UIC ofreció cineforo sobre documental La Llave Perdida
28 Julio, 2017
Leer para Creer: Mahmud Abbas lo planeó todo.
28 Julio, 2017
Mostrar todo
Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
Cartas
Contraportada
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Magazine
Opinión
Página Dos
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

OPINIÓN

La destrucción del Tercer Templo

Salomón Baum

salbau@me.com

E n Israel existe una amarga polémica entre el Judaísmo reformista y conservador por un lado, y el Judaísmo ortodoxo (haredim) por otro. La disputa se debe a dos asuntos relacionados con la religión: la oración de ambos sexos en el Kótel (Muro de los Lamentos) y la posibilidad de certificación rabínica de quién es judío.

Sin entrar en detalles sobre la disputa en sí, o sobre los acuerdos aprobados por el gobierno de Israel y luego desconocidos, es quizá mucho más importante considerar las implicaciones para el mundo judío en general.

El tono de las recriminaciones entre ambas partes, las acusaciones y, sobre todo, las descalificaciones, han llegado a un nivel nunca visto, por lo cual se plantea por primera vez un cisma de enorme importancia entre el Judaísmo de la diáspora y la colectividad judía de Israel. La pregunta que todo judío debe hacerse en este momento es si las causas de la discusión pueden ser tan importantes como para permitirnos llegar a un punto de rompimiento que tendría implicaciones incalculables.

Lamentablemente, la política en el Estado de Israel, en cuyo gobierno participan partidos que representan sectas religiosas, es el detonante principal de la crisis. Grupos minoritarios religiosos, que conforman la coalición, tienen un poder e influencia en las decisiones que sobrepasa por mucho el porcentaje que representan de la población de Israel y el mundo judío en general. Es inevitable que situaciones de este tipo, que contradicen la lógica y la justicia, provoquen en algún momento graves conflictos en una sociedad, y son sin duda una de las mayores debilidades de los sistemas democráticos de gobierno. En este caso particular, ello se debe a que en Israel la política y la religión no están separadas como en la mayoría de las democracias occidentales.

Se puede plantear una discusión interminable sobre si los “padres fundadores” del moderno Estado de Israel tenían o no razones para permitir que la religión formara parte de la política; pero lo que sí parece evidente a raíz de esta disputa es que 69 años después de la refundación del Estado debería plantearse de nuevo este tema que, por cierto, tiene mucho que ver con la definición de a quién se puede calificar como judío. Hoy podemos decir que este asunto tiene tanta importancia que su falta de definición, clara y objetiva, nos puede llevar a la destrucción del Tercer Templo aun antes de haberse iniciado su construcción, y por las mismas causas que llevaron a la destrucción de los dos Templos anteriores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close