Fin de una etapa, sin despedidas
16 Diciembre, 2017
BeShalaj: en silencio
18 Enero, 2018
Mostrar todo

La oscuridad antes del amanecer

VIDA RELIGIOSA
Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
2075
2076
2077
2078
2079
2079 Impreso
2080
2080 impreso
2081
2082
2083
2084
2085
2086
2087
2088
2089
2090
2091
2092
2093
2094
2095
2096
2097
2098
2099
2100
2101
2102
2103
2104
2105
2106
2107
2108
2109
2110
2111
2112
2113
Cartas
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Gastronomía
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Leer para creer
Magazine
Noticias
Opinión
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

VIDA RELIGIOSA

La oscuridad antes del amanecer

Rabino Chaim Raitport

L os Kapos eran judíos a quienes los alemanes nazis asignaron como encargados del orden, la limpieza y el cumplimiento de instrucciones en los campos de trabajos forzados en la época de la Shoá.

Era un cargo muy cuestionado y difícil. Aun cuando pocos de ellos buscaron este cargo para aprovechar sus ventajas y sobrevivir a aquella horrible época, incluso mediante la crueldad contra sus hermanos, a la mayoría de los Kapos los obligaron a ejercerlo y trataron de ayudar lo más que pudieran a sus hermanos judíos prisioneros. David Wais cuenta en su libro Lo Ale Nidaf sobre su experiencia en el campo. Allí estaba muy frustrado con el Kapo, llamado también Wais. El Kapo tenía el privilegio de asignar los trabajos a los prisioneros y nunca asignó el trabajo en la cocina al muchacho David, aun tratándose del trabajo más deseado por todos, pues facilitaba el acceso a los restos de comida. Pese a que se lo pidió muchas veces, no lo puso a hacer este trabajo mientras colocaba allí hasta prisioneros que no eran judíos. Solo después de que este Kapo desapareció se vino a saber que el trabajo en la cocina en realidad era la “última parada” antes del envío a las cámaras de gas. El Kapo, queriendo salvar a David y otros judíos, no les asignaba esta tarea. Cuando los alemanes descubrieron su actitud, lo mataron por “traición”.

Este cargo no era un invento alemán. Existió mucho antes, en la época de los judíos en Egipto. “Los capataces israelitas, quienes fueron nombrados por los jefes del faraón para ejercer sobre ellos, eran castigados...” (Éxodo, 5:14). Los hebreos eran los esclavos a quienes se obligó a construir ciudades para el faraón, y los jefes egipcios nombraron algunos de los esclavos como capataces encargados para que el trabajo se llevara a cabo como quería el rey.

A estos capataces les rompe el corazón ver cómo sufren sus hermanos. No pueden pegarles ni regañar a sus hermanos. El trabajo no se hace como querrían los egipcios y los jefes del faraón echan la culpa a los capataces. A estos últimos los golpearon por no cumplir con el trabajo.

El dolor que sienten por sus hermanos esclavos hasta los hace discutir con Moshé y Aharón y reclamarles por acudir al faraón y pedir la libertad ya que esta petición logró todo lo contrario. Así les reclaman: “Que Dios observe los castigos que sufren porque ustedes son culpables de que seamos aborrecidos a los ojos del faraón y a los ojos de sus sirvientes. Ustedes pusieron la espada en mano de ellos para matarnos”.

Estos capataces fueron, según nuestras fuentes sagradas, los ancianos del pueblo que más adelante formaron el Sanedrín (el tribunal supremo). También ayudaron a Moshé a liderar el pueblo en los años que el pueblo estaba en el desierto después de la salida de Egipto. Su interés y amor por el pueblo fue el mérito por el cual obtuvieron ese honor.

¿Por qué han recibido este premio? ¿Por qué no larga vida, salud o riqueza? ¿Qué tiene que ver lo que hicieron con el hecho de merecer ser parte del Sanedrín? Sabemos que para ser un juez en el Sanedrín, una de los dones que debes tener es la capacidad de prever las cosas, una visión profunda para ver la realidad en el presente y a dónde nos lleva en el futuro.

¿Dónde se refleja este don en la vida de los policías judíos? El rabino David Opshteter (presidente de la organización Dirshu) lo explica en su libro Darash David: en el comportamiento de estas personas sí podemos ver una visión profunda de la situación.

Nuestros sabios comparan los tiempos de la redención con un parto o con un amanecer. Los contracciones más dolorosas de la mujer son precisamente las últimas que tiene antes de que salga el bebé. Son las más difíciles pero anuncian el pronto nacimiento. Los momentos más oscuros de la noche son aquellos que vienen antes del alba. Muy oscuros pero traen el amanecer. Así será en los tiempos antes de la redención según nuestra tradición. Cuando esta esperada época se aproxime, viviremos momentos difíciles y oscuros, mucho sufrimiento e incertidumbre. Podría ser muy triste vivir estos momentos, pero tolerar estos sufrimientos nos resultará más fácil si entendemos que son los avisos de la pronta recuperación y la cercana llegada del Mashíaj.

Cuando llegan Moshé y Aharón y notifican al pueblo que Dios les mandó liberar Egipto, el pueblo cree y se pone eufórico. “El pueblo creyó, aceptaron el mensaje de que Dios ha otorgado especial providencia a Israel y de que Él ha visto su sufrimiento, entonces inclinaron la cabeza y se prosternaron” (Éxodo 4:31). Pero la realidad demostró otra cosa. Los esfuerzos de Moshé y su hermano no solo no ayudaron a mejorar la situación: la empeoraron. El trabajo y el sufrimiento se hacen insoportables. De seguro llegó la desesperación. Sin embargo, los capataces hebreos tenían una visión más profunda. Entendieron que eran los momentos antes de la redención. Son como las dolorosas contracciones antes del parto y la oscuridad antes del amanecer. Estaban dispuestos a recibir los golpes de los egipcios porque sabían que con un poco más de fe y paciencia verían pronto la salida de Egipto. Esta visión los hizo merecer después su pertenencia al Sanedrín.

¿Y nosotros hoy? Es verdad que la situación es difícil. Pensamos, rezamos. Creíamos que las cosas mejorarían y ocurrió lo contrario. Las cosas están empeorando. ¿Podemos tener la visión de los policías hebreos de aquella época y entender que estamos en la oscuridad que precede al amanecer? Espero que este amanecer y mejoramiento lleguen pronto y rápido, así como el alba despunta en la mañana.

Los Kapos eran judíos a quienes los alemanes nazis asignaron como encargados del orden, la limpieza y el cumplimiento de instrucciones en los campos de trabajos forzados en la época de la Shoá.

DENUNCIA

RECUERDA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close