Leer para Creer
Hamás intenta “hackear” la advertencia de cohetes
27 Agosto, 2018
Refugiados palestinos: la trampa política del siglo
31 Agosto, 2018
Mostrar todo

David Yisrael Z’L dejó su marca en la comunidad

SHIVÁ

El pasado 24 de agosto falleció David Yisrael, uno de los miembros más insignes de nuestra kehilá, a los 89 años de edad.

Yisrael nació en Yasina, entonces Checoslovaquia, en 1929. Desde que tenía diez años de edad sufrió por la persecución nazi; casi toda su familia pereció en el campo de exterminio de Auschwitz, del que solo sobrevivieron él, su padre y un hermano. Entre 1947 y 1955 vivió en Israel, donde luchó en la Guerra de Independencia.

Durante un viaje a Venezuela conoció a quien sería su esposa, Dorita, y tras casarse permaneció en el país, donde fue un exitoso empresario. Desde 1965 estuvo activo en la vida comunitaria como miembro de la junta directiva de la Unión Israelita de Caracas, fundador del Colegio Yavne y presidente de la Sociedad de Amigos de la Universidad de Bar Ilán, entre otros cargos.

Pero su mayor pasión fue siempre recordar y honrar a las víctimas de la Shoá, por lo que fundó el Comité Venezolano de Yad Vashem, organización que presidió hasta tiempos recientes. Desde allí llevó a cabo muchas iniciativas, como la conmemoración anual de la Kristallnacht (“Noche de los Cristales Rotos”), la publicación de la revista Zajor / Recuerda, así como numerosos foros y ciclos de conferencias para difundir el conocimiento del Holocausto dentro y fuera de nuestra comunidad.

Durante los últimos años hizo énfasis en la lucha contra el negacionismo y la banalización de la Shoá. Como afirmara en la entrevista que se le hizo para la serie de libros Exilio a la Vida, publicada por la UIC: “Me pregunto cómo es posible que gente inocente haya sido asesinada de la forma más bárbara que la historia ha conocido. Me pregunto cómo es posible que hoy en día haya gente culta que diga que la Shoá no ocurrió. Y decir eso es lo peor que se le puede hacer a un sobreviviente, es enterrarlo de nuevo”. En 2012 publicó, junto a Néstor Garrido, su obra autobiográfica, Siempre habrá un porqué.

Sus intervenciones durante los actos conmemorativos del Holocausto siempre se caracterizaban por su fuerza desgarradora al recordar a los muertos en Auschwitz, sobre todo su pequeña hermanita. Invariablemente insistía en que es obligatorio mencionar los nombres de los seis campos de exterminio, como una forma de concretar la expresión “no olvidar”; y así lo hacemos ahora en homenaje a su memoria: Auschwitz, Chelmno, Belzec, Maidanek, Sobibor, Treblinka.

David Yisrael fue sepultado en Jerusalén.

S.R.

 

DENUNCIA

RECUERDA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close