¿Hacia dónde vamos como sociedad israelí?
3 Noviembre, 2017
Parashá Vayerá: una visión profunda
3 Noviembre, 2017
Mostrar todo

Jayé Saráh: bendición total

Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
2075
2076
2077
2078
2079
2079 Impreso
2080
2080 impreso
2081
2082
2083
2084
2085
2086
2087
2088
2089
2090
2091
2092
2093
2094
2095
2096
2097
2098
2099
2100
2101
2102
2103
2104
2105
2106
2107
2108
2109
2110
2111
2112
2113
Cartas
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Gastronomía
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Leer para creer
Magazine
Noticias
Opinión
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

PARASHÁ

Jayé Saráh: bendición total

"Y Abraham era anciano, entró en sus días, y Dios bendijo a Abraham con todo” (Bereshit 24, 1). Estamos en la última etapa de vida de Abraham, él hizo ya mucho por la humanidad y por su familia. Logró superar las diez grandes pruebas que Dios puso en su vida —como está señalado en Pirké Avot—, y al mirar en retrospectiva, descubre que el Todopoderoso lo bendijo con todo lo bueno.

Es curioso que justamente en este momento, cuando ya no tiene fuerza física como antes, se encuentra solo (Saráh había fallecido) y está por casar a su hijo (el predilecto), proyectándose así agravar su soledad, es cuando siente realmente la bendición absoluta de Dios. ¿Cómo puede ser esto?

Generalmente las personas aspiran a tener bendición en todos los aspectos durante su vida activa. La búsqueda del sustento, la educación de los hijos, la vida familiar y social, las vacaciones, los logros personales, títulos y reconocimientos en varios niveles, son solo ejemplos de lo que cualquiera de nosotros aspiraría a tener. Pero por encima de ellos, la fuerza física para poderlos disfrutar. Asumimos que la vida hay que aprovecharla todo el tiempo que podamos, después será demasiado difícil. ¿De qué sirve tener una fábrica del mejor chocolate del mundo si el médico nos prohíbe el azúcar y el cacao?

Abraham nos enseña que la verdadera bendición no está condicionada por una situación física, ni siquiera por una condición anímica para disfrutar de ella, sino por cuánto nuestra alma creció durante nuestros 120 años de vida. De cómo consiguió utilizar los recursos materiales, el buen sustento, su posición comunitaria, la satisfacción de los hijos bien encaminados, etc., para depurar más y más su eterna condición espiritual.

A Abraham no lo motivaba la persecución del honor ni los bienes materiales. Al despertar no pensaba qué nuevo negocio haría el día de hoy para atesorar más oro y plata; él pensaba constantemente en qué hacer con todo lo que Dios le había concedido para acercarse un poco más a su servicio.

Por este motivo, al final, y solo al final, logró ver de forma panorámica el verdadero valor de todo lo que le aconteció en su vida, y que, efectivamente, todo es parte de la gran bendición del Todopoderoso.

¡Shabat Shalom!

Yair Ben Yehuda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close