Sanegoria sobre Am Israel
5 Mayo, 2017
Zarpa de Israel réplica de barco encallado hace 2500 años
5 Mayo, 2017
Mostrar todo

Emor: un tiempo para nosotros

Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
2075
2076
2077
2078
2079
2079 Impreso
2080
2080 impreso
2081
2082
2083
2084
2085
2086
2087
2088
2089
2090
2091
2092
2093
2094
2095
2096
2097
2098
2099
2100
2101
2102
2103
2104
2105
2106
2107
2108
2109
2110
2111
2112
2113
Cartas
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Gastronomía
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Leer para creer
Magazine
Noticias
Opinión
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

PARASHÁ

Emor: un tiempo para nosotros

L as fechas conmemorativas de nuestro calendario nos han dado la posibilidad de adentrarnos en la cuarta dimensión (la temporal) de nuestra realidad y, de alguna manera, también de atrevernos a realizar modificaciones en ella.

Como se sabe, nuestro año se rige de acuerdo al ciclo solar y lunar. Mientras que uno marca las estaciones propias para las labores agrícolas, el otro determina el principio y el fin de los meses. Sobre esta ruta corren nuestras festividades emblemáticas.

“Habla a los hijos de Israel, y les dirás a ellos las festividades del Eterno, que ustedes nombrarán como llamado a la santidad; estas son mis festividades…” (23, 2). He aquí un precepto curioso. Por un lado estas fechas se consideran de Dios, y por otro, nosotros debemos nombrarlas.

La Guemará, en el Tratado de Rosh Hashaná (25ª), señala que la Torá nos da la plena libertad de determinar en qué momento deberán presentarse cada una de estas festividades: “Que ustedes nombrarán…”, aunque se equivoquen. Y por otro lado, el Midrash en Torat Cohanim señala: “(Dice Dios) Estas son mis festividades…”, no tengo otras más que estas, diciendo, de alguna manera: “Por medio de su consideración es que yo obtendré mis más grandes momentos de elevación”. De hecho, esas fechas se llaman moädím, que en hebreo se traduce como reunión o encuentro, momentos durante el año donde nos reunimos con el Todopoderoso, cada uno ofreciendo su parte: nosotros establecemos los meses, y Él el contenido espiritual y las leyes correspondientes a cada festividad.

Rabí Shimshon Hirsch, ZT”L, aclara el concepto de las festividades que convergen en las estaciones del año: “La festividad del mes de la primavera (Pésaj), la festividad de la cosecha (Shavuot) y de la recolección (Sucot) no son fiestas de la primavera, verano y otoño, correspondientes a la labor agrícola del ciclo solar, donde la naturaleza tiene el papel estelar. Así también la celebración del principio del ciclo lunar (el mes) está absolutamente alejado de un servicio relativo a la luna. Para nosotros, la renovación de la luna sugiere únicamente el festejo de nuestra propia renovación. Y las fiestas de la primavera, verano y otoño no son sino invitaciones a la santidad. Es decir, nos llaman a salir del marco natural, alejarnos del campo y del bosque, para subir e ingresar al santuario de la Torá de Dios (Bet HaMikdash).

Nuestras celebraciones protestan contra la idolatría de la naturaleza, y divulgan y propagan la verdad pura: “La bendición no depende de la fuerza solar que trae la primavera, el verano y el otoño”. No es la bondad del sol lo que madurará las frutas, la tierra y el árbol. No. Él llenará nuestras despensas. Únicamente el Eterno, con su conducción, nos juzgará con justicia y bondad.

Si guardamos su Torá, que reposa dentro de su santuario, hará florecer nuestros campos en la primavera, madurará nuestras frutas en el verano, y llenará nuestras despensas en el otoño. A su gobierno debemos doblegarnos en nuestro comportamiento ético y social.

La fuerza de la luz y del fuego de la Torá nos despertará, desarrollará y reafirmará, así como la fuerza de la luz y el fuego, de las leyes que se le dieron a la naturaleza despiertan, desarrollan y afirman los granos y las frutas. De esta manera podemos declarar que solamente nuestro florecimiento, madurez y perfeccionamiento ético serán los que harán florecer nuestros campos, madurarán nuestros frutos y colmarán nuestras despensas de la bendición de Dios.

“Si en mis estatutos andaran y mis preceptos guardaren y cumplieren, entonces mandaré las lluvias a tiempo, y dará la tierra sus productos, y el árbol del campo dará su fruto”. Hasta aquí sus palabras.

En el Judaísmo no existe “ser afectados por las circunstancias”, sino que nosotros mismos determinamos nuestra realidad en la medida en que nos apeguemos a Dios.

El tiempo es insustituible y lo tenemos en nuestras manos. Hagamos de él el marco donde manifestemos nuestro óptimo desarrollo espiritual.

¡Shabat Shalom!

Yair Ben Yehuda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close