Leer para Creer
18 Agosto, 2017
Shofetim: decorando interiores
18 Agosto, 2017
Mostrar todo

El churrasco “divino”

Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
2075
2076
2077
2078
2079
2079 Impreso
2080
2080 impreso
2081
2082
2083
2084
2085
2086
2087
2088
2089
2090
2091
2092
2093
2094
2095
2096
2097
2098
2099
2100
2101
2102
2103
2104
2105
2106
2107
2108
2109
2110
2111
2112
2113
Cartas
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Gastronomía
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Leer para creer
Magazine
Noticias
Opinión
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

VIDA RELIGIOSA

El churrasco “divino”


Chaim Raitport
Rabino de la Unión Israelita de Caracas
rabinoraitport@gmail.com

I maginemos una perezosa tarde de verano. El cálido sol baña el patio y los pájaros se posan sobre los árboles, cuyas ramas son acariciadas por una suave brisa. Resuenan los niños que juegan y los adultos que charlan, y en el patio, un aroma de churrasco que chisporrotea sobre la parrilla.

Esta es una escena típica que probablemente hemos experimentado más de una vez. Disfrutamos de la camaradería, el ambiente relajado y anticipamos un delicioso picnic. El cuerpo ciertamente disfruta de la experiencia, pero ¿qué pasa con el alma?, ¿la disfruta también?

Ciertamente, no somos hedonistas; somos miembros responsables de la sociedad y contribuimos con lo mejor de nuestras capacidades, pero de vez en cuando nos gusta relajarnos y disfrutar de pequeños placeres. Leemos y conversamos, nos relajamos y jugamos, comemos y bebemos. ¿Cómo se siente nuestra alma en esos momentos? ¿Comerse un filete asado a la parrilla podría ser etiquetado como servicio “divino”? En la lectura de esta semana dice Moshe: “Cuando Dios extienda tus fronteras y digas: mi alma desea comer carne, come toda la carne que tu alma desee”.

¿Alguna vez ha oído hablar de un alma deseando ingerir carne? Estamos familiarizados con los deseos del alma por la oración y el altruismo; conocemos de anhelos conmovedores para con Dios y devoción hacia Él. ¿Pero un deseo espiritual por ingerir carne? ¿Necesita el alma la carne de una vaca?

“Todo lo que Dios creó, lo creó para su gloria”. Esto significa que todo objeto físico puede y debe ser usado para servir y glorificar a su Creador. Como seres humanos, nuestro propósito es buscar maneras creativas de utilizar todo lo que está a nuestro alcance para glorificar a Dios.

Todo objeto físico contiene una chispa de divinidad que la vivifica y anima. La chispa dentro del cuerpo humano es relativamente libre de expresarse. Cada vez que oramos, estudiamos o cumplimos uno de los mandamientos, concienciamos nuestra chispa divina.

La chispa dentro de un animal no es tan afortunada. Está restringida dentro de un cuerpo que no puede expresar su propósito divino. Un animal es incapaz de pensamiento cognitivo, de expresarse inteligentemente o manifestar libre albedrío. La única forma en que la chispa divina de un animal puede cumplir su propósito y usarse en el servicio de Dios es mediante la intervención del ser humano.

Cuando consumimos la carne de un animal, la digerimos y obtenemos alimento de ella, el animal eleva la esfera del humano y su chispa se trasfiere a nosotros. Entonces, se puede utilizar en el servicio a Dios.

Ahora tenemos la opción de usar la energía que derivamos de ese alimento para realizar una acción noble o para dedicarnos a la oración devota. Obrando de tal manera, ofrecemos a la chispa divina del animal la oportunidad de contribuir a la gloria de Dios. Desde su concepción, el becerro esperaba la oportunidad. Ahora que finalmente ha llegado, tenemos tanto la responsabilidad como la sagrada obligación de integrarla al servicio divino.

La próxima vez que asista a una parrilla y vea la carne chisporroteando en la rejilla, sepa que su alma está salivando también. Sus glándulas salivan porque anticipan la carne tierna, con un rico sabor. Su alma también saliva porque no puede esperar para liberar la chispa divina incrustada dentro de esa carne.

Liberar la chispa no solo beneficia al animal, sino también a nosotros. En su estado de aprisionamiento, enclaustrado, por así decirlo, dentro de un animal tosco y obstinado, la chispa divina anhela continuamente a su Creador. Esta ansia insistente e incesante acumula un manantial de energía reprimida y deseo sagrado. A medida que liberamos la chispa, abrimos sus compuertas, liberamos su energía reprimida increíblemente sagrada, y la canalizamos hacia nosotros mismos.

Cuando nos acercamos a la parrilla con la intención de liberar la chispa divina y llevarla al servicio de lo divino, nos beneficiamos de la energía de esa chispa. Pero cuando nos acercamos a ella con el único propósito de complacer nuestros deseos hedonistas, nos negamos a nosotros mismos esa fuente de energía espiritual. Es por ello que la Torá prohíbe beber la sangre del animal. “Solo sé fuerte y no consumas la sangre, porque la sangre es el alma (la fuerza vital)”.

La sangre representa la pasión y la emoción; lleva la fuerza de la vida. Cuando nuestra pasión por la carne es espiritual y está relacionada con Dios, comer carne se convierte en un acto sagrado al servicio de lo divino. Cuando bebemos la sangre proverbial del animal, es decir, cuando nuestra pasión por el bistec radica en la propia carne más que en su inherente santidad, estamos trasgrediendo la santa voluntad de Dios.

Cuando consumimos la carne del animal con el propósito de liberar su chispa divina, controlamos no solo nuestro propio destino, sino también el del animal. Cuando permitimos que la carne del animal mantenga el control sobre nuestras pasiones y entusiasmo, cedemos el control al animal. En lugar de incorporar al animal dentro de nosotros y elevarlo al reino humano, descendemos al nivel del animal a medida que adoptamos sus toscas características. En tal estado, somos incapaces de liberar la chispa divina. Permanece para siempre en cautiverio.

Por ello la Torá concluye: “No consumirás su alma (del animal) junto con la carne”.

La chispa divina contenida dentro del animal es su alma. Si sucumbimos a la sangre proverbial del animal, si permitimos que nuestras pasiones sean superadas por nuestro interés en la carne más que en su alma, habremos consumido (entiéndase: destruido) el alma del animal junto con su carne. Tal consumo es hedonista y derrochador. Ese consumo no puede ser etiquetado como divino.

Somos capaces de mejorar. Sabemos cómo llevar nuestra alma junto a nosotros a un evento aparentemente banal, como lo es una parillada. Cuando lo hacemos, nos fortalecemos con una nueva chispa divina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close