MAGAZINE
15 Diciembre, 2017
Jerusalén, capital del Estado de Israel
15 Diciembre, 2017
Mostrar todo

El príncipe ubicuo

Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
2075
2076
2077
2078
2079
2079 Impreso
2080
2080 impreso
2081
2082
2083
2084
2085
2086
2087
2088
2089
2090
2091
2092
2093
2094
2095
2096
2097
2098
2099
2100
2101
2102
2103
2104
2105
2106
2107
2108
2109
2110
2111
2112
2113
Cartas
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Gastronomía
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Leer para creer
Magazine
Noticias
Opinión
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

OPINIÓN

El príncipe ubicuo

Augusto Manzanal Ciancaglini*

L os nobles saudíes dificultan su individualización cuando se mezclan vistiendo la kufiya, tradicional pañuelo con el que se cubren la cabeza. El mismo es se asegura con un cordón negro llamado agal. Sin embargo, una silueta sobresale y hace añicos esa imagen fija que proyectaba la casa de Saúd.

Recientemente, el príncipe heredero Mohamed bin Salmán ordenó el arresto sin procedimientos jurídicos de influyentes personajes del reino: desde el inversionista más rico, el príncipe Alwaleed bin Talal, hasta el adversario más poderoso, el príncipe Mutaib bin Abdalá.

De esta forma, el alumno de Mohamed bin Zayed, príncipe heredero de Emiratos Árabes Unidos, mata dos pájaros de un tiro: por un lado, se refresca un sistema estático y corrupto y, por otro, se eliminan rivales políticos.

El hijo favorito del rey Salmán parece controlar ahora las fuerzas de seguridad, el ejército, mientras hace temblar a empresarios, intelectuales y clérigos wahabitas. Chas W. Freeman, ex embajador estadounidense, resume así lo que está pasando en Arabia Saudita: “Se acabó. Todo el poder ahora se concentra en las manos de Mohamed bin Salmán”.

Al mismo tiempo, el príncipe Salmán, con el ojo puesto en Irán, está desarrollando una activa política exterior: ha intentado aislar Qatar, se ha embarcado en una prolongada guerra en Yemen y se ha inmiscuido en la política interna del Líbano. En este campo los resultados no han sido muy positivos, pues unas medidas impetuosas con cierta torpeza diplomática se suman a lo poco flexible que es la cadena de mando en sus fuerzas armadas.

Por último, quiere disminuir la dependencia del petróleo y recibir más inversión extranjera. Símbolos de esta apertura al futuro son el proyecto Neom, la construcción de una ciudad futurista, y el otorgamiento de la ciudadanía a un robot.

Sofía, el androide con pasaporte, no vestía la abaya negra tradicional sino una camisa de seda clara, hecho que lleva a otro tema importante: las mujeres ya pueden conducir o ir a estadios, y el príncipe manifestó su deseo de volver a un “Islam moderado, equilibrado, abierto al mundo y a todas las religiones, tradiciones y pueblos”, como aquel que existía antes de la toma de la Gran Mezquita de la Meca por los extremistas puritanos en 1979.

El heredero al trono pretende generar tres procesos de manera simultánea: la consolidación de su poder en detrimento del equilibrio que brindaba una arraigada oligarquía, el ensanchamiento de la hegemonía saudí en el mundo musulmán, y la modernización técnica y social del país. La primera de sus misiones puede ser la más fácil de llevar a cabo, mientras que la segunda será la más difícil de establecer. La clave está en la tercera: si logra reformar Arabia Saudita, es posible que la primera meta dure poco y la segunda se haga realidad.

*Politólogo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close