Magazine
20 Enero, 2017
Donald Trump, antes y después
25 Enero, 2017
Mostrar todo

KEHILÁ

Ofrece actividades para niños, adolescentes y adultos jóvenes

Juventud y Educación de Hebraica: un espacio para los valores

E n tiempos en que los valores, en ocasiones, están desvirtuados o son simplemente eslogan; donde prevalece la posposición del deber por el placer, por la satisfacción inmediata de necesidades materiales antes que las intelectuales o espirituales, los jóvenes necesitan hacerse de herramientas adicionales que les permitan ir más allá de la formación académica tradicional, o incluso de la influencia de una situación-país difícil de digerir, tanto para los padres como para sus hijos.

Por estas y muchas otras razones, el Departamento de Juventud y Educación de Hebraica cobra cada vez más importancia en nuestra comunidad, ofreciendo a los niños y jóvenes un espacio diseñado para la formación de líderes comprometidos, que invierte en la educación no-formal, vital para la juventud y para garantizar su futuro.


¿Cuál es la misión de Juventud y Educación?

“Proporcionar el espacio social y de educación en los niños y jóvenes de la comunidad judía de Venezuela, siendo un agente facilitador, de influencia y de cambio en el proceso de formación de cada niño y joven, basándose en los valores del Judaísmo y del sionismo, para así formar líderes comprometidos con Israel, la comunidad y con la continuidad de la misma”.

“El que trabaja y activa en Juventud nunca se aleja del todo, conserva siempre un lazo en su memoria y en su experiencia compartida que lo hace moverse de manera más consciente en su vida personal, profesional y comunitaria”, afirma Oriana Jalfón, gerente de este Departamento.

A través de las actividades y programas de Juventud, los niños y jóvenes van adquiriendo mayor conciencia sobre su responsabilidad con su comunidad y consigo mismos. Moisés Benzaquén, subgerente de Juventud y Educación, explica que en el Departamento se trabaja en función de cultivar el valor de la responsabilidad, trabajo en equipo, respeto, actitud positiva, sentido de pertenencia, superación y apego a nuestras raíces judeo-sionistas. “Un joven formado en Juventud adquiere un valor agregado que no se obtiene en otros ámbitos de la sociedad o de su entorno inmediato”, afirmó.

Activar para crecer

Un joven apático, indiferente ante su entorno, ante sus raíces, ante la sociedad y su comunidad, es un lujo que no podemos permitirnos. Por eso Hebraica, a través del Departamento de Juventud y Educación, ofrece programas para diversos intereses donde todos tienen cabida en un sitio seguro.

El trabajo de Juventud y Educación ha sembrado la semilla en muchos líderes comunitarios, ha formado personas integrales, es una oportunidad que ningún joven de nuestra comunidad debe perder.

Proyectos para todos los gustos

El objetivo del equipo de profesionales y voluntarios de Juventud es ofrecer actividades atractivas e innovadoras, a la vez de proyectos orientados a sensibilizar y educar en el marco del Judaísmo y el sionismo, formando así los líderes del futuro.

Todos los niños, entre primero y sexto grado, pueden participar en Noar Le Noar. Actualmente, este movimiento juvenil cuenta con 15 encargados de las comisiones de trabajo, 18 madrijim, 8 dirigentes del movimiento o haganá y 1 directora o maskirá. Los 40 janijim o alumnos participan activamente en un proceso educativo y de construcción de memoria colectiva, a través de las distintas actividades que realizan cada dos semanas.

Es importante destacar que la convocatoria para los shabatonim y seminarios de Juventud es masiva, lo que indica la necesidad de los chicos de compartir, aprender y socializar.

La Escuela de Madrijim, con 22 participantes, es un espacio en el cual los jóvenes de tercer año de bachillerato se forman como futuros líderes comunitarios y obtienen herramientas de hadrajá (formación de liderazgo), contenidos sionistas y judaicos.

Los jóvenes de tercero a quinto año pueden ser parte de Tikún Olam, un proyecto de labor social que cuenta con 15 participantes que cooperan con el Beit Avot, y 12 participantes de tercer año que enseñan a leer y a escribir a niños de colegios de bajos recursos, dentro del proyecto “Construyendo futuros”.

En EL/LA MUV (universitarios) los jóvenes entre 18 y 35 años disfrutan de eventos enmarcados en el ámbito de la identidad judía. Es un sitio para socializar en actividades de distintos tipos, como parrillas, verbenas, stand up comedy y torneos. Es importante destacar que se han incorporado propuestas innovadoras como “Sushi Wars” y “After Office” para atender todos los gustos.

Asimismo, el Departamento de Juventud y Educación no deja de lado la hasbará, es decir, aquellas actividades, cursos y charlas de esclarecimiento acerca de conflictos relacionados con Israel, formando personas integrales. Para ello es fundamental conocer todo lo que rodea a la realidad israelí y la toma de posición en pro de la defensa de la identidad.

Los ex alumnos siguen involucrados con el Departamento a través de Arajim, donde voluntarios imparten clases a los alumnos de quinto año sobre temas actuales de la vida de un joven, sobre la historia de la comunidad e Israel y diversos temas de interés general.

¿Y qué mejor sitio que Israel para estudiar y conocer acerca de la cultura? Para eso está Masá, con 140 programas y becas, oferta coordinada por la shlijá comunitaria de la Agencia Judía, Jesica Scheimberg.

Daphne Breuer de Jagerman

Gerencia de Comunicaciones e Información CSCD Hebraica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close