La auténtica respuesta palestina al discurso de Trump sobre Jerusalén
15 Diciembre, 2017
Jerusalén, capital eterna
15 Diciembre, 2017
Mostrar todo

Jerusalén liberada

Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
2075
2076
2077
2078
2079
2079 Impreso
2080
2080 impreso
2081
2082
2083
2084
2085
2086
2087
2088
2089
2090
2091
2092
2093
2094
2095
2096
2097
2098
2099
2100
2101
2102
2103
2104
2105
2106
2107
2108
2109
Cartas
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Gastronomía
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Leer para creer
Magazine
Noticias
Opinión
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

ESPECIAL

Jerusalén liberada

Israel es lo que queda de Europa. Cuando Europa se extingue

Gabriel Albiac*

¿ Quién teme a Jerusalén? ¿Quién teme que la milenaria capital judía sea hoy proclamada capital de los israelíes? Cada vez que hemos de preguntarnos por lo obvio es que algo funciona mal. Y que no osamos siquiera decir su nombre: miedo.

Lo primero es establecer los datos. Cualquier análisis puede solo venir luego. En cuanto a las valoraciones, poco cabe decir. No hay, por definición, valoración que escape a lo arbitrario. Todos las tenemos. Pero mejor guardarlas. Valorar, en política, solo conduce a engañarse. Autoengañarse, en la hipótesis más benevolente.

El dato. No es Trump. Es el Congreso estadounidense quien decide, en 1995, aprobar la ley que fija Jerusalén como lugar para la embajada en Israel de Estados Unidos. Desde esa fecha, el mantenimiento de la legación en Tel Aviv es transitorio, a la espera de que el Ejecutivo proceda a dar eficacia al mandato del legislativo. La transitoriedad ha durado 22 años.

Es el Congreso estadounidense quien decide, en 1995, aprobar la ley que fija Jerusalén como lugar para la embajada en Israel de Estados Unidos. Desde esa fecha, el mantenimiento de la legación en Tel Aviv es transitorio, a la espera de que el Ejecutivo proceda a dar eficacia al mandato del legislativo. La transitoriedad ha durado 22 años

Demasiados. Pero eso no resta un átomo de vigencia a la decisión parlamentaria. Trump da realidad ahora a lo que tres presidentes no han tenido el coraje de ejecutar. Esa es la única novedad y a eso se reducen los datos. No hay innovación ni legal ni política. Hay el fin de una dilación de legitimidad dudosa.

Ni un solo factor histórico o político puede cuestionar lo obvio. Que Jerusalén es la capital de Israel. Que lo ha sido siempre. Incluso durante los casi dos mil años a lo largo de los cuales Israel no ha existido más que en las almas de sus hijos y en sus textos. Más entonces que nunca. Y, al cabo, puede que aun más que el retorno a Israel haya sido el retorno a Jerusalén lo que haya movido a la perseverancia de un pueblo que cifró en las piedras del muro del Templo su identidad más pura. Y al que quizá nada haya conmovido tanto, en esos largos siglos de destierro, cuanto la evocación del Salmo 137: "Junto a los ríos de Babilonia, allí nos sentábamos y llorábamos al acordarnos de Sión. De los sauces de allí colgamos nuestras cítaras, aunque nuestros carceleros nos pedían cantos y nuestros capataces alegría: ‘¡cantad algún canto de Sión!’. ¿Cómo hemos de cantar el canto de Yahvé sobre suelo extranjero? Jerusalén, si yo te olvido, olvídese de mí mi mano diestra. Pégueseme la lengua al paladar, Jerusalén, si no te recordare, si a Jerusalén no alzara por cima de mi alegría...".

No hay obstáculo histórico. No lo hay político. Ni siquiera coartada.

Jerusalén, aun más que su capital, es Israel. Y, aun más que una ciudad, es el pueblo judío: su símbolo y su arquetipo. Y es también el paradigma de la única sociedad libre y democrática en el Cercano Oriente: la que, tras la Guerra de los Seis Días, tiene la generosidad, inconcebible en cualquier otro horizonte, de ceder al enemigo vencido la administración del corazón más sensible de la ciudad: la Explanada del Templo. Puede que fuera, en lo político, un error catastrófico de Moshé Dayán tras liberar la Ciudad Santa. Pero en aquel desapego que llevó a Israel a ceder a las autoridades musulmanas la administración plena de ese lugar sagrado, resuena lo más noble del respeto europeo hacia todas las religiones: aun hacia las más bárbaras. Y es que Israel es lo que queda de Europa. Cuando Europa se extingue.

¿Hay algún otro tipo de motivos para que Europa vea con malevolencia ese acto de realidad que pone en Jerusalén la capital judía? Sí. Pero da vergüenza decirlo. Se llama miedo al chantaje terrorista: a la OLP hace años, al yijadismo ahora. Y eso es Europa: su miedo.

*Catedrático de Filosofía en la Universidad Complutense de Madrid.

Fuente: ABC. Versión NMI.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close