Leer para creer
4 Agosto, 2017
RETROVISOR
4 Agosto, 2017
Mostrar todo

Ekev: reconociendo favores

Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
2075
2076
2077
2078
2079
2079 Impreso
2080
2080 impreso
2081
2082
2083
2084
2085
2086
2087
2088
2089
2090
2091
2092
2093
2094
2095
2096
2097
2098
2099
2100
2101
2102
2103
2104
2105
2106
2107
2108
2109
2110
2111
2112
2113
2114
2115
2116
2117
2118
Cartas
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Gastronomía
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Leer para creer
Magazine
Noticias
Opinión
Parashá
Perspectivas
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

PARASHÁ

Ekev: reconociendo favores

Y recordarás al Eterno, tu Dios, pues es Él quien te da la fuerza para hacer tus ocupaciones” (Debarím 8, 18). Esta es una mitzvá positiva constante, que día a día cada miembro del pueblo judío debe poner en práctica: recordar los favores que hace Dios con todos nosotros. Cada mañana al despertar, el poder abrir los ojos, cada instante de vitalidad, cada respiración, etc. Tener continuamente en nuestras conciencias la grandeza de los favores que el Todopoderoso nos da de forma gratuita.

El Or HaJayim HaKadosh, rabí Jayim Ben Atar, ZT”L, señala que aun cuando este precepto tenga un tinte aparentemente trivial, es crucial tener siempre en nuestra conciencia todas y cada una de las bondades que Dios hace con nosotros a lo largo de nuestra vida, y de cómo Él se encarga de protegernos siempre.

La mala inclinación trata de empujar a la persona a olvidarse de estos asuntos, pues de esta manera tiene abierta la posibilidad de destruirnos.

Sin duda, explica el Or HaJayim, esta es la razón de por qué Moshé escribió el siguiente versículo, inmediatamente después del mencionado: “Y será, si ciertamente te olvidareis del Eterno, tu Dios, y andaréis detrás de ídolos ajenos, y los sirvieres…”, pues el olvidarse de Dios conlleva, eventualmente, a buscar favores en cualquier entidad ajena a la realidad del Creador del universo.

De estas palabras es posible agregar otra reflexión. No existe persona en el mundo que se declare absolutamente independiente. Todos dependemos de alguien o de algo. Los más ricos dependen de su dinero, y los famosos de sus fanáticos, y los políticos de sus seguidores, los militares de sus ejércitos, y los soldados de sus armas. Cada uno se escuda y se apoya en lo que cree que puede favorecerle.

La lógica natural debería conducir a la persona a confiar en el Todopoderoso, pues de Él es el dinero, Él es quien otorga honor, Él es el Dios de los ejércitos, y solamente Él puede hacer ganar las guerras.

Nosotros estamos obligados a llegar al final de las consecuencias y relacionarnos con quien le da vida a toda la existencia. Los gentiles no están obligados a reconocer los favores de Dios, simplemente no pueden idolatrar. Pero nosotros tenemos este precepto. ¿Por qué? Porque hemos construido una relación única con Dios. Nosotros reconocemos que necesitamos a Dios constantemente, y de la misma manera Dios nos dice: “Los necesito”.

Él construyó un mundo cuya existencia depende solamente del cumplimiento de su voluntad, y el único ser sobre la tierra que lo puede hacer es el ser humano.

Pero este falló en su misión. Solamente al aparecer Abraham es cuando se gesta realmente el grupo de aquellos que asumirían esta misión, y la cumplirían cabalmente: Israel.

De esta manera, al reconocer a Dios en todo lo que nos rodea, fortalecemos directamente nuestro lazo especial con Él, dándole así más y más razones para beneficiarnos y protegernos, pues somos de su interés personal.

¡Shabat Shalom!

Yair Ben Yehuda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close