Tishá BeAv en Venezuela
28 Julio, 2017
Netanyahu apoyaría el intercambio de territorios con los palestinos
4 Agosto, 2017
Mostrar todo
Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
Cartas
Contraportada
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Magazine
Opinión
Página Dos
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

OPINIÓN

Sobre el Islam y la yijad

Moisés Garzón Serfaty*

H ace algunos meses, leí en el diario panameño La Prensa un artículo titulado “¿La islamofobia, ¿aversión exagerada?”, de la periodista Violeta Yangüela, que no tiene desperdicio; considero importante divulgarlo casi palabra por palabra, por su valor esclarecedor con respecto al Islam y la yijad.

Afirma la autora que pareciera que “islamofobia” es la palabra del año, y que la sociedad occidental la ha elegido como argumento válido para los que se atreven, con sus críticas, a “ofender” al Islam; Yangüela relata la visita del ahora ex presidente Barack Obama a El Cairo, en 2009, quien en su discurso dijo: “He venido hasta aquí para buscar una nueva relación entre Estados Unidos y los musulmanes del mundo, basada en el interés mutuo y el mutuo respeto; que esté basada en la verdad de que EEUU y el Islam no se excluyen y no necesitan estar en competencia. En cambio, coinciden y comparten principios comunes de justicia, progreso, tolerancia y dignidad de las personas”.

La periodista señala muy acertadamente, con agudeza e ironía, que no sabía que Estados Unidos y el Islam compartieran principios comunes de justicia, que incluyen, por ejemplo, no diferenciar entre Estado y religión, muerte a los no creyentes, lapidación a las mujeres infieles, la condena a muerte por apostasía, el ahorcamiento a los homosexuales, o que se acepte la pedofilia como buena y válida, siguiendo las acciones del profeta y su matrimonio a una edad de más de 50 años con la niña Aisha, de seis años y consumado a los nueve.

Luego menciona algo que me parece que no encaja entre los deberes y competencias de un presidente de Estados Unidos; agregaba Obama en el citado discurso: “He conocido el Islam en tres continentes, y esa experiencia guía mi convicción de que la colaboración entre EEUU y el Islam debe basarse en lo que es el Islam, no en lo que no es. Considero que parte de mi responsabilidad, como presidente de Estados Unidos, es la lucha contra los estereotipos negativos del Islam allí donde surjan”.

Aquí, a propósito de los “estereotipos negativos” del Islam, Yangüela indica brevemente los deberes de los musulmanes y explica la islamofobia, surgida a raíz de los crueles, inhumanos y condenables ataques indiscriminados del terrorismo islámico radical en diferentes lugares del planeta, con estos argumentos: “Y llega la islamofobia. ¿Se podría saber cuál es el Islam y cuáles son los estereotipos que surgen? ¿Acaso al-Qaeda y sus franquicias no son islámicas? Decía Osama bin Laden: ‘Es una orden de Alá purificar el Islam de todos los no creyentes, especialmente la península de Arabia, y es deseo de Alá liberar la tierra santa de cruzados, judíos y estadounidenses, y Osama es un servidor de Alá y solo cumple su deber. Matar a los estadounidenses y a sus aliados es un deber para cualquier musulmán’”.

La articulista finaliza su excelente exposición así: “Ahora le toca el turno al llamado Califato Islámico y su yijad. Dicen que ese no es Islam. De acuerdo con los expertos del Islam, la yijad, palabra que significa lucha, esfuerzo, es una obligación de todo musulmán. Algunos lo interpretan como una lucha espiritual y moral, y la gran mayoría lo entiende en sentido militar. Esta interpretación militar se fundamenta en la universalidad de la revelación, de que el mensaje de Alá es para toda la humanidad, y es deber de cada musulmán convertir o subyugar a los que se niegan a aceptarlo. La obligación no tiene espacio ni tiempo y debe continuar hasta que el mundo acepte la fe islámica. No podrá terminar con un acuerdo de paz, sino con la victoria final. Islamofobia, ¿aversión exagerada?”.

Gracias, Violeta Yangüela, por contribuir de manera brillante a ilustrar la verdad acerca de la trágica y dolorosa realidad que golpea al mundo por el fanatismo religioso de los islamistas radicales.

*Co-fundador de Nuevo Mundo Israelita

VEA TAMBIÉN

Los guerreros de Alá de Umm al-Fahm, por Moshé Arens

“Las víctimas inmediatas del ataque perpetrado por tres terroristas del clan Jabarin en Umm al-Fahm fueron dos policías israelíes. La víctima a largo plazo es la relación entre los ciudadanos judíos y árabes de Israel”.

Léalo en Enlace Judío: http://bit.ly/2u0fvA2

A perilous situation (Una situación peligrosa), por Eyal Zisser

“Al parecer, las llamas en el Monte del Templo y sus alrededores fueron alimentadas por fuerzas externas que no eran palestinas ni árabes”.

Léalo en Israel Hayom: http://bit.ly/2ugDc2k

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close