“Exíliate a un lugar de Torá”
25 Agosto, 2017
120 años del Primer Congreso Sionista: un hito en la historia del pueblo judío
1 Septiembre, 2017
Mostrar todo

Ki Tetzé: ¡pero sigo siendo el rey!

Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
2075
2076
2077
2078
2079
2079 Impreso
2080
2080 impreso
2081
2082
2083
2084
2085
2086
2087
2088
2089
2090
2091
2092
2093
2094
2095
2096
2097
2098
2099
2100
2101
2102
2103
2104
2105
2106
2107
2108
2109
2110
2111
2112
2113
Cartas
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Gastronomía
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Leer para creer
Magazine
Noticias
Opinión
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

PARASHÁ

Ki Tetzé: ¡pero sigo siendo el rey!

“C uando llegareis a la tierra que el Eterno, tu Dios, te da, y la heredareis y te asentareis en ella, y digas: ‘Pondré sobre mí un rey como todas las naciones a mi alrededor’, ciertamente pondrás sobre ti un rey que elija el Eterno, tu Dios, de tus hermanos pondrás sobre ti un rey…” (Debarim 17, 14-15).

He aquí la permisión de la Torá de nombrar un rey como el resto de las naciones. No es realmente una obligación, sino una opción. De hecho, durante mucho tiempo el pueblo de Israel se condujo sin reyes, el líder era el más sabio de la generación, el juez era el más allegado a Dios.

No obstante, si el pueblo exige imponer un rey, como sucedió con Shemuel (el último juez), será bajo las condiciones que establezca la Torá: deberá ser uno de nuestros hermanos, no podrá ser un gentil por más capaz y carismático sea, no podrá tener muchas mujeres, ni mucho dinero. No tendrá demasiados caballos y no podrá ceder a su honor; es decir, cualquier falta a su nombre, o a su condición, o incumplimiento de su palabra, significaba la pena capital.

El “Shitá Mekubetzet”, rabí Betzalel Ashkenazi, ZT”L, explica: “Nuestros sabios aprendieron que, por cuanto está escrito en la Torá, ‘Ciertamente pondrás sobre de ti un rey’, y este no podrá perdonar la falta a su honor, en otras palabras: su temor estará siempre sobre nosotros. ¿Dónde se refleja esta ley dentro del texto de la Torá? La respuesta es que la Torá enfatiza el hecho de asumir su dominio y su temor de forma constante, una y otra vez. Si en algún momento él perdona su dominio sobre la persona, inmediatamente entraría en vigor una nueva orden de recibir sobre sí mismo su conducción. Por este motivo, no hay lugar para ser condescendiente en la falta de su honor”.

Hasta aquí sus palabras.

Uno podría pensar: Ok, una ley interesante, pero ¿qué tiene que ver conmigo? Actualmente en el mundo ya casi no existe reyes, y menos aún en Israel. De hecho, la mayoría de nuestra historia la pasamos sin ellos.

Se sabe que el ser humano es un complejo sistema que une fuerzas físicas y espirituales. En la parte de la cabeza reside lo más elevado que tenemos: el cerebro. En ese lugar se haya el alma, que tiene como función la de dominar al resto del cuerpo: al corazón, núcleo de los sentimientos, y al hígado, sede de los bajos instintos. En hebreo sería: moaj (cerebro), leb (corazón), y kabed (hígado). Si tomamos la primera letra de cada una de estas palabras nos quedaría: מלך rey. En otras palabras, el cerebro dominaría sobre los demás miembros, llevándolos así a desarrollarse de manera óptima en el plano espiritual y físico. De otra manera, si llegare a dominar el hígado, los bajos instintos, sobre el resto de los órganos, de la persona no quedaría nada más que כלם nada o vergüenza en hebreo.

Si asumimos que nuestra parte espiritual es justamente como un rey que ha de dominar sobre nosotros, y que no puede tolerar una falta a su honor o a su mandato, entonces constantemente nuestra vida se regiría de acuerdo a la justicia y a la voluntad de nuestro Creador. Así nos conduciríamos de forma certera a mejorar nuestra vida, a llevar a nuestros hijos a aprovechar al máximo su potencial, a ser más pacientes y a elevar de forma significativa nuestra calidad de vida, además de guiarnos sin equívocos al objetivo por el cual fuimos creados.

Esta es la gran enseñanza: saber que dentro de nosotros hay un rey, una chispa divina que puede elevarnos a los más altos estratos, y hacernos superar cualquier tipo de dificultad.

¡Shabat Shalom!

Yair Ben Yehuda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close