120 años del Primer Congreso Sionista: un hito en la historia del pueblo judío
1 Septiembre, 2017
Ki Tetzé: somos hermanos
1 Septiembre, 2017
Mostrar todo

Ki Tavó: ¿a escondidas?

Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
2075
2076
2077
2078
2079
2079 Impreso
2080
2080 impreso
2081
2082
2083
2084
2085
2086
2087
2088
2089
2090
2091
2092
2093
2094
2095
2096
2097
2098
2099
2100
2101
2102
2103
2104
2105
2106
2107
2108
2109
2110
2111
2112
2113
Cartas
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Gastronomía
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Leer para creer
Magazine
Noticias
Opinión
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

PARASHÁ

Ki Tavó: ¿a escondidas?

N uestra parashá abre con el tema de las primicias de la tierra, las cuales cada uno deberá ofrendar en el Bet Hamikdash. Deberá aproximarse al cohén y declarar que efectivamente retiró el diezmo y demás dádivas destinadas a pobres y necesitados, que escuchó la voz del Eterno, y que le conceda bendiciones en todos los aspectos.

Continúa la Torá diciendo que hay una orden de erigir piedras grandes al otro lado del Jordán, al momento de entrar a la “Tierra prometida”, y escribir en ellas toda la Torá. Además deberán construir un altar para Dios y ofrendar en él sacrificios shelamim (una parte se ofrendaba a Dios, otra la consumían los cohaním y una tercera era para aquellos que la traían).

Posteriormente, dice la parashá que al entrar a la tierra de Israel deberá dividirse el pueblo en dos. Seis tribus se pararán en el monte Guerizím y seis en el monte Eibal, la tribu de Leví permanecerá en medio y abrirán con maldiciones hacia el monte Eibal, y con bendiciones hacia el monte Guerizím.

La primera de las maldiciones es: “Maldito será quien haga un ídolo o imagen, abominaciones de Dios, construidos por alfareros, y los coloque en un lugar oculto, y el pueblo dirá: Amén”. Se sabe que todo tipo de idolatría es aborrecida por Dios, entonces ¿por qué cuando alguien la hace a escondidas Dios le otorga una maldición? ¿Qué relación guarda este hecho con el comienzo de nuestra parashá?

Explica el Abné Nezel, ZT”L: “No hay algo más bajo que cuando alguien hace una acción que Dios odia y repudia, como la idolatría, y lo oculta a ojos de los demás. Extiende una cortina de rectitud y piedad en la puerta de su casa, y palabras de Torá sacará de su boca, solamente para cubrir una falsa ideología y una forma de vida frontalmente opuesta a la ley del Todopoderoso. Muchos utilizarán el sentimiento nacionalista y enaltecerán el ardor patriótico, la cultura y el iluminismo, pero por detrás descansan pensamientos y objetivos contrarios al Judaísmo y a la Torá”.

Si ellos hablaran de manera abierta y frontal, todo mundo se resguardaría de ellos, mantendrían distancia, y sus ideas no serían peligrosas. Pero cuando son cubiertos por una cortina de “bellas ideas” y sentimientos “elevados”, todos están expuestos a dejarse llevar y desviarse del camino de la Torá. Por este motivo Moshé escribió: “Maldito será quien haga esto”.

A través de esta idea podemos entender también por qué la Torá coloca estas maldiciones justamente después de la orden de traer las primicias y erigir esas piedras grandes, ya que después de hacer acciones tan elevadas y a ojos de todos, es muy factible creer que estas lleguen a cubrir acciones no muy rectas que podamos hacer dentro de nuestros hogares a puerta cerrada.

Así funciona la sicología humana, pues pensamos que las acciones “grandes” y públicas pueden borrar un comportamiento dudoso y no tan kasher. Por ello la Torá nos advierte de las personas que así se comportan y por fuera se ven como justos absolutos, pero en sus adentros acarrean algún tipo de idolatría, ya que Dios les mandará una amonestación y una falta de bendición también de forma oculta y a veces imperceptible.

Quiera Dios que seamos siempre leales a su ley y al pueblo de Israel, en nuestro aspecto externo y, principalmente, en nuestros hogares y recintos privados.

¡Shabat Shalom!

Yair Ben Yehuda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close