El triunfo de la supervivencia sobre la barbarie
3 Diciembre, 2017
Hebraica participa en Beyájad, El Encuentro 2017 en México
3 Diciembre, 2017
Mostrar todo

“Estamos todos”

Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
2075
2076
2077
2078
2079
2079 Impreso
2080
2080 impreso
2081
2082
2083
2084
2085
2086
2087
2088
2089
2090
2091
2092
2093
2094
2095
2096
2097
2098
2099
2100
2101
2102
2103
2104
2105
2106
2107
2108
2109
2110
2111
2112
2113
Cartas
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Gastronomía
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Leer para creer
Magazine
Noticias
Opinión
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

OPINIÓN

“Estamos todos”

Miguel Truzman*

“M e gradué de bachiller en el liceo Moral y Luces “Herzl-Bialik”. Por una parte, el nombre del liceo hace alusión al pensamiento que el Libertador Simón Bolívar vertió en su afamado discurso, pronunciado en la ciudad de San Tomé de Angostura en febrero de 1819 (en plena Guerra de Independencia). También alude a dos iconos de la historia contemporánea judía, Teodoro Herzl –fundador del movimiento sionista, que sentó las bases para la fundación de un hogar nacional para el pueblo judío en Éretz Israel, su patria ancestral– y Haim Bialik –autor de gran trascendencia literaria, considerado el poeta nacional de Israel–.

El nombre del liceo donde pasé mi adolescencia recrea inequívocamente el sentimiento que se ha forjado en nuestros espíritus de unión indisoluble con nuestra patria Venezuela y, al mismo tiempo, de pertenencia al pueblo judío desde el mismísimo patriarca Abraham.

Cuando nos graduamos en las postrimerías de la década de los 70, Caracas se convertía en una moderna urbe gracias nuevamente al boom petrolero. Ese hecho histórico impulsó la construcción de extraordinarias obras arquitectónicas como las dos torres de Parque Central (las más altas de Latinoamérica), el Centro Ciudad Comercial Tamanaco, el Poliedro, Parque Cristal, el Cubo Negro, la torre La Previsora con su reloj Patek Phillipe, y cientos de obras de gran impacto para el desarrollo de la ciudad.

Volviendo al tema del liceo, se dice que las amistades de la infancia son para toda la vida y eso es una verdad del tamaño de una catedral. En aquellos tiempos despreocupados nos dedicábamos a jugar béisbol en nuestro campo de Hebraica y en las ligas de la época. Mostrábamos nuestras capacidades peloteriles en diferentes estadios de la ciudad, desde el 23 de Enero hasta El Cafetal: en aquella época no había lucha de clases ni odios raciales.

“Estamos todos” fue una frase que acuñamos un grupo de amigos fraternos para indicar que, ante una adversidad de cualquiera de sus integrantes, siempre estaríamos juntos para apoyarnos y respaldarnos. Aún hoy esa frase significa vernos y reunirnos cuando algún miembro del grupo o su familia celebra algún acontecimiento personal o familiar de importancia. De los ocho miembros, uno vive en Israel, dos en Panamá, dos en Miami y tres en Caracas. Por consiguiente, en la Venezuela de hoy encontrarnos en cualquier latitud resulta un esfuerzo importante.

¿Quién no tenía un apodo de joven? Entre los integrantes del grupo “Estamos todos” tenemos un “negro”, un “pollo”, un “mango”, un “pancho”, un “lupa”, un “maravilla”, un “oso” y mi persona.

En la Venezuela de hoy, tan convulsa, anárquica y desbordada en sus miles de problemas, creo que falta ese eslogan para salir adelante. Falta ese sentimiento de que, sin importar el problema que tengas o el lugar donde te encuentres, un grupo de personas siempre estará ahí para ti en las buenas y en las malas.

Venezuela requiere con urgencia que digamos “Estamos todos” para que nos ayudemos, para que nos apoyemos todos los venezolanos en un proyecto común de país mediante un gran acuerdo nacional que nos redireccione hacía la prosperidad. En ese proyecto deben definirse las esferas de competencia estatal y privada, así como lo que debe hacer el Estado en lo primordial sin abarcar más allá. Debe reservarse al emprendedor, al sector privado, la otra esfera de actividades que, aunada a una redefinición de políticas públicas, conduzca al bienestar y el progreso que nos merecemos como nación.

Por eso creo que el eslogan “Estamos todos” debe ser en lo sucesivo el leit motiv, la idea fundamental de nuestras ejecutorias.

Falta ese sentimiento de que, sin importar el problema que tengas o el lugar donde te encuentres, un grupo de personas siempre estará ahí para ti en las buenas y en las malas

*Vicepresidente de la CAIV

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close