OPINIÓN
Israel y la nueva ley polaca
6 Febrero, 2018
KEHILÁ
UIC reinauguró Sinagoga del Este
8 Febrero, 2018
Mostrar todo

¿Compromete la política la unidad del judaísmo?

OPINIÓN
Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
2075
2076
2077
2078
2079
2079 Impreso
2080
2080 impreso
2081
2082
2083
2084
2085
2086
2087
2088
2089
2090
2091
2092
2093
2094
2095
2096
2097
2098
2099
2100
2101
Cartas
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Gastronomía
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Leer para creer
Magazine
Noticias
Opinión
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

OPINIÓN

¿Compromete la política la unidad del judaísmo?

Salomón Baum

salbau@me.com

D ebemos comenzar diciendo que el judaísmo mundial nunca ha tenido una unidad monolítica. Al contrario, dentro de una gran diversidad de corrientes y pensamientos, los que siempre ha prevalecido –en términos muy solidarios– han sido los valores fundamentales del monoteísmo ético, como Paul Johnson tan acertadamente lo definió. Además, y sobre todo después de la creación del moderno Estado de Israel, el sionismo ha sido una corriente a la que ha apoyado y sustentado la gran mayoría del pueblo judío en todos los rincones del planeta.

Sin embargo, dentro del sionismo, y sobre todo en el sionismo político actual, también hay distintas corrientes como los sionismos liberal y conservador.

Después de la última contienda electoral estadounidenses ambas tendencias, tanto en EEUU como en Israel y otras partes del mundo, mantienen una confrontación que amenaza con fracturar seriamente las bases mismas de la unidad judeosionista. Este proceso tiene sus raíces en la división política del judaísmo estadounidense en relación con los grandes partidos que dominan la política de ese país, el demócrata y el republicano.

Tradicionalmente, la mayoría de los judíos de EEUU ha sido de tendencia demócrata, lo que se corresponde con el pensamiento liberal que mayoritariamente domina al judaísmo mundial. ¿A qué se debe entonces el enfrentamiento, si esa ha sido siempre la posición del judaísmo? El problema surge básicamente de un factor fundamental dentro de la política exterior del país norteamericano, y a una tendencia muy marcada en la política israelí de la última década.

En Estados Unidos, el gobierno de ocho años de Barack Obama generó grandes tensiones en la comunidad judía, que acusó al presidente de haber cambiado la tradicional política de apoyo sostenido al Estado de Israel por una de complacencia con el mundo musulmán en general, y con los enemigos declarados de Israel en particular. Esto ha colocado a los judíos demócratas de Estados Unidos en una posición muy incómoda, que además se vio exacerbada por la terrible campaña electoral y poselectoral, en la cual el partido demócrata, a un año de la presidencia de Donald Trump, no ha podido asimilar su derrota y continúa con una feroz campaña contra el presidente, aparentemente destinada a expulsarlo del poder.

El estamento liberal de los judíos estadunidenses, incluyendo grandes sectores del judaísmo reformista, se ha incorporado a su vez a ese movimiento y no desperdicia oportunidad para atacar al presidente Trump en los términos más duros. Esto a pesar de que la política hacia el Medio Oriente que ha aplicado Trump hasta ahora ha sido, por decir lo menos, mucho más equilibrada con Israel de lo que lo fue la política de Obama.

Por otra parte, en Israel el gobierno de Netanyahu, con su partido Likud, se ha mantenido en el poder gracias a una coalición con los partidos religiosos, lo cual lo ha desplazado muy a la derecha del espectro político israelí, y a su vez ha generado enfrentamientos con los sectores liberales y reformistas de EEUU, que constituyen un apoyo fundamental para el Estado de Israel. Esta tensión se traduce principalmente en dos aspectos que a su vez afectan directa o indirectamente al judaísmo mundial: la definición de quien es judío, y la disputa sobre el Kótel (“Muro de los Lamentos”).

Ante este panorama, y justamente cuando la unidad de criterio dentro del judaísmo puede llegar a tener importancia fundamental para lograr acuerdos satisfactorios en el Medio Oriente, podemos sacar una conclusión: la política doméstica de EEUU e Israel está afectando en forma negativa los intereses y la unidad del pueblo judío a nivel mundial. En otras palabras, las posiciones políticas personales en relación con el devenir político de un país no deberían afectar los criterios y actuaciones relacionadas con los intereses y el futuro del pueblo judío en general.

Debemos comenzar diciendo que el judaísmo mundial nunca ha tenido una unidad monolítica

RECUERDA

DENUNCIA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close