Un mensaje en Janucá
8 Diciembre, 2017
Leer Para Creer
8 Diciembre, 2017
Mostrar todo

Estados Unidos reconoce a Jerusalén como capital de Israel

Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
2075
2076
2077
2078
2079
2079 Impreso
2080
2080 impreso
2081
2082
2083
2084
2085
2086
2087
2088
2089
2090
2091
2092
2093
2094
2095
2096
2097
2098
2099
2100
2101
Cartas
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Gastronomía
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Leer para creer
Magazine
Noticias
Opinión
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

CONTRAPORTADA

Acontecimiento histórico

Estados Unidos reconoce a Jerusalén como capital de Israel

E l 6 de diciembre, el presidente de EEUU, Donald Trump, cumplió su promesa de reconocer a Jerusalén como capital del Estado de Israel y anunció la mudanza de le embajada de su país a esa ciudad.

En realidad, ya en 1995 el Congreso estadounidense había aprobado una ley al respecto, pero con una exención (waiver): el presidente podía firmar cada seis meses un documento con el cual suspendía toda acción al respecto, lo que hicieron sin falta Bill Clinton, George W. Bush y Barack Obama. Trump lo que ha hecho es abstenerse de ello y reconocer abiertamente que Jerusalén es la capital de Israel.

A ningún país en el mundo se le ha negado el derecho soberano de decidir cuál es su capital. Jerusalén ha sido la sede de los poderes públicos del Estado de Israel desde 1950, y en 1980 la Knesset aprobó una ley que la define como capital “eterna e indivisible”.

En realidad, Rusia ya había reconocido oficialmente a Jerusalén occidental como capital israelí hace varios meses, por lo cual Estados Unidos no es el primer país en hacerlo, si bien Trump no mencionó los sectores de la ciudad sino a Jerusalén como un todo, con una importante salvedad: “No estamos tomando posición acerca de ninguno de los problemas de estatuto final, incluidos los límites específicos de la soberanía israelí en Jerusalén o la resolución de las fronteras impugnadas. Esas preguntas dependen de las partes involucradas”. En otras palabras, el estatus final de la ciudad dependerá de negociaciones entre las partes, tal como lo reconoce la comunidad internacional.

Por primera vez, Trump mencionó específicamente la solución de dos Estados para el conflicto entre Israel y los palestinos, por medio de “un acuerdo de paz que sea aceptable para ambas partes”.

La República Checa emitió un comunicado horas después del anuncio de Trump, reconociendo también a Jerusalén como capital de Israel, si bien pospondrá la mudanza de su embajada hasta que se llegue a un acuerdo palestino-israelí.

Como era de esperarse, al cierre de esta edición había brotes de violencia en Jerusalén, Cisjordania y Gaza por parte de palestinos descontentos.

Con información de Enlace Judío (México) y The Times of Israel

COMUNICADO DE LA CAIV

L a Confederación de Asociaciones Israelitas de Venezuela, en representación de la comunidad judía de Venezuela, celebra el reconocimiento de Jerusalén como capital del Estado de Israel por parte del presidente de los Estados Unidos de América, Donald Trump, el día 6 de diciembre de 2017.

Jerusalén es la ciudad capital histórica y centro espiritual del pueblo judío. El rey David la convirtió en la capital de su reino. Dos templos sagrados se erigieron en el mismo sitio y se destruyeron en la misma fecha calendario. Desde la expulsión de los judíos por parte del Imperio Romano y hasta nuestros días, en nuestras oraciones diarias nos dirigimos hacia Jerusalén, pedimos por el retorno a la ciudad y en cada ocasión festiva nos saludamos con el tradicional “El año próximo en Jerusalén”.

En 1948, justo al declararse la independencia de Israel, el intento de invasión fallida del naciente Estado por parte de siete países árabes dio al traste con la resolución de la ONU de 1947 de designar a Jerusalén como ciudad internacional. Al terminar el conflicto el sector oriental, incluyendo la Ciudad Vieja, permaneció bajo ocupación de Jordania, país que irrespetó a la población judía y desacralizó sus lugares sagrados, incluyendo el Muro de los Lamentos, último reducto de lo que fuera el Segundo Templo de Jerusalén. No obstante, Israel declaró nuevamente a Jerusalén como capital del renacido Estado judío e instaló en el sector bajo su control la sede de sus poderes públicos.

Es un hecho cierto que la libertad de culto y el respeto a todos los lugares sagrados para las tres religiones han estado garantizados desde que Israel se hizo cargo de toda la ciudad en junio de 1967, como consecuencia de una nueva guerra desatada en su contra por los Estados árabes vecinos.

En julio de 1980, Israel proclamó la ley según la cual Jerusalén unificada es la capital íntegra e indivisible del Estado. Como forma de protesta ante esta decisión, y como mecanismo de apaciguamiento a la contraparte árabe y palestina, la ONU sugirió a sus Estados miembros la mudanza de sus embajadas de Jerusalén a Tel Aviv.

Es una realidad que el no reconocimiento del hecho histórico y religioso que avala el nexo ineludible e innegable del pueblo judío con Jerusalén durante todos estos años no ha significado que se haya logrado la tan anhelada paz entre Israel, los palestinos y aquellos países árabes que aún no la reconocen.

El reconocimiento de la administración Trump de Jerusalén como capital de Israel, y la anunciada mudanza de la embajada estadounidense a Jerusalén, constituyen en definitiva una decisión que se apega el rigor histórico y a la verdad.

Hacemos votos y elevamos nuestras plegarias para que prive en todos los habitantes de la región, en sus gobiernos y en las naciones del mundo, el espíritu, voluntad y acción necesarios para abogar por el entendimiento y la paz entre palestinos e israelíes, con respeto de todos y garantía plena de las libertades y derechos civiles.

Caracas, 7 de diciembre de 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close