VaYetzé: nuestro recurso interior
17 Noviembre, 2017
Resolución 181 de la ONU: prólogo a la restauración de la soberanía judía en Israel
24 Noviembre, 2017
Mostrar todo

Fe en nuestra capacidad de superar obstáculos

Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
2075
2076
2077
2078
2079
2079 Impreso
2080
2080 impreso
2081
2082
2083
2084
2085
2086
2087
2088
2089
2090
2091
2092
2093
2094
2095
2096
2097
2098
2099
2100
2101
2102
2103
2104
2105
2106
2107
2108
2109
2110
2111
2112
2113
Cartas
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Gastronomía
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Leer para creer
Magazine
Noticias
Opinión
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

VIDA RELIGIOSA

Fe en nuestra capacidad de superar obstáculos


Chaim Raitport
Rabino de la Unión Israelita de Caracas
rabinoraitport@gmail.com

J acob estaba cocinando una sopa, su hermano mayor quería un cuenco de ese potaje. Jacob la ofreció, a cambio de los derechos de la primogenitura de Esaú. Esaú no dudó; alegremente la entregó por un plato de guiso.

Años más tarde, su padre Isaac, quiso bendecir a Esaú. Jacob se puso las vestiduras de su hermano mayor y se presentó a su padre ciego como Esaú. Jacob recibió las bendiciones, y Esaú se indignó. "Me engañó dos veces", exclamó. "¡Primero tomó mis derechos como primogénito, y ahora recibió mi bendición!"

En esta historia se presenta una duda: Es comprensible que Esaú estuviera perturbado por perder la bendición. Pero ¿por qué estaba repentinamente preocupado por su derecho de nacimiento? Él la cedió años antes sin haber protestado. ¿Qué cambió ahora?

Ante un desafío interno, ya sea la obsesión, la depresión, la adicción o el ansia, el primer paso debe ser alimentar la fe en nuestra capacidad para superar el desafío. Mientras el obstáculo parezca insuperable, el camino a la recuperación está bloqueado. El tránsito hacia la recuperación solo puede comenzar si creemos firmemente en nuestra capacidad para tener éxito.

El trayecto puede iniciarse, pero hay un largo camino por recorrer. Este está lleno de obstáculos, y superarlos requiere motivación, compromiso y una gran inversión de energía. Saber que somos capaces de completar el viaje no garantiza que lo hagamos. Solo cuando logremos librarnos de los rasgos negativos, estaremos verdaderamente liberados.

El reconocimiento inicial en nuestras capacidades de superar el obstáculo, no fue aun comprobada. La demostración real de éxito refuerza la fe en nosotros mismos.

Todavía no somos completamente libres; todavía corremos el riesgo de sucumbir otra vez, a nuestras debilidades. Pero ganamos confianza cierta en nosotros. Ahora sabemos que, incluso si fallamos nuevamente, siempre habrá esperanza. Hemos triunfado una vez y, si es necesario, podemos hacerlo nuevamente. Esta conciencia estimula la confianza y la alegría, la emoción extática del éxito.

El alma enfrenta un desafío similar. Dios nos asigna una tarea al descender nuestra alma del cielo, para funcionar aquí en la tierra. En un ámbito centrado en el materialismo, placer, egocentrismo y de culto a uno mismo, se le pide al alma que introduzca el desinterés, la devoción a una causa superior y la santidad. Una tarea asombrosa, pero el alma contiene las herramientas para lograr tener éxito.

Jacob, el erudito piadoso, representa el alma. Esaú, el malvado cazador, representa el cuerpo. Esaú apareció como un enemigo formidable; a primera vista, uno dudaría de que Jacob pudiera prevalecer. El enfrentamiento se produjo a causa de un plato de sopa. Jacob le concedió a Esaú la sopa, pero lo obligó a cambio a rescindir sus derechos como primogénito. Esta fue la forma en que Jacob le dijo a Esaú de que podían enfrentarse, pero de ese momento en adelante, siempre tendría la fuerza para prevalecer: ahora Jacob es el primogénito.

Esaú cedió. No le preocupaba demasiado el explotar la habilidad del alma para triunfar, sabía que aprovechar tal potencial es en extremo difícil. De hecho, la mayoría de las personas nunca lo aprovechan; aceptan lo formidable de su enemigo y se rinden mucho antes de que siquiera comience el enfrentamiento. Por lo tanto, Esaú se sintió tranquilo, asumió que, en la mayoría de los casos, el vasto potencial del alma no se aprovecha.

Entonces ocurrió el desastre. Jacob desafió a Esaú y ganó; él realmente recibió la bendición. La bendición representa el empoderamiento del alma. Es el deleite espiritual de Jacob, su realización conmovedora que triunfó sobre Esaú. Es la realización eufórica que se produce al haber conquistado nuestra voluntad al menos una vez.

Entonces, Esaú se perturbó, se dio cuenta de la gravedad de haber cedido la bendición y el derecho de nacimiento a la primogenitura. Se dio cuenta de que el derecho de nacimiento que despreció, no era simplemente una herramienta hipotética para nunca ser utilizada; Jacob la había usado una vez, y tenía la intención de usarla nuevamente. Con esta comprensión, Esaú protestó por la venta del derecho de nacimiento, que había hecho.

La buena noticia para nosotros, es que las protestas de Esaú no fueron atendidas. Ni la bendición ni el derecho de nacimiento fueron quitados a Jacob. Así pues, estamos verdaderamente empoderados para vencer las artimañas y las tentaciones, los anhelos y deseos, de nuestro ser temporal y material, y elevarnos a la adoración sagrada de Dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close