Núremberg y la búsqueda de la justicia
29 abril, 2016
Ajaré Mot: Expansión
29 abril, 2016
Mostrar todo

VIDA RELIGIOSA

Por: Rabino Chaim Raitport

Divide tu mar

D etrás de ellos había un ejército fuertemente armado con ganas de hacer la guerra. Frente a ellos, un océano profundo e impasable. No podían avanzar ni retroceder. Fueron emboscados. ¿Qué podían hacer?

Moisés trató una vieja táctica: clamó a Dios. Pero Dios le preguntó con dureza: “¿Por qué clamas a mí? Dirige al pueblo de Israel hacia delante”. Siguen adelante, ¿pero cómo? ¡Con un océano delante de ellos! Dios dice: “Sigan adelante, y adelante siguieron”.

Este es el punto: no hacer preguntas ni poner en duda. Si Dios emite un comando, él proporcionará los medios para llevarlo a cabo. Sin embargo, los hijos de Israel dudaron. Estaban dispuestos a arrojarse en el mar, pero necesitaban ser guiados. Un líder apareció en la persona de Najshón, hijo de Aminadav, príncipe de la tribu de Judá.

Al frente de su columna tribal, Najshón entró en el mar. El vadeo de la marea creciente hizo que las aguas alcanzaran su cintura, después el pecho y los hombros, hasta llegar a su nariz. Al ver esto, Dios hizo que el Mar Rojo se abriera y así los hijos de Israel entraran.

El Midrash cita muchos motivos por los que nuestros antepasados merecieron la división del Mar Rojo. De acuerdo con al menos uno de nuestros sabios, las aguas se dividieron por el mérito de profunda fe de nuestros antepasados y firme confianza en que Dios los protegería.

Todos los seres creados están sujetos a cambios. Los vientos soplan, las aguas fluyen, las plantas crecen, hasta las piedras están sujetas a desgastarse. El hombre también está sujeto a cambios. Lo único constante es Dios. Sin embargo, el judío imita el carácter inmutable de Dios. Nuestra confianza implícita, la certeza inamovible, la creencia y fe absoluta en Dios manifiesta una medida de carácter inmutable de Dios. En otras palabras, cuando creemos, ejemplificamos lo divino.

Cuando nuestros antepasados se acercaron a las aguas con fe implícita en Dios, las aguas vieron en ellos sus buenas acciones. Debido a que el ser humano no puede controvertir a su Creador, el agua instintiva y espontáneamente se desvaneció. Por lo tanto el rey David escribió en el Salmo 114: “El océano vio y huyó”. Se pregunta el Midrash: “¿Qué vio y de quién lo hizo huir? Se vio reflejada la divinidad en los brazos levantados de Moisés, y escapó de su posición como un obstáculo en el camino de Dios”.

La pregunta no es por qué se dividieron las aguas, sino por qué las aguas esperaron hasta que Najshón realizó su acto de política suicida. Las aguas estaban esperando que el pueblo judío expresara su fe a través de la acción. No era suficiente que los judíos creyeran. El mar exigió una manifestación externa de su fe.

La fe es una cualidad del alma. Existe dentro de nosotros en todo momento. Incluso cuando negamos nuestra fe, nuestra alma dentro sigue creyendo. Pero Dios no está satisfecho con esa fe interna únicamente. Dios nos desafía a encender esas llamas apaciguadas de nuestra fe silenciosa.

La fe silenciosa está latente. No puede impactar al mundo físico a menos que se exprese físicamente. Esta es la razón por la que las aguas esperaban a nuestros antepasados para que dieran una expresión física de su fe. Cuando Najshón se dirigió hacia adelante, se expresaba la fe que la nación llevaba dentro de sí. Las aguas se dividieron rápidamente.

Cada judío es capaz de llegar a la devoción que Najshón alcanzó en ese momento. Cuando un judío se propone realizar la voluntad de Dios con total indiferencia por los obstáculos, Dios proporciona una manera de superar los problemas. Si estamos decididos absolutamente a mantener el shabat, Dios encontrará una manera de hacer que sea posible; así como si estamos comprometidos a ponernos los tefilín cada mañana, Dios encontrará una manera de hacer que suceda. Si estamos absolutamente comprometidos a andar en el camino de la Torá, Dios nos dará la fuerza para hacerlo.

Al igual que el Mar Rojo, nuestros obstáculos retrocederán y nos permitirán el paso libre y sin complicaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

demuestra que no eres un robot *

Close