Jerusalén liberada
15 Diciembre, 2017
¿Qué había para cenar en Jerusalén hace 1.100 años?
15 Diciembre, 2017
Mostrar todo
Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
2075
2076
2077
2078
2079
2080
2081
2082
2083
Cartas
Contraportada
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Magazine
Opinión
Página Dos
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

ESPECIAL

Jerusalén, capital eterna

David Bittan Obadía*

L os palestinos no son ningún pueblo antiguo, aunque lo digan. Ellos nacieron en un solo día, después de una guerra que duró seis días en 1967. Si ellos fueran verdaderos cananeos, hablarían en hebreo y reclamarían que Siria les dé las tierras ocupadas en el Líbano, pero no lo son. Si fueran filisteos, reclamarían la isla de Creta a Grecia, reconocerían que no tienen nada que ver con la Tierra de Israel y pedirían excusas a Israel por haber robado el Arca de la Alianza.

Ellos no quieren a Jerusalén porque sea su ciudad, que no lo es y no lo ha sido nunca; ellos simplemente quieren quitársela a los judíos, a quienes ha pertenecido por tres mil años.

La decisión de EEUU de mudar su embajada a la capital de Israel no debería tomar por sorpresa a nadie, pues no se ha roto ningún consenso internacional. No se pone en duda que Jerusalén es la capital de Israel. Allí están el Congreso, los ministerios, la oficina y residencia del primer ministro, la del presidente, toda la vida administrativa y cultural del país, y también la sede de algunas embajadas; la de Venezuela, por ejemplo, estuvo allí, así como otras tantas que se mudaron en algún momento por las ventajas que ofrecen capitales tan cosmopolitas como Tel Aviv. Por ninguna otra razón.

Da vergüenza ver cómo algunos dictadores del mundo han salido a protestar la decisión de Mr. Trump; esos mismos son los que reclaman cuando les critican algunas de sus locuras e invocan la “no intromisión en asuntos internos”. ¡Tómense su propia medicina, pues!

Los palestinos no quieren a Jerusalén porque sea su ciudad, que no lo es y no lo ha sido nunca; ellos simplemente quieren quitársela a los judíos, a quienes ha pertenecido por tres mil años

Lo que sí vale la pena recordar es que Jerusalén es judía desde la época bíblica; el Templo del rey Salomón y el Segundo Templo, por ejemplo, no son mera ficción. Allí han morado ininterrumpidamente los judíos desde que el mundo es mundo, pues es la cuna de la civilización judía. En Jerusalén están localizados los lugares de nacimiento y las tumbas de personajes fundamentales de la Biblia, ¿o vamos a negar ahora las Sagradas Escrituras?

Los cristianos han sido testigos presenciales: el Nuevo Testamento y los Evangelios les obligan a reconocerlo y a reafirmarlo. El nombre de Palestina es invento de los romanos (siglo II) para tratar de quitar el arraigo los judíos de su tierra.

Las negociaciones entre palestinos e israelíes están estancadas porque el presidente de la Autoridad Nacional Palestina no tiene mando; allí el terrorismo de Hamás es el que lleva la batuta, y la paz es un mal negocio: ellos no pelean por territorio, no: tratan simplemente de dominar a los infieles judíos y cristianos.

De pronto este evento relanza la necesidad de dialogar y sea un paso hacia la paz. ¡Ojalá! Pero los actores serán otros: Rusia, China y Estados Unidos. Los europeos y la ONU no pintan nada, por no haber sido imparciales.

Al final la solución que anhelamos es la de dos Estados viviendo en paz uno al lado de otro, con fronteras seguras y con el reconocimiento de que Jerusalén es la capital única, eterna e indivisible del pueblo judío.

*Ex presidente de la CAIV. Fuente: Globovision.com.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close