Un tesoro de los sefardíes que abandonaron España
23 Junio, 2017
Israel actualiza su política económica en Asia
23 Junio, 2017
Mostrar todo
Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
Cartas
Contraportada
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Magazine
Opinión
Página Dos
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

OPINIÓN

Irán lanza misiles contra militantes de ISIS y la coalición internacional derriba un avión sirio. ¿Qué sucede?



Amos Harel*

E n un lapso de pocas horas, dos acontecimientos sin precedentes ocurrieron en la guerra civil siria. Un avión estadounidense derribó a otro de la fuerza aérea siria después de que el segundo atacó posiciones de los rebeldes respaldados por Estados Unidos. Por otro lado, Irán disparó misiles tierra-tierra de mediano alcance, aparentemente contra blancos del Estado Islámico en Siria, en respuesta al doble ataque terrorista de ISIS en Teherán la semana anterior.

La guerra en Siria, que se ha prolongado más que la Segunda Guerra Mundial, continúa la metamorfosis. Lo único que no cambia es que Siria sigue siendo un escenario para la lucha de potencias regionales y mundiales por su estatus, imagen e influencia.

Hace solo dos años, el régimen del presidente de Siria, Bashar al-Assad, estaba al borde del abismo. Su gobierno fue rescatado por la intervención militar rusa. La recuperación de Alepo en diciembre también le permitió a Assad retomar gradualmente el control sobre otras áreas a pesar de que, al parecer, más tarde se produjo un choque entre Damasco y Moscú. Assad quería más ayuda rusa para avanzar más rápido, pero Putin no accedió.

Otros dos procesos ocurren en forma simultánea: finalmente, la coalición internacional ha comenzado a atacar Raqa, la capital del califato declarado del Estado Islámico en el noreste de Siria; Irán aprovechó la retirada y el atrincheramiento del grupo militante en Mosul para tratar de unir las zonas controladas por las milicias chiítas en el oeste de Iraq con las áreas controladas por Assad en el este de Siria. Sin embargo, las organizaciones suníes entrenadas y financiadas por Estados Unidos están en el medio, en la frontera entre Iraq y Siria, en la mira de Irán. Eso explica los enfrentamientos en las últimas semanas cerca de al-Tanf en el sudeste de Siria.

El avión de combate sirio fue derribado en la frontera, pero más cerca de Raqa. Mientras los estadounidenses luchan contra el Estado Islámico, Assad, que también debería tener interés en combatir a ISIS, aprovecha la oportunidad para atacar a las organizaciones rebeldes respaldadas por EEUU.

El fuego de misiles iraníes contra blancos de ISIS debe ser visto como una demostración de fuerza, un mensaje a Estados Unidos, Rusia y también a Israel de que Irán está dispuesto a exacerbar la situación en Siria a fin de proteger lo que ya ha invertido para defender sus intereses estratégicos: apoyo a Assad y su influencia en Iraq, Siria y Líbano.

Ahora, Estados Unidos también se ha visto envuelto en esta tensión, sin haberlo planeado y quizá sin pensarlo detenidamente. El gobierno de Trump no tiene una política en Siria más allá de actuar con más asertividad que Obama cuando se reta el poder de Estados Unidos. Por lo tanto, Trump aprobó el ataque con misiles contra una base aérea siria hace dos meses, después de que Assad utilizara armas químicas en la provincia de Idlib y la coalición liderada por Estados Unidos derribó un avión sirio. Trump parece no saber o preocuparse por los detalles. La semana pasada relegó al Pentágono la responsabilidad de otro frente, Afganistán, que debe decidir cuántas tropas serán necesarias para fortalecer las fuerzas en la zona.

Los misiles de Irán contra blancos del Estado Islámico en Siria son una demostración de fuerza y un mensaje a Estados Unidos, Rusia e Israel

Los estadounidenses siempre están preocupados de involucrarse demasiado, como sucedió en Vietnam en los años sesenta. La preocupación es que las decisiones tácticas, hechas principalmente para defender intereses específicos aquí y allá, acabarán por involucrar al país en una guerra no deseada. Con Trump, esa es una posibilidad real.

Como en los años anteriores, Israel no está involucrado directamente en la guerra civil siria, pero están sucediendo cosas importantes cerca de casa. El régimen de Assad está concentrando muchas fuerzas para atacar la ciudad de Daraa, en el sur de Siria, frontera con Jordania. Israel se preocupa de que eventualmente las fuerzas de Assad se dirijan al oeste hacia el Golán sirio, que en los últimos años ha estado controlado principalmente por grupos rebeldes sunitas. Israel advirtió que esa es una línea roja y dice que actuará para impedir que Hezbolá y la Guardia Revolucionaria de Irán se unan a las fuerzas de Assad en la frontera.

Mientras tanto, el Wall Street Journal informó que Israel ha estado apoyando a las milicias locales cerca de la frontera del Golán, pagando salarios y ayudando con armas y municiones. El propósito declarado es establecer un amortiguador que mantenga al régimen de Assad y a sus partidarios lejos de la frontera. Israel siempre ha dicho que proporciona ayuda humanitaria a los rebeldes mediante el suministro de medicamentos, alimento y ropa a los residentes, y atención médica a los heridos y enfermos. Pero Jerusalén no se ha molestado en negar los nuevos informes, lo que podría indicar que la apuesta sigue en juego, no solo en la frontera entre Siria e Iraq sino también en el Golán.

*Periodista del diario Haaretz, experto en temas militares y de defensa

Fuente: Enlace Judío (México). Versión NMI.

VEA TAMBIÉN

“Cómo la locura ‘progresista’ ha llevado a judíos a abrazar a los antisemitas”, por James Kirchick (en inglés)

La activista árabe estadounidense Linda Sarsour se ha convertido en la favorita de la izquierda progresista, invitada a disertar en eventos académicos y de izquierda, al tiempo que defiende el vergonzoso récord de Arabia Saudita en derechos de la mujer, insulta a las feministas que no comparten sus opiniones y se deleita en la supuesta maldad del sionismo.

Léalo en Tablet Magazine: http://bit.ly/2tvE3vK

Una consecuencia ignorada de la Guerra de los Seis Días, por David Harris

Hace 50 años, el mundo era sacudido por la guerra que enfrentó a Israel con sus vecinos árabes. Pero a los pocos días los combates estallaron en un lugar lejano, a miles de kilómetros y más allá de la mirada de los medios de comunicación. Se trata de la sanguinaria campaña llevada a cabo en Libia para expulsar a la ya reducida comunidad judía de su hogar histórico.

Léalo en Hatzad Hashení: http://bit.ly/2sLM0jg

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close