Jerusalén en la lógica de Trump
15 Diciembre, 2017
Jerusalén liberada
15 Diciembre, 2017
Mostrar todo

La auténtica respuesta palestina al discurso de Trump sobre Jerusalén

Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
2075
2076
2077
2078
2079
2079 Impreso
2080
2080 impreso
2081
2082
2083
2084
2085
2086
2087
2088
2089
2090
2091
2092
2093
2094
2095
2096
2097
2098
2099
2100
2101
2102
2103
2104
2105
2106
2107
2108
2109
2110
2111
2112
2113
Cartas
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Gastronomía
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Leer para creer
Magazine
Noticias
Opinión
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

ESPECIAL

La auténtica respuesta palestina al discurso de Trump sobre Jerusalén

Bassam Tawil*

A penas tres horas después de que el presidente de EEUU, Donald Trump, telefoneara al de la Autoridad Palestina (AP), Mahmud Abbás, para informarle de su intención de trasladar la embajada de ese país de Tel Aviv a Jerusalén, varios fotoperiodistas palestinos recibieron una llamada desde Belén.

Los que llamaban eran "activistas" palestinos, que invitaban a los fotógrafos a ir a la ciudad para documentar un "acontecimiento importante". Cuando los fotógrafos llegaron, descubrieron que el "acontecimiento importante" era un grupo de palestinos que querían quemar carteles de Trump ante las cámaras.

Los “activistas” esperaron pacientemente a que los fotoperiodistas y los cámaras prepararan sus equipos para capturar el "acontecimiento importante". Poco después, los medios bullían con informaciones sobre "furiosos palestinos que toman las calles para protestar" por la decisión de Trump de mover la embajada a Jerusalén y reconocer esta ciudad como capital de Israel. Así, el puñado de individuos grabados quemando imágenes de Trump parecían formar parte de protestas masivas en las comunidades palestinas.

Este incidente es otro ejemplo de la colusión entre los palestinos y los medios, cuyos representantes se muestran siempre satisfechos de servir de altavoces de la propaganda palestina y procurar una plataforma para la emisión de las amenazas palestinas contra Israel y EEUU.

Si los fotógrafos y los cámaras no hubieran hecho acto de presencia en la “espontánea” quema de carteles, los activistas palestinos habrían tenido que retirarse a algún café de Belén.

Pero no debían preocuparse por eso: los activistas palestinos tienen perfecta consciencia de que los medios locales y extranjeros están sedientos de sensacionalismo y, ¿qué mejor que ver carteles de Trump en llamas en la localidad natal de Jesús en vísperas de Navidad, mientras miles de peregrinos cristianos y turistas ponen la mira en la ciudad?

Al distorsionar la ceremonia de la quema de carteles para que pareciera reflejar una extendida ira palestina ante las políticas de Trump sobre Jerusalén, los medios internacionales han sido nuevamente cómplices de la propaganda palestina. Los líderes y portavoces palestinos se afanan en crear la impresión de que la política jerosolimitana de Trump incendiará la región. Asimismo, tratan de enviar a los estadounidenses el mensaje de que las políticas de su presidente ponen en riesgo sus vidas. En efecto, los medios sirven deliberadamente a la campaña palestina de intimidación. Y la cobertura mediática de la farsa de Belén es solo el principio.

Ahora que los palestinos, con la ayuda de los medios, se las han arreglado para meter esas imágenes incendiarias en la mente de millones de estadounidenses, están planeando nuevas protestas prefabricadas. El objetivo: aterrorizar a la opinión pública de ese país y forzar a Trump a rescindir su decisión sobre el estatus de Jerusalén. Esta táctica de intimidar a través de los medios no es nueva. De hecho, es algo que lleva décadas produciéndose gracias, en gran medida, a la actitud de los principales medios de Occidente.

Los periodistas palestinos y occidentales han sido invitados a cubrir una serie de protestas planeadas por los palestinos para los días y semanas venideros, en respuesta a las decisiones de Trump. A los periodistas, incluidos los fotoperiodistas y los camarógrafos de TV, se les han entregado programas detallados de acontecimientos que tendrán lugar en distintas partes de la Margen Occidental y la Franja de Gaza. Se les ha prometido que habrá más escenas de fotos de Trump y banderas de Estados Unidos incendiadas. Algunos incluso han recibido indicaciones sobre los lugares donde se supone que va a haber “choques” entre alborotadores palestinos y soldados de las Fuerzas de Defensa de Israel (Israel Defense Forces, IDF). En otras palabras: a los periodistas se les ha dicho dónde tienen que estar para sacar a palestinos tirando piedras a soldados... y la predecible respuesta de las IDF.

