Matrimonio versus profecía
16 Junio, 2017
Autoridad palestina genera crisis eléctrica en Gaza
16 Junio, 2017
Mostrar todo

Kóraj: Separatismo

Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
2075
2076
2077
2078
2079
2079 Impreso
2080
2080 impreso
2081
2082
2083
2084
2085
2086
2087
2088
2089
2090
2091
2092
2093
2094
2095
2096
2097
2098
2099
2100
2101
2102
2103
2104
2105
2106
2107
2108
2109
2110
2111
2112
2113
Cartas
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Gastronomía
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Leer para creer
Magazine
Noticias
Opinión
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

PARASHÁ

Kóraj: Separatismo

“Y tomó Kóraj, hijo de Itzhar, hijo de Kehat, hijo de Levi, y Datán y Abirám, hijos de Eliab, y On, hijo de Pelet, hijos de Reubén. Y se levantaron (sublevaron) frente a Moshé y a algunos personajes de los hijos de Israel, doscientos cincuenta ministros de la congregación llamados a la asamblea, gente de renombre” (16, 1-2).

He aquí la primera gran pelea política en la historia del pueblo judío. No fue como en aquellas discusiones y debates de los candidatos al poder, o de un partido contra otro, cada uno clamando tener en sus manos la verdad; sino simplemente un individuo decidió que el liderazgo no estaba siendo llevado correctamente. De hecho, en esta pelea no había dos partes peleando entre sí, sino que alguien resolvió separarse y comenzar un conflicto. Como lo señalan nuestros sabios en Pirké Avot: “¿A qué se le llama una pelea que no engrandece el nombre del Creador? A la que tuvo Kóraj y sus seguidores”. Y aquí no se menciona a Moshé.

Todos conocemos el desenlace de esta triste historia. Nuestros sabios incitan, y así lo menciona Rashí, a que nos demos cuenta de lo grave y triste que puede llegar a ser una querella o pleito, pues cuando alguien es culpable y debe ser castigado por un tribunal celestial o terrenal, debe contar con una edad mínima, pero en esta ocasión niños pequeños, ancianos y mujeres perecieron a raíz de este conflicto.

“Y tomó Kóraj”, a partir de lo cual se preguntan los comentaristas qué fue lo que tomó. Unkelus (traductor de la Torá) explica que Kóraj se tomó a sí mismo hacia un lado y se separó del resto de la congregación, hecho que lo llevó a pelear contra Moshé y poner en tela de juicio su liderazgo. Es decir, no fue la duda que tenía Kóraj sobre Moshé la que lo motivó a levantarse en su contra, sino el deseo de separarse. ¡Asombroso!, ya que este episodio abre una ventana para el conocimiento y reconocimiento de nuestras fuerzas personales, y de las distintas inclinaciones que nos impulsan a hacer determinada acción, o a tomar cierta decisión en nuestra vida.

Cuando surge una falla dentro de nuestras comunidades puede ser también dentro de nuestro ámbito familiar o laboral, si nuestra primera reacción es buscar la separación, pues determinamos que lo único que hay que hacer aquí es romper y crear algo nuevo. Hay que verificar si este deseo no se hallaba dentro de nuestro corazón, antes de surgir dicho problema.

Muy probablemente las ganas de cortar por lo sano, como dicen, ya estaban ancladas en nuestra conciencia, tal vez por el simple hecho de que hay que cambiar, renovar la imagen, o por puro aburrimiento. Por ello nuestros jajamim dicen que la decisión tomada en esas condiciones no lo es en nombre de Dios (le shem shamayim), sino que está inmersa en intereses personales, egoísmo y la búsqueda del honor.

El consejo de la Torá es: “No seáis como Kóraj y su congregación”. Siempre habrá malos entendidos dentro de las comunidades, dentro de una sinagoga y dentro de nuestra propia casa; es totalmente válido. Sin embargo, nuestra actitud deberá ser: “Resolvamos esto juntos, mejoremos la situación aportando cada uno ideas nuevas”. Como dice el letrero que suelen poner en algunos establecimientos: “Si le ha gustado, coméntelo afuera, y si algo no le pareció, coméntelo con nosotros y trataremos de mejorar”.

Esta es la idea central de nuestra parashá: no separarnos los unos de los otros, mantener nuestra fuerza de unión en casa, y no diseminarnos en grupitos. Así, con el favor de Dios, volveremos a ser como un hombre con un solo corazón, y recibiremos juntos la llegada del Mashíaj en nuestros días. Amén.

¡Shabat Shalom!

Yair Ben Yehuda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close