El príncipe ubicuo
15 Diciembre, 2017
Isla flotante (postre)
15 Diciembre, 2017
Mostrar todo

Jerusalén, capital del Estado de Israel

Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
2075
2076
2077
2078
2079
2079 Impreso
2080
2080 impreso
2081
2082
2083
2084
2085
2086
2087
2088
2089
2090
2091
2092
2093
2094
2095
2096
2097
2098
2099
2100
2101
2102
2103
2104
2105
2106
2107
2108
2109
2110
2111
2112
2113
Cartas
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Gastronomía
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Leer para creer
Magazine
Noticias
Opinión
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

OPINIÓN

Jerusalén, capital del Estado de Israel

Milos Alcalay*

L a valiente decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de trasladar la embajada de su país a Jerusalén, volvió a generar una ola de ataques en el mundo similar a los que se repiten hace un siglo a raíz de la Declaración Balfour de 1917, en la que el Reino Unido reconoció el establecimiento de un “hogar nacional para el pueblo judío”.

En momentos de nuevas amenazas contra Israel, es oportuno recordar la posición que Venezuela adoptó en el pasado: el 29 de noviembre de 1947, en el seno de la ONU, se aprobó la resolución sobre la partición que creó dos Estados: el judío y el palestino. Venezuela votó junto a otros 32 países de los 57 que formaban parte de la ONU el apoyo a los dos Estados, rechazando la posición que pretendía eliminar la creación del Estado de Israel por la de un solo Estado árabe en la Palestina del Mandato Británico.

Luego, el 14 de mayo de 1948, cuando se proclamó la Declaración de Independencia de Israel pronunciada por David Ben Gurión, Venezuela también la reconoció de inmediato a través de un telegrama enviado por el canciller Andrés Eloy Blanco a Moshé Shertok, su homólogo, el cual resaltaba una vez más el apoyo venezolano a pesar de las amenazas de los países vecinos, que produjeron la primera guerra del mundo árabe desconociendo la existencia del Estado hebreo.

Nuevamente en mayo de 1949, cuando se votó sobre la admisión de Israel como Estado miembro de la ONU, Venezuela se pronunció favorablemente sobre su ingreso al máximo organismo mundial al apoyar la resolución 273.

Cuando se abrió por primera vez la embajada permanente de Venezuela en Israel, el embajador Vicente Gerbasi estableció la sede de la misión diplomática en Jerusalén, reiterando también el respaldo a un Estado palestino, pero sin desconocer la existencia del Estado de Israel y de sus instituciones ubicadas en Jerusalén.

Esta ha sido la posición de los diferentes gobiernos democráticos: los de Rómulo Betancourt, Rómulo Gallegos, Raúl Leoni, los dos gobiernos tanto de Rafael Caldera como de Carlos Andrés Pérez, el de Luis Herrera Campins y el de Ramón Velásquez. Esta posición no solo fue la de los gobiernos democráticos, sino también la del general Marcos Pérez Jiménez, que mantuvo la misma posición, ya que en el año 1952 le otorgó el beneplácito al general Antonio Shaltiel como ministro plenipotenciario de Israel en Venezuela. Es decir, todos los gobiernos desde 1947 coincidieron en reconocer las relaciones con Israel, con la sola excepción de la posición antihistórica del actual gobierno, que llegó a romper relaciones diplomáticas con el Estado hebreo.

Las amenazas de guerra, votaciones en la ONU, exhortaciones de la Unión Europea y del mundo, no pueden esconder el derecho innegable de establecer la sede diplomática donde están las instituciones del Estado de Israel: Jerusalén es sede del gobierno, del Parlamento, de la Cancillería, y es el lugar donde los embajadores presentan sus cartas credenciales

Las amenazas de guerra, votaciones en la ONU, exhortaciones de la Unión Europea y del mundo, no pueden esconder el derecho innegable de establecer la sede diplomática donde están las instituciones del Estado de Israel: Jerusalén es sede del gobierno, del Parlamento, de la Cancillería, y es el lugar donde los embajadores presentan sus cartas credenciales. Definir arbitrariamente la capital de Israel en Tel Aviv es una ficción.

*Ex embajador de Venezuela en Israel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close