Hebraica trae grandes y atractivos eventos para su kehilá
28 Octubre, 2017
Israelíes, judíos y la Unesco
28 Octubre, 2017
Mostrar todo
Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
Cartas
Contraportada
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Magazine
Opinión
Página Dos
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

OPINIÓN

La Declaración Balfour en perspectiva

Max Preschel*

P or estas fechas se conmemora el centenario de la Declaración Balfour, la cual, para nuestros amigos tercermundistas trasnochados, BDS-istas, islamistas en sus variadas presentaciones, antisionistas de todo pelaje y un largo etcétera, es la prueba máxima e irrefutable de que el Estado de Israel es una creación del imperialismo.

Pero resulta y pasa, como tantas veces hacen nuestros amigos arriba enumerados, que no echan el cuento completo.

La tal Declaración Balfour, expresando “simpatía por las aspiraciones sionistas” y ofreciendo apoyar el establecimiento de un “hogar nacional para el pueblo judío en Palestina”, fue promulgada por el gobierno de Su Majestad británica cuando aún no tenía el control de ese territorio, sino que estaba en medio del conflicto armado que después se llamó Primera Guerra Mundial, en el bando contrario al Imperio Otomano. La agenda —no tan oculta— de los ingleses era reclutar el apoyo de los judíos para el esfuerzo bélico británico, y ganarle la partida al Imperio Alemán, aliado de los otomanos.

Simultáneamente, el gobierno de Su Majestad prometía a los jeques árabes que iba a “favorecer la independencia árabe” en territorios que todavía estaban bajo control otomano (véase la correspondencia McMahon-Hussein en Wikipedia). La condición era que los jefes árabes apoyaran militarmente a los británicos y sus aliados en contra del dominio otomano.

Ambas promesas, la expresada en la Declaración Balfour y la contenida en la correspondencia McMahon-Hussein, eran intencionalmente difusas y guabinosas, en términos de cuál sería la naturaleza de los entes políticos prometidos, sus límites, etc. Como siempre, muy expertos los diplomáticos de Su Majestad británica en sembrar ambigüedades e imprecisiones, para así mantener todas sus opciones abiertas, como debe ser.

Pero a la hora de cumplir el compromiso, cuando después de la Primera Guerra Mundial la Sociedad de las Naciones le otorgó a Inglaterra el control de ese territorio en lo que se llamó el Mandato de Palestina —que incluía la obligación de ejecutar lo prometido en la Declaración Balfour—, el gobierno británico consideró que sus intereses imperiales cuadraban mejor con los de los árabes que con los de los judíos.

A la hora de cumplir el compromiso, cuando después de la Primera Guerra Mundial la Sociedad de las Naciones le otorgó a Inglaterra el control de ese territorio en lo que se llamó el Mandato de Palestina —que incluía la obligación de ejecutar lo prometido en la Declaración Balfour—, el gobierno británico consideró que sus intereses imperiales cuadraban mejor con los de los árabes que con los de los judíos

Claro, era comprensible: los árabes cubrían un inmenso espacio geográfico, todo el Medio Oriente; y, sobre todo, había aparecido un nuevo elemento en las consideraciones geopolíticas: el petróleo. Una potencia imperial como Inglaterra no podía echarse encima el antagonismo del mundo árabe, que contaba con incalculables reservas de petróleo en su subsuelo, a costa de cumplir con el difuso compromiso de favorecer el establecimiento de un “hogar nacional” para el pueblo judío en Palestina.

¿Cuáles fueron las acciones de gobierno de Su Majestad británica cuando tuvo el control efectivo del territorio asignado al Mandato de Palestina? Esencialmente, bloquear al sionismo y favorecer las aspiraciones árabes. A continuación una lista no exhaustiva, ya que este es un artículo de prensa y no un tratado de historia:

• En 1922 los británicos fragmentaron Palestina, excluyendo del alcance del Mandato todo el territorio al este del río Jordán para crear el Emirato de Transjordania, con un jeque títere de la familia hachemita colocado allí como emir y luego rey. Ese es el origen de la actual Jordania: esa sí, claramente, es una creación del imperialismo británico.

• Bloqueo al proyecto sionista de independencia judía, plasmado en la emisión de sucesivos “Libros Blancos”, siendo el más fatal en sus efectos el de 1939; pues en ese año fatídico los británicos obstruyeron de hecho la inmigración judía al territorio del Mandato. ¿Cuántos de los seis millones de judíos asesinados por los nazis se habrían salvado si no hubiese existido ese bloqueo?

• Participación en la guerra de 1948 de los países árabes contra el naciente Estado de Israel. El ejército árabe mejor entrenado y equipado era el de Jordania, comandado por oficiales británicos (googleen “Glubb Pasha”).

En resumen, podemos decir que el Estado de Israel surgió a pesar del imperialismo británico, y en abierto conflicto con él. Cinismo o ignorancia es decir lo contrario.

Ofrezco mis servicios profesionales para reclamar al gobierno de Su Majestad británica el que haya establecido a Jordania como monarquía bajo dominio de la dinastía hachemita, y exigir que en su lugar se establezca allí el Estado palestino.

*Ingeniero civil, M.Sc. in Jewish Studies, colaborador de la CAIV.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close