Balak: en esencia
30 Junio, 2017
Lesa humanidad en la legislación venezolana
30 Junio, 2017
Mostrar todo
Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
Cartas
Contraportada
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Magazine
Opinión
Página Dos
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

OPINIÓN

Escape del Oriente Medio

Pablo Sklarevich

Q uizá uno de los momentos más significativos en la rara aparición conjunta que mantuvieron en Washington, en mayo de 2016, el príncipe saudita Turki al-Faisal y el ex asesor de Seguridad Nacional, general Yaakov Amidror, se refirió al proceso de paz palestino-israelí.

“No entiendo por qué el gobierno de Netanyahu no agarra la oferta presentada en 2002 y trabaja no solo con EEUU sino con el mundo árabe para establecer la paz”, manifestó visiblemente molesto el ex jefe de inteligencia y ex embajador saudita en Washington, al Faisal, refiriéndose a la iniciativa de la Liga Árabe. “No se requiere una revelación divina o el genio de Einstein para saber que cómo será la paz: dos Estados, intercambios mutuos de territorio y compromiso recíproco”.
“Necesitamos un socio serio en la negociación del lado israelí”, acusó al Faisal, “no alguien que un día dice ‘acepto la solución de dos Estados’ y al día siguiente dice que no”.
En respuesta, Amidror recriminó que el acuerdo marco, o los parámetros, del presidente norteamericano Barack Obama presentados ante el presidente palestino Mahmud Abbás, en marzo de 2014, nunca tuvieron una respuesta.
“Los norteamericanos pusieron el documento sobre la mesa y dijeron: ‘En base a este documento queremos que ambas partes negocien’. El primer ministro dijo: ‘No me gusta. Tengo reservas. Pero si los norteamericanos dicen que es un buen documento, lo aceptaré’”, rememoró Amidror. “Luego le dieron el documento a Abu Mazen (Mahmud Abbás) y este dijo: ‘Tengo que consultarlo con mi gente en Ramallah’. Todavía está consultando”.
Recientemente, el diario Haaretz reveló con lujo de detalles el contenido del documento. El reporte confirma que Netanyahu aceptó el acuerdo marco y añade que Abbás rechazó un primer borrador y nunca respondió al segundo.
El informe de Haaretz pone a Netanyahu en una situación embarazosa frente a su electorado de derecha (probablemente para el regocijo de la prensa liberal). Pero por sobre todas las cosas refleja que los esfuerzos de la administración Trump para reactivar y llevar a buen puerto el proceso de paz no será algo fácil.
No es la primera vez que los palestinos desaparecen en el momento decisivo. Sucedió en Camp David, en el 2000, y nuevamente en Taba, en 2001, en las negociaciones entre el entonces primer ministro, Ehud Barack, y el líder palestino Yasser Arafat; y entre el ex primer ministro, Ehud Olmert, y Abbás, en 2007. Algunos analistas malintencionados sospechan que es un patrón de conducta que se repite.

Fuente: Aurora. Versión NMI.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close