CJL celebró el Ramadán junto a la comunidad musulmana
30 Junio, 2017
Los Beté Israel, un reino judío perdido en África
30 Junio, 2017
Mostrar todo
Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
Cartas
Contraportada
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Magazine
Opinión
Página Dos
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

PÁGINA DOS

Leer para Creer

Sami Rozenbaum, Director NMI

E l publicista y editor israelí Assaf A. Voll ha publicado un libro que llegó al segundo lugar en ventas en Amazon, en la categoría “Historia de Israel y Palestina”. El título de la obra es A History of the Palestinian People: from Ancient Times to the Modern Era (“Una historia del pueblo palestino: desde los tiempos antiguos hasta la era moderna”). El sitio de comercio electrónico la describe como “el fruto de muchos años de investigación”, “un estudio comprehensivo y extenso de 3000 años de historia palestina, con énfasis en las contribuciones únicas del pueblo palestino al mundo y la humanidad”. Pero este volumen de 120 páginas en rústica, que ha causado tanta sensación, tiene todas sus páginas en blanco.

Como explica The Jerusalem Post, se trata de una broma sarcástica de Voll, con un claro significado político: el pueblo palestino es una invención de la segunda mitad del siglo XX, que la propaganda antiisraelí ha intentado, con éxito, trasformar en una entidad con extenso pasado. Los árabes que vivían en Éretz Israel, la mayor parte de ellos inmigrantes de los países vecinos atraídos por el crecimiento económico del yishuv, nunca habían conformado un pueblo; no existe ningún registro histórico de algo llamado “pueblo palestino”, aunque en algunas partes hay gente que afirma que tiene “11.000 años”.

Amazon no aclara (al menos hasta la publicación de la reseña en The Jerusalem Post) que la obra no es real, y tampoco se sabe si sus muchos compradores fueron engañados, o simplemente la adquirieron para seguir con la broma.

A History of the Palestinian People también está disponible en árabe y hebreo, para quien le interese.


El historiador y experto en la Shoá Yehuda Bauer ha publicado una carta abierta dirigida al director de orquesta Daniel Barenboim, quien en un artículo en el diario Haaretz había expresado la opinión de que el Estado de Israel nació a consecuencia del Holocausto, y atribuía a ello la naqba (catástrofe, como llaman los árabes a la creación de Israel).

En el mismo diario, Bauer le responde a Barenboim, a quien dice admirar, que está en total desacuerdo con esta aseveración, muy común entre quienes desconocen la historia, dándole un ejemplo: “Gran parte de los 3,3 millones de judíos de Polonia querían emigrar a Palestina. El Holocausto destruyó la base de inmigrantes en que el sionismo se basaba y, tal como pareció en ese momento, la posibilidad de establecer esa entidad judía. La ecuación real, contradiciendo su argumento, es que a más Holocausto menos Israel, y a menos Holocausto más Israel”.

Bauer recuerda que los judíos ya habían establecido sólidas bases para la creación de su Estado en las décadas precedentes. También niega la afirmación común de que Israel se fundó a causa del “complejo de culpa” del mundo tras el Holocausto, lo que califica como un mito: “Los archivos de los años 1945 a 1948 están abiertos. Los británicos se oponían a un Estado judío, y también el Departamento de Estado de EEUU, que en marzo de 1948, tras la aprobación del Plan de Partición de la ONU, propuso establecer un protectorado anglo-estadounidense que continuaría con la política del ‘Libro Blanco’ de 1939 [impedir la inmigración judía]. Su principal disposición establecía que, después de 10 años, ese protectorado entregaría el país a la población árabe. El Holocausto y el destino de los judíos durante la guerra les resultaba irrelevante”.

Continúa Bauer en su instructivo texto: “El liderazgo árabe rechazó crear un Estado árabe en parte del territorio de Palestina, y luchó una guerra suma-cero para expulsar a los judíos. No hay duda de que si hubiesen ganado, habría ocurrido una terrible ‘naqba judía’, como lo comprueban los relativamente pocos casos en que comunidades judías fueron capturadas por ellos, como los kibutzim de Masada y Shaar Hagolán en el norte, el bloque Etzión, y el barrio judío de la Ciudad Vieja de Jerusalén”.

Finaliza el académico: “Alguien que ama la música pero no la entiende, debe estudiarla antes de expresar una opinión. Alguien que siente pasión por la memoria del Holocausto pero no es experto, debería aprender al respecto”.


El pasado mes de abril, la serie de dibujos animados Los Simpsons, considerada una de las más influyentes de la historia, cumplió 30 años. The Times of Israel publica un artículo en el que resalta el contenido judío de la serie, que es muy abundante.

De hecho, Los Simpsons pueden calificarse como un invento de judíos: lo son su escritor y productor Mike Reiss, sus co-creadores y productores ejecutivos James Brooks y Sam Simon, el compositor de su célebre tema musical Danny Elfman, y los protagonistas (voces) Hank Azaria, Julie Kavner y Harry Shearer.


(continúa abajo)

Uno de los personajes principales de la serie, el payaso Krusty, es judío; su verdadero nombre es “Herschel Shmoikel Pinjas Yerujam Krustofsky”. Su historia se revela en un capítulo en el que la familia Simpson lo invita a cenar y le pide que bendiga los alimentos; Krusty entona el hamotzí (bendición hebrea del pan), lo que le trae dolorosos recuerdos de su infancia: sus padres eran inmigrantes de Europa Oriental que llegaron a Estados Unidos a principios del siglo XX y se establecieron en el “Lower East Side de Springfield”, un barrio pobre lleno de sastres, carniceros y tiendas de yarmulkes (kipot). Su padre, Hyman Krustofsky, era un rabino en la sinagoga Temple Beth Springfield, y cuando el joven Herschel le informó que no seguiría sus pasos sino que trabajaría en el mundo artístico, el rabino exclamó: “¡Has traído vergüenza a la familia!”.

Los Simpsons, como muchas otras series norteamericanas, está salpicado de expresiones en idish y un ácido humor muy judío, con una dosis considerable de cinismo hacia la sociedad contemporánea. En estas tres décadas de vida, solo queda desearle “hasta 120”.

Hace 8 años y 5 meses que no tenemos representación diplomática de Israel en Venezuela

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close