Hebraica vista por sus protagonistas
23 Marzo, 2018
Testimonios de ex profesionales y directivos de Hebraica
23 Marzo, 2018
Mostrar todo

Entrevista a don Gregorio Sharifker, fundador del CSDCR Hebraica

DOSSIER
Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
2075
2076
2077
2078
2079
2079 Impreso
2080
2080 impreso
2081
2082
2083
2084
2085
2086
2087
2088
2089
2090
2091
2092
2093
2094
2095
2096
2097
2098
2099
2100
2101
2102
2103
2104
2105
2106
2107
2108
2109
2110
2111
2112
2113
Cartas
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Gastronomía
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Leer para creer
Magazine
Noticias
Opinión
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

DOSSIER

Entrevista a don Gregorio Sharifker, fundador del CSDCR Hebraica

L a existencia de Hebraica cambió la dinámica de la comunidad judía venezolana

En las líneas que siguen relataremos un pedazo de la historia de Hebraica a través de los ojos de uno de sus fundadores, el señor Gregorio Scharifker, quien compartió algunas anécdotas sobre los inicios de nuestra querida institución.

El señor Scharifker, tiene 95 años y trabajó una vida entera en el área de seguros. Fue parte de la directiva de la Unión Israelita de Caracas, y uno de los “vocales” de la primera junta directiva (1968-1970) de este centro comunitario, junto a John Benaím Pinto, Samuel Cula e Hillo Ostfeld. Asimismo, formó parte de la comisión asesora de planificación de Hebraica, integrada por Gonzalo Benaím Pinto, Kurt Brief e Isidoro Rubinstein.

 

¿Cómo describiría los comienzos de Hebraica?

Don Gregorio Scharifker comentó: “Todos conocen a los dos hermanos Benaím, John y Gonzalo. Gonzalo, farmacéutico o doctor en química, se ocupaba de cuestiones científicas y comunitarias, y John tenía afición por cuestiones inmobiliarias y de negocios. Ellos se enteraron de la existencia de un terreno muy grande que había en la urbanización Los Chorros, cerca del cerro de lo que sería la Cota Mil, que era propiedad de una comunidad cristiana y tenía un pequeño colegio.

Esa era una oportunidad para la comunidad judía, que necesitaba un lugar dónde reunirse. Fue una idea de John, que se la transmitió a Gonzalo, y ambos se pusieron en contacto con los directivos de la Unión Israelita”.

Un ambiente lleno de entusiasmo

El acto de inauguración después de la compra del terreno fue un momento inolvidable, relata Scharifker. “Se sentía un entusiasmo enorme, había mucha gente encantada con la idea, y esa fue la oportunidad para captar nuevos accionistas”, acotó.

No todo era color de rosa, hubo ideas divergentes, las relaciones no eran fáciles, pero sin duda abundaban personas con mucha voluntad, entre ellos Natalio Glijansky, quien fue uno de los líderes comunitarios promotores del proyecto, así como David Katz, presidente de la Unión Israelita; los Benaím Pinto; el señor Wilhelm Jaegermann; todos ellos y muchos más, como Claudio Bentata, Moisés Cohén, Luis Kaufman, Marcos Benzaquén, Alberto Botbol, Samuel Cula, e Hillo Ostfeld.

 

Los comienzos

Uno de los retos más grandes, comenta Gregorio Scharifker, era el de conseguir los fondos para dar la cuota inicial del terreno, y también “vender” a los miembros de la comunidad judía venezolana la idea de este gran proyecto: la construcción de un colegio y un espacio para que los comunitarios se reunieran.

“Se acordó el monto de la cuota inicial, y había mucha dificultad para conseguir el dinero que se requería. Se necesitaba un préstamo bancario grande para poder pagarla. Fueron tiempos difíciles, en los que trabajamos sin descanso y a diario”.

Construyendo Hebraica

Uno de los trabajos de Scharifker fue nada más y nada menos que el de conseguir un arquitecto que realizara el proyecto. “Se buscó en varios países, entre ellos México, y finalmente se designó al ingeniero Badler, quien coordinó las obras. Primeramente se diseñó una piscina, imagínese excavar un enorme hoyo en el terreno y llenarlo de agua. Por suerte había fuentes de agua accesibles que venían de la montaña, ¡ya había cómo llenar la piscina! Me acuerdo de esos detalles, aunque no soy arquitecto pero tuve que aprender muchas cosas”, indicó Scharifker.

“Hebraica se convirtió en el polo de atracción de la comunidad, empezaron a crearse las escuelas deportivas, comenzaron a contratarse a especialistas que se ocuparan de los distintos deportes. Los chicos no eran especialmente deportistas, pero se fueron formando con la piscina, con los campos de béisbol y de fútbol, y empezó a venir la gente para caminar y hacer algo de ejercicio. Esto era inédito, ya que los judíos no lo hacían, por lo menos no los asquenazíes. La gente estaba de lleno en su trabajo”, comentó don Gregorio.

Se fue replicando la idea de que la forma de evolucionar como pueblo era formar a su juventud a través de la cultura y del deporte, y se creó la conciencia acerca de la importancia de la integración con la comunidad venezolana. Eso fue determinante. “Dar a entender que no éramos un mundo aparte, y que éramos parte del país. Eso fue consolidándose”.

“No pensábamos que Hebraica iba transformarse en lo que llegó a ser. Nos ayudó mucho el espíritu de nuestros muchachos. Ellos fueron realmente los motores. Uno se motivaba viendo como crecían moral, físicamente”.

 

Hebraica: un puente con Venezuela

Scharifker contó: “En esa época empezó el contacto con clubes que no eran judíos, empezaron a realizarse partidos interclubes y a cultivarse relaciones con el mundo no judío. Eso nos dio prestigio ante la comunidad venezolana, que nos miraba como extranjeros, y permitió que sintieran que ellos eran parte de nosotros y nosotros parte de ellos”.

 

¿Se han cubierto sus expectativas como fundador de Hebraica?         

“Se han superado completamente mis expectativas. Nunca pensé que llegaríamos a lo que tenemos ahora. Yo creo que Hebraica es una escuela para nuestra gente, especialmente para nuestros jóvenes. Me siento orgulloso”, finalizó.

 

¿Qué significa Hebraica para usted?

“¡Hebraica nos llenaba la vida! Creo que ayudó a que comenzáramos a afrontar el crecimiento de los hijos y su proceso de independencia. Nunca pensé que Hebraica iba a llegar tan lejos. Era insospechado que tuviera una piscina olímpica, que fuese tema en el exterior. Con la instalación de las cafeterías y de los restaurantes todo crecía y cambiaba”.

“Hay gente que piensa que la integración es mala. Yo no pienso eso. Creo que no vamos a perder nuestro carácter judío, sino que lo vamos a enseñar, a mostrar, a proclamar. Tenemos muchas cosas buenas que no se conocen”.

Daphne Breuer de Jagerman

Gerencia de Comunicaciones e Información del CSCDR Hebraica

MÁS NOTAS SOBRE EL ANIVERSARIO DE HEBRAICA

En las líneas que siguen relataremos un pedazo de la historia de Hebraica a través de los ojos de uno de sus fundadores, el señor Gregorio Scharifker, quien compartió algunas anécdotas sobre los inicios de nuestra querida institución.

 

 

RECUERDA

DENUNCIA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close