Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
Cartas
Contraportada
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Magazine
Opinión
Página Dos
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

PÁGINA DOS

Leer para creer

Sami Rozenbaum, Director NMI

U na abogada israelí lleva a cabo su propia lucha contra el terrorismo, con un éxito poco desdeñable. Y ahora planea enfilar sus baterías nada menos que contra los gigantes Western Union y Boeing.

The Times of Israel informa que Nitsana Darshan-Leitner lleva una década introduciendo demandas contra gobiernos, bancos y corporaciones que han financiado o facilitado de algún modo actos terroristas, y ha conseguido el pago de unos 200 millones de dólares a favor de familiares de las víctimas (incluyendo acuerdos extrajudiciales), así como la congelación de bienes por otros 600 millones. También ha enfrentado juicios entablados contra militares israelíes como forma de deslegitimar a Israel.

Lo más notable es que Darshan-Leitner, con su organización sin fines de lucro Shurat Hadin, se autofinancia y no recibe aportes del gobierno israelí o de ningún otro. Egresada de la Universidad de Bar Ilán, es madre de seis hijos, lo que hace más admirable que tenga tiempo y fuerzas para su destacada labor.

Uno de sus éxitos más interesantes tuvo que ver con la demanda que se entabló en España contra el jefe de Estado Mayor de Israel, Dan Halutz, por un bombardeo efectuado por Tzáhal en la Franja de Gaza. En respuesta, Darshan-Leitner demandó a quien fuera el secretario general de la OTAN, Javier Solana, por los bombardeos que llevó a cabo ese organismo en Kosovo. Hasta ahí llegó el asunto.

En 2011 logró evitar que una flotilla de activistas antiisraelíes zarpara desde Grecia hacia Gaza, al introducir en una corte local un alegato según el cual las naves no estaban en condiciones físicas para navegar. El año pasado consiguió un fallo sin precedentes contra la Autoridad Palestina y la OLP por 655 millones de dólares, en beneficio de 11 familias estadounidenses cuyos miembros habían resultado muertos o heridos por ataques terroristas en Israel; aunque la Corte de Apelaciones de EEUU echó para atrás la decisión, ella asegura que no se dará por vencida.

Ahora, Darshan-Leitner señala cuáles serán sus próximas batallas legales: “Hezbolá ha lanzado una campaña de recaudación de fondos, y emplea a Western Union para aceptar donaciones. Así que iremos tras Western Union. Además, nos hemos enterado de que Boeing cerró un horrible trato con Irán para venderle 80 aviones que se usarán para trasladar misiles hacia Siria, los cuales Hezbolá instalará en el sur del Líbano para lanzarlos contra Israel. Estamos demandando a Boeing para frenar ese acuerdo, y llevaremos a cabo una campaña para presionar al gobierno de Estados Unidos al respecto”.

Como si no fuera suficiente, su ONG Shurat Hadin está demandando a Facebook, Twitter y otras redes sociales por su rol en facilitar las actividades terroristas. “Ellos proveen apoyo material en la forma de servicios de redes para grupos como Hamás e ISIS. Eso es inaceptable, y constituye una violación de las leyes de EEUU”.

Seguramente, pronto escucharemos más de Nitsana Darshan-Leitner.


M ientras se celebraba la Semana de Jerusalén en Santiago de Chile, la Federación Palestina de ese país desató una de sus ya acostumbradas campañas de incitación al odio antijudío.

El portal Infobae reseña que la comunidad palestina de Chile (que consta de unos 100.000 miembros) y su Club Palestino de Fútbol pagaron un aviso a página completa en el diario El Mercurio —a un costo de 20.000 dólares—, con la famosa secuencia de mapas de Israel en la que “los palestinos” van desapareciendo, acompañada de este texto: “¿Te gustaría que te borraran del mapa? 50 años de ocupación y apartheid en Palestina”.

Lo llamativo es que solo se refirieran a los 50 años trascurridos desde la Guerra de los Seis Días, pues para ellos la “ocupación” se inició con la creación del Estado de Israel, tal como se ve en sus logos y en las camisetas de su club de fútbol, donde aparece una silueta de todo el territorio israelí que representa lo que ellos consideran “Palestina”.

El Centro Simon Wiesenthal emitió un comunicado en el que hace referencia a este caso, así como a un reciente encuentro futbolístico entre los equipos del Estadio Israelita Macabi (EIM) de Santiago y el Estadio Palestino, en la sede de este último; durante el juego, el juez debió expulsar a tres integrantes del equipo palestino por “conductas antideportivas, violencia desmedida, amenazas y golpes a los árbitros”, lo que desató el ataque de 70 personas del público contra los árbitros y los 12 jugadores y entrenadores del club judío, arrojando a la cancha colillas de cigarrillo y agua. El encuentro fue suspendido, y mientras los jugadores judíos se retiraban, los palestinos locales festejaron este “triunfo” con fuegos artificiales.

Ariel Gelblung, representante del Centro Wiesenthal para América Latina, señala que este episodio ocurría en la misma semana en que se estaba proponiendo al ministro de Deportes y Diputados de Chile un programa contra el racismo en el deporte. “Estos hechos demuestran que deben tomarse medidas urgentes”, agregó.

Hasta ahora, la Federación Palestina de Chile siempre había cuidado las formas y sostenía que su lucha era contra Israel y no contra los judíos. Pero ahora, en una carta abierta en el diario La Segunda, el secretario general de esa organización se refirió a la comunidad judía chilena como “comunidad sionista”. El director de Relaciones Internacionales del Centro Simon Wiesenthal, Shimon Samuels, concluye: “Su odio es genérico. Israel, sionismo, Judaísmo… Para ellos es una sola cosa. Dejaron caer sus máscaras y mostraron su verdadera cara; abandonaron el discurso políticamente correcto y se asumen a sí mismos como antisemitas”.

No solo por estos lares vemos cosas así.


Estimados lectores:

Durante más de 40 años, Nuevo Mundo Israelita ha llevado cada semana a nuestros hogares el acontecer comunitario, información sobre Judaísmo y actualidad sobre Israel. Así, se ha convertido en uno de los pilares de nuestra kehilá, siendo nuestro referente informativo más importante dentro y fuera de la comunidad.

Hoy NMI debe adaptarse a las condiciones económicas del país. Para ello, y a fin de continuar prestando un servicio de calidad, estamos incorporando la modalidad de suscripción para quienes deseen recibir el semanario en sus hogares.

El procedimiento y costo para suscribirse será anunciado próximamente. Estamos seguros de que esta medida contará con la comprensión de todos.

Hace 8 años y 5 meses que no tenemos representación diplomática de Israel en Venezuela

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close