Esto es lo más divertido. Si, por cualquier razón, los cámaras no tienen show, los “activistas” se encargarán de que lo haya. En el mundo palestino todo gira en torno a la manipulación de unos medios a los que hay que reclutar para la causa. Y la causa es siempre machacar a Israel, seguida a poca distancia del basureo contra Trump.

A los periodistas se les han entregado programas detallados de acontecimientos que tendrán lugar en distintas partes de la Margen Occidental y la Franja de Gaza. Se les ha prometido que habrá más escenas de fotos de Trump y banderas de Estados Unidos incendiadas

Sí, los palestinos protestarán en los próximos días contra Trump. Sí, tomarán las calles y tirarán piedras a soldados de las IDF. Sí, quemarán imágenes de Trump y banderas de EEUU. Y sí, perpetrarán actos terroristas contra israelíes. Pero cuando nos sentemos en el salón y veamos las noticias procedentes de la Margen Occidental y la Franja de Gaza, preguntémonos: ¿cuántos de esos acontecimientos son, en realidad, farsas mediáticas? ¿Por qué los periodistas se dejan embaucar por la maquinaria propagandística palestina, que expele odio y violencia desde la mañana hasta la noche? ¿Y por qué los periodistas exageran y confunden las amenazas palestinas de violencia y anarquía?

En primer lugar, muchos periodistas quieren apaciguar a sus jefes y lectores ofreciéndoles historias que pinten negativamente a Israel. Segundo: algunos periodistas creen que escribiendo historias antiisraelíes pavimentan el camino a que les concedan premios otorgados por organizaciones “virtuosas”. En tercer lugar, numerosos periodistas creen que escribir informaciones antiisraelíes les da acceso a los denominados “progresistas” y al supuesto cotarro ilustrado que fantasea con estar del lado correcto de la Historia. No quieren reparar en que 21 Estados musulmanes han tratado durante décadas de destruir el Estado judío; en cambio, parecen pensar que si los periodistas quieren ser “progresistas” y “abiertos de mente”, han de apoyar al más débil, que creen que son los palestinos. Cuarto: muchos periodistas ven el conflicto como una lucha de malos (supuestamente los israelíes) contra buenos (supuestamente los palestinos), y que su deber es alinearse con los buenos, incluso si incurren en la violencia y el terrorismo.

Recientemente, los terroristas musulmanes masacraron a más de 300 fieles de la misma religión mientras rezaban en una mezquita del Sinaí. Probablemente esa tragedia fue cubierta por menos periodistas que la orquestada quema de carteles de Trump en Belén. ¿Dónde estuvo el furor en los mundos árabe y musulmán? Ahora, los árabes y los musulmanes están hablando de "días de la ira" contra Trump. ¿Por que no hubo días de la ira en los países árabes y musulmanes cuando más de 300 fieles, muchos de ellos niños, fueron asesinados durante el rezo del viernes?

Ha llegado la hora de que los medios reflexionen. ¿De verdad desean seguir siendo los voceros de los árabes y los musulmanes que intimidan y aterrorizan a Occidente?

Los periodistas están activamente coludidos con la AP y con Hamás para crear la falsa impresión de que estallará la Tercera Guerra Mundial si la embajada de EEUU se traslada a Jerusalén. Han masacrado a cientos de miles de musulmanes y cristianos desde el inicio de la Primavera Árabe, hace ya más de seis años. Han sido asesinados por musulmanes terroristas y por otros árabes. El baño de sangre sigue teniendo lugar en el Yemen, Siria, Iraq y Egipto.

Que nadie se confunda: esos "ríos de sangre" que se vaticinan ya están corriendo. Lo que tiñe de rojo el panorama son los cuchillos que árabes y musulmanes ponen sobre las gargantas de otros, no una declaración de un presidente estadounidense. ¿Quizá sea este un acontecimiento que merezca la cobertura de los reporteros que pululan por la región?

*Académico palestino

Fuente: Gatestone Institute

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close