Ki Tavó: ¿a escondidas?
1 Septiembre, 2017
Leer para Creer
1 Septiembre, 2017
Mostrar todo

Ki Tetzé: somos hermanos

Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
2075
2076
2077
2078
2079
2079 Impreso
2080
2080 impreso
2081
2082
2083
2084
2085
2086
2087
2088
2089
2090
2091
2092
2093
2094
2095
2096
2097
2098
2099
2100
2101
2102
2103
2104
2105
2106
2107
2108
2109
2110
2111
2112
2113
2114
2115
2116
2117
2118
Cartas
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Gastronomía
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Leer para creer
Magazine
Noticias
Opinión
Parashá
Perspectivas
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

VIDA RELIGIOSA

Ki Tetzé: somos hermanos

Eitan Weisman

rabinoeitan@gmail.com

Rabino de la Unión Israelita de Caracas

E n esta parashá, rica en mitzvot, se mencionan varios preceptos interesantes, a partir de los cuales podemos enriquecer nuestros conocimientos. Uno de ellos es hashvát avedá, “devolución de un objeto perdido”. La Torá nos exige hacer lo necesario por lograr la devolución de un objeto perdido por su dueño, y que ha sido encontrado por nosotros. Es más, nos advierte sobre la indiferencia y simular no haber visto tal artículo: “Se puede engañar diciéndole al prójimo que no fue visto, pero al Todopoderoso no”.

En la enunciación de este mandamiento, se aprecia cómo la Torá nos estimula a respetar las pertenencias de nuestros semejantes; naturalmente, el individuo que cuida mucho sus objetos trata de hacer todo lo necesario para que no se pierdan. Cuando se trata de objetos que pertenecen a otros, por naturaleza somos más “tolerantes”. Normalmente no se hace un mayor esfuerzo para recuperar un bien que le pertenece a otro individuo, se considera que con no hacerle daño es suficiente.

Los principios judíos son otros. La Torá, en varias ocasiones, pretende que seamos más estrictos y exigentes. Las pérdidas ajenas nos deben importar y afectar, debemos hacer lo posible por recuperar un objeto perdido para devolvérselo a su dueño.

En el cumplimiento de esta mitzvá se aplica la máxima enunciada por rabí Akiva: Veahavtá lereajá kamója, “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”. Al igual como quisieras que tus semejantes se ocuparan y preocuparan en devolverte tus objetos perdidos, de la misma manera debes actuar con los objetos extraviados que se encuentran a tu alcance. Se puede y debe profundizar más sobre este precepto. La Torá utiliza varias veces en la redacción de esta mitzvá la palabra ajija, cuyo significado es “tu hermano”. El dicho famoso Kol Israel Ajím, “Todo el pueblo de Israel son hermanos”, no es solo un cliché, no es solo una frase que se utiliza en charlas en las que se diserta sobre la importancia de la unidad de Am Israel. Se nos pide considerar al semejante como un hermano; lo que le afecta a él, también debe afectarte. Si realmente tu hermano hubiese extraviado un objeto y casualmente lo hubieses encontrado, ¿se mantendría perdido? Por supuesto que no. Entonces, si estás consciente de que el dueño del objeto que encontraste es como tu hermano, ¿cómo no lo devolverás?

Todo el pueblo judío tiene un alma como base común. Igual que el cuerpo es uno y tiene muchos órganos, así ocurre con el pueblo: es uno con muchos miembros. Cuando una pierna duele, sufre también la mano. Cuando vemos un judío sufriendo, debemos sufrir también. Por tal motivo, la Torá escribe que cuando te consigues un objeto perdido, Lo Tujál Leitalém, “No podrás pasar desapercibido”. ¿Por qué no podrás? Porque en el fondo de tu alma no lo puedes hacer; tu alma también es afectada al no recuperar lo que pertenece a tu prójimo.

De lo expuesto, también se deduce la razón por la cual está prohibida la venganza. Si se hace sufrir a otra persona del pueblo, tú también sufres. ¿En qué te beneficias?

La Torá nos enseña que al cuidar las pertenencias de otros, al estar pendiente de lo que es de los demás, es como cuidarse a sí mismo. Al igual que eventualmente cuidarás las pertenencias de los otros, así los otros cuidarán las tuyas. ¡Esta es la armonía que Dios desea que tengamos los integrantes de este bendecido pueblo!

En estos días en que estamos preparándonos para los Yamim Noraim, las fiestas importantes de Rosh Hashaná y Yom Kipur, la unión del pueblo es sumamente importante. Es como una póliza de seguro de vida. Esta mitzvá es solo una parte de esa unión deseada.

¡Cuando estamos unidos, somos fuertes!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close