Terumá: desde nuestro día a día
9 Febrero, 2018
KEHILÁ
Concejo Municipal de Chacao conmemoró la Shoá
10 Febrero, 2018
Mostrar todo

Éramos felices y no lo sabíamos

VIDA RELIGIOSA
Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
2075
2076
2077
2078
2079
2079 Impreso
2080
2080 impreso
2081
2082
2083
2084
2085
2086
2087
2088
2089
2090
2091
2092
2093
2094
2095
2096
2097
2098
2099
2100
2101
2102
2103
2104
2105
2106
2107
2108
2109
2110
2111
2112
2113
Cartas
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Gastronomía
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Leer para creer
Magazine
Noticias
Opinión
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

VIDA RELIGIOSA

Éramos felices y no lo sabíamos

Rabino Chaim Raitport

Cuando llegan tiempos difíciles siempre nos hacemos las mismas preguntas: ¿por qué? ¿Para qué?

Estas preguntas surgen precisamente porque somos personas con fe. Creemos en Dios que creó, maneja y guía el mundo.

Los ateos no tienen derecho de hacerse estas preguntas ya que, si no creen en la existencia de un Dios que maneja el mundo y que todo es mera casualidad, ¿de qué vale preguntar por qué suceden las cosas? Es simplemente mala suerte y ya.

Pero nosotros, los creyentes, sí nos hacemos de vez en cuando preguntas similares. Si se supone que Dios es pura bondad y misericordia y todo lo que sucede es su voluntad, ¿por qué somos testigos de tantos sufrimientos e injusticias en el mundo? ¿Por qué lo permite?

La primera época que conocemos en la que el pueblo judío atravesó años de gran sufrimiento fue durante su estadía en Egipto. Doscientos diez años de esclavitud y matanza cruel. En esos momentos tan difíciles los judíos de aquella época también seguramente se preguntaron: ¿por qué?

La respuesta de ese momento no podía ser que era un castigo por su comportamiento, ya que Dios le había dicho a Abraham Abinu lo que iba a suceder muchos años antes de que existiera aquella generación. Lo leemos en Génesis 15:13: "Sabe que -ciertamente- tu descendencia será extranjera en tierra ajena, donde la esclavizarán y oprimirán por 400 años"

El Ben Ish Jai (rabí Yosef Jaim de Bagdad 1835-1909) nos da un buen ejemplo con el que podemos respuesta a esta interrogante: Una pareja adoptó a un niño y desde pequeño lo criaron con amor y dedicación, nunca le falto nada. Años después, un día la pareja estaba almorzando cuando llegó un pobre pidiendo limosna y el esposo le dio un billete de 50 dólares. El necesitado no encontraba palabras para agradecer tan esplendida limosna. Una vez retirado el mendigo, la esposa le dijo a su esposo: “Este señor una sola vez recibe nuestra ayuda y como nos lo agradece. ¿Cómo es posible que de nuestro hijo adoptado, a quien le hemos dado todo desde la más tierna edad, nunca hayamos escuchado pronunciar ni una sola palabra de gratitud?”.

“Ya te explico”, respondió el esposo. Llamó al muchacho y le dijo: “Nosotros te queremos mucho y por eso te hemos proporcionado todo lo que has necesitado hasta ahora, pero ya eres adulto y llegó el momento que dejes la casa y que vivas por tu cuenta”. Y así el muchacho de un momento a otro se encontró en la calle solo con su ropa. No sabía qué hacer y pocas horas después, cuando el hambre comenzó a apretar, se puso a trabajar en el mercado con lo primero que consiguió para que le dieran algo de comer. Estuvo casi sin comer y durmiendo en la calle por unos pocos días cuando sus padres adoptivos lo llevan de nuevo a la casa, y le dicen que lo pensaron mejor y que aún no está lo suficiente maduro para vivir por su cuenta y lo invitaron de nuevo a quedarse y seguidamente le ofrecieron un suculento almuerzo. El muchacho acompañó cada bocado que daba con palabras de agradecimiento y alabanza.

La moraleja es obvia: el pobre que pidió la limosna no estaba acostumbrado a tanta generosidad y por eso agradeció con tanta vehemencia lo que recibió. Pero los hijos obtienen de sus padres todo lo que necesitan desde que llegan al mundo (como debe ser) y pueden terminar llegando a pensar que sus padres son los que les deben todo a ellos. Y si es así: ¿por qué necesitan agradecerles?

Nosotros somos iguales con Dios. Recibimos tanto de Él que hasta a veces nos olvidamos de que debemos agradecer por todo lo recibido. Según Ben Ish Jai, esa es la razón por la que Dios decidió que la familia de Yaacov partiera hacia Egipto y que allí se consolidara como un pueblo, pasara los años de esclavitud y hambre y, solo después de todo esto, regresara a la Tierra Prometida.

¿No era quizás más fácil y lógico, si Yaacov y sus hijos ya vivían en Canaán, que se quedaran donde estaban y allí recibieran la Torá de una vez? ¿Por qué tanta complicación? La respuesta es que nuestro pueblo jamás habría apreciado las cosas que recibimos de Dios si no hubiera sido de esa manera. Después de que fuimos esclavos, asesinados, de que soportamos hambre y sufrimientos, nos redimimos y retornamos a la tierra santa prometida, pudiendo así apreciar cada cosa que se tiene y los momentos en que vivimos en libertad y paz. Todas las mañanas, antes de rezar la Amida, recordamos la salida de Egipto para que podamos entender cuan agradecidos debemos estar. Con este sentimiento debemos rezar. En estos momentos tan difíciles he escuchado a muchas personas decir: “Tan felices que vivimos en Venezuela por tantos años y no lo supimos apreciar”. Ahora que carecemos de tantas cosas somos conscientes de todo lo que perdimos.

Recemos para que estos días regresen pronto. Y que cuando esto suceda B’H, siempre recordemos estar agradecidos a Dios en todo momento.

Cuando llegan tiempos difíciles siempre nos hacemos las mismas preguntas: ¿por qué? ¿Para qué?

RECUERDA

DENUNCIA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close