“Irma”: nuestro primer huracán
15 Septiembre, 2017
Deseos de Shaná Tová en estos tiempos
15 Septiembre, 2017
Mostrar todo
Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
Cartas
Contraportada
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Magazine
Opinión
Página Dos
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

OPINIÓN

El cese al fuego de Hezbolá: ¿un nuevo equilibrio regional?

Barak Bouks*

E l Líbano es bien conocido por su capacidad para mantener un delicado equilibrio entre las minorías religiosas y las sectas. La guerra civil de 1975-1989 fue resuelta por el Acuerdo de Taif, que puso fin a ese doloroso período.

La actual arena política en el Líbano presenta un frágil equilibrio entre Hezbolá (que promovió la elección del ex jefe del ejército pro-sirio, general Michel Aoun, a la presidencia) y una resistencia multisectorial definida como “La Alianza del 14 de marzo”, formada en 2005 y encabezada por Saad Hariri, hijo del primer ministro Rafiq Hariri, asesinado por Hezbolá.

Cuando estalló la guerra civil siria, Hezbolá se adaptó a la nueva situación, viéndola como una arena en la que podía luchar bajo el patrocinio iraní contra ISIS, junto a las milicias pro-Assad. El conflicto sirio permitió a la organización enviar tropas a complejos campos de guerra, recibir y usar nuevas armas, e implementar nuevos métodos de combate. Como ha anunciado en varios discursos el secretario general de Hezbolá, Hassan Nasrala, estos serán utilizados contra Israel en enfrentamientos futuros.

Israel tiene una larga historia de guerras y operaciones en el Líbano, que causó un número significativo de víctimas: Operación Litani en 1978, Operación Paz para la Galilea en 1982, Operación Responsabilidad en 1993, Operación Uvas de Ira en 1996. La retirada israelí del Líbano en mayo de 2000 condujo a un nuevo equilibrio que culminó con la Segunda Guerra Libanesa en julio-agosto de 2006, y el posterior rearme de Hezbolá.

Israel debe permanecer alerta, y está obligado a crear una disuasión creíble. La época posterior a 2006 se ha caracterizado por los desafíos a Israel de varios grupos terroristas, entre los cuales la amenaza de Hezbolá reina suprema. El umbral es resbaladizo. Las fuerzas de seguridad israelíes realizan juegos de guerra y maniobras, preparan el comando del frente, y alertan al público israelí sobre la posibilidad de un tercer conflicto en el Líbano.

Israel debe estar preparado para una guerra a gran escala, y calcular las probabilidades de un brote de hostilidades. Si Hezbolá terminara la lucha en Siria, como parece posible por su acuerdo de cese del fuego con Fath al-Sham, el peligro aumentará.

Jerusalén también debe prestar atención a aquellas voces en el Líbano que critican la participación de Hezbolá en la guerra civil siria. Esta es una oportunidad para revivir los principios básicos acordados en el acuerdo de paz entre israelíes y libaneses de 1983. Quienes promovieron ese acuerdo cubrían todas las disputas pertinentes entre los dos Estados. Es necesario reconocer la necesidad de cooperación con la oposición libanesa contra Hezbolá, una oposición que no quiere verse obligada a promover las ambiciones regionales de la organización.

Dado que el mandato de la Fuerza Provisional de las Naciones Unidas en el Líbano (Unifil) está a punto de expirar a fines de agosto de 2017 , hay que examinar las ventajas que puede tener la formación de un nuevo mandato de esa fuerza ante las nuevas amenazas de seguridad. Si estallan las hostilidades entre Israel y Hezbolá, las redes políticas y militares tendrán que probar que aprendieron lecciones valiosas de los enfrentamientos previos.

*Experto en religión y terrorismo en el Departamento de Estudios Políticos de la Universidad de Bar Ilán.

Fuente: Aurora. Versión NMI.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close