
2078
2079
2079 Impreso
2080
2080 impreso
2081
2082
2083
2084
2085
2086
2087
2088
2089
2090
2091
2092
2093
2094
2095
2096
2097
2098
2099
2100
2101
2102
2103
2104
2105
2106
2107
2108
2109
2110
2111
2112
2113
Cartas
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Gastronomía
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Leer para creer
Magazine
Noticias
Opinión
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

KEHILÁ

35 años de labor en Keren Kayemet de Venezuela

Bela Ravinovici: amor por la Tierra y el compromiso con Israel

M antener presente en la comunidad el amor por Israel y por la Tierra es lo que le llena el alma a Bela Ravinovici, tras cumplir su 35° aniversario de labores en la oficina del Keren Kayemet LeIsrael en Venezuela, fondo nacional que trabaja fundamentalmente para la forestación de Éretz Israel.

Ravinovici nació en Rumania, se crió en Maracaibo, llegó a Caracas en 1964, y en 1982, a los 26 años, ingresó como recepcionista en el KKL.

Ravinovici explica que desde aquel momento “no tengo tiempo para estar aburrida”, ya que se ha ocupado junto a su equipo de trabajo del mantenimiento de proyectos ecológicos, forestación, infraestructura y acueductos en Venezuela. “Aquí uno es todero. Al principio comencé como recepcionista, y con el pasar de los años he hecho de todo”, comenta.

Como parte de su labor, Ravinovici visita muchos colegios para explicar a los niños el amor por la Tierra y “el compromiso que tenemos en Israel”, así como también el proceso de la plantación de árboles.

Uno de los momentos más emotivos que ha tenido durante su trayectoria en el KKL “es ver cómo los niños aprenden a través de juegos educativos, ese es el verdadero valor que tiene la institución”.

El trabajo que no es trabajo

Bela Ravinovici considera que, con sus altas y bajas, la institución pasó a ser parte de sí misma “porque esto es lo que me motiva, viene a ser como mi oxígeno. La emoción de venir a trabajar todos los días me motiva a mantenerme siempre activa, que para mí es sumamente importante. Mientras Dios me dé salud y me mantenga bien, yo estaré trabajando y ocupada. Trabajar para Israel y con los niños me llena el alma. Me mantiene oxigenada, con esas energías positivas”, expresa.

Bela Rabinovici, en breves palabras

—¿Qué significa para usted el Keren Kayemet?

—Es gran parte de mi vida.

—¿Israel?

—Nuestra tierra ancestral.

—¿Venezuela?

—Nuestro país.

—¿Una meta cumplida?

—Con mis años de trabajo, haber logrado proyectos.

—¿Un sueño por cumplir?

—Que Israel siga creciendo como país, y nosotros podamos lograr vivir aquí en condiciones normales, con una embajada. Tranquilidad y paz.

—¿Qué la hace feliz?

—El haber cumplido con lo que me propuse.

—¿Qué cambiaría?

—No hablemos de cambiar, hablemos de renovar cada día.

—¿A qué personas quisiera agradecer?

—Tanta gente que prefiero no nombrarla, para que ninguna quede por fuera.

—¿Cuál es su mensaje para los niños?

—Mantener el amor por Israel, que es nuestra tierra, y hacer todo lo posible para que ese país esté mejor.

—¿Y para las futuras generaciones?

—Seguir manteniendo vivo el mensaje, que no olviden nunca la importancia de la Tierra, la arborización que produce bienestar, el mejoramiento del medio ambiente. Ese tipo de cosas que son fundamentales para tener una mejor calidad de vida.

—¿Cuál es el secreto para poder estar tanto tiempo en una institución?

—Creo que la manera de ser. Me lo ha dicho la gente. No ha sido difícil, me gusta lo que hago porque estoy haciendo algo por alguien, eso me retroalimenta. Aspiro a que la comunidad reciba el cariño con que hago mi trabajo.

Redacción NMI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close