Nuevo período de actividades 2017-2018 en Hebraica
15 Septiembre, 2017
Haazinu: entre maravillas te veas
15 Septiembre, 2017
Mostrar todo

Dos tipos de calendario

Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
2075
2076
2077
2078
2079
2079 Impreso
2080
2080 impreso
2081
2082
2083
2084
2085
2086
2087
2088
2089
2090
2091
2092
2093
2094
2095
2096
2097
2098
2099
2100
2101
2102
2103
2104
2105
2106
2107
2108
2109
2110
2111
2112
2113
Cartas
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Gastronomía
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Leer para creer
Magazine
Noticias
Opinión
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

VIDA RELIGIOSA

Dos tipos de calendario

Rabino Eitan Weisman

E xisten dos tipos de calendario. El primero consiste en una base de cartón, sobre el cual vienen pegadas 365 hojas dispuestas en bloque (una por cada día del año), las cuales arrancamos y desechamos con el trascurrir de los días, y al finalizar el año solo nos queda el cartón vacío, y al no conseguirle utilidad, también lo descartamos.

El otro tipo de calendario del cual queremos hablar es la agenda, donde una persona que es empleada para realizar un proyecto, cuya remuneración depende del tiempo invertido, escribe en cada hoja las horas trabajadas. Cada día que pasa se acumulan más hojas llenas con información de las horas invertidas en el proyecto. Por supuesto que el dueño de este calendario no desecha una sola de las hojas que contiene la información. Al final del año, al ser entregada a sus jefes, recibirá su remuneración según lo que aparezca reflejado en ella. La utilidad de este tipo de calendario no se termina al finalizar el año, todo lo contrario, adquiere más valor.

Podemos extrapolar lo escrito anteriormente en nosotros mismos y hablar de dos tipos de personas.

Existen personas que, cada día que pasa, son como para desecharlas, al igual que lo hacemos con las hojas del primer calendario. Hurgando en su vida, no conseguiremos nada productivo ni trascendental. El resumen de ella consiste en comer, trabajar, ver televisión y dormir. Es como morir un poco cada día.

Por otro lado tenemos las personas que aprovechan al máximo cada segundo, viven la vida con intensidad. Cuando miran hacia atrás para ver lo que hicieron, están satisfechas de sus logros productivos y de lo que dejarán después de su partida física.

Así habla la Torá sobre nuestro primer patriarca Abraham: בימים בא זקן ואברהם - Abraham era zaquen (anciano) y ba bayamim, que en hebreo es sinónimo de anciano. ¿Por qué la Torá nos dice que era zaquen y ba bayamim si ambas fechas tienen el mismo significado? Explican nuestros sabios que ba bayamim no es solo un sinónimo de anciano, sino que es la descripción de cómo vivió su vida hasta llegar a ser anciano. No solo llegó a 100 años, una edad respetable, sino que además aprovechó cada uno de esos días. Ni uno solo pasó en vano, ninguno lo desperdició. Dentro de “su maletín” no había un día que no tuviera valor.

La meta de nosotros debe ser aprovechar cada día de nuestra vida y hacerla productiva. Para eso es esencial tener conciencia de que el tiempo se agota, de que cualquier día podemos abandonar físicamente este mundo; por lo tanto, debemos aprovechar el tiempo mientras lo podamos hacer.

La única manera de no morir es dejar en este mundo cosas productivas para que después de ciento veinte años, cuando ya no estemos aquí físicamente, nuestro legado se quede para siempre. Por ello hay que tener presente que el tiempo se agota y que cada momento es indispensable para dejar ese recuerdo.

Teniendo en cuenta todo esto, podemos entender una historia que a simple vista no tiene sentido en el Talmud.

En el Tratado Berajot, 31, se relata que “llegó Rav Hamnuna a participar en la boda de Mar, hijo de Ravina, y los sabios presentes le pidieron que cantara algo para alegrar a los novios. Rav Hamnuna los complació y estas fueron las palabras de la canción que entonó: ‘Vay Lan Demitnan, Vay Lan Demitnan’ (‘Lástima que al final moriremos, lástima que al final moriremos’)”. ¿Acaso esa era una canción apropiada para cantar en una boda? ¿Con estas palabras pensaba Rav Hamnuna trasmitir felicidad a los novios? ¿Qué alegría puede haber en saber que al final moriremos?

Debemos entenderlo así: la pareja recién casada está comenzando un largo camino juntos y una vida que será complicada, llena de retos y pruebas tanto físicas, como emocionales y espirituales, y es por esto que Rav Hamnuna les aconseja que siempre tengan presente en sus mentes que la vida es temporal, “como una estrella fugaz o como un sueño que se desvanece”. Que aprovechen cada instante para crear una bella familia y crecer juntos cada día. Que sepan que el tiempo que no fue utilizado jamás regresará. Una pareja que tenga presente esto será verdaderamente feliz, por esta razón esa era una canción alegre para el día de la boda.

Estamos en la puerta de un nuevo año. ¿Como será este año? Depende casi exclusivamente de nosotros cómo lo vamos a aprovechar, qué pensamos hacer. Tenemos que estar conscientes de que el tiempo que pasa no va a regresar. Por eso aprovechemos cada momento. No existe nada peor que mirar hacia atrás y ver que todo el tiempo pasó en vano.

Existen dos tipos de calendarios. Mejor es tener un calendario al final del año con todas sus hojas llenas de cosas productivas que utilizamos y aprovechamos al máximo, a tenerlo con todas sus hojas arrancadas, vacías y desechadas.

¡Shaná Tová Umetuká!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close