Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
Cartas
Contraportada
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Magazine
Opinión
Página Dos
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

PÁGINA DOS

Leer para Creer: Mahmud Abbas lo planeó todo

L o que ha sucedido en Jerusalén durante las últimas dos semanas es un típico proceso de manipulación, que luce concebido desde el principio por la Autoridad Palestina para generar violencia.

Primero, el 14 de julio dos policías israelíes fueron asesinados por tres árabes que, como se determinó gracias a las cámaras de seguridad, habían escondido previamente las armas en el Monte del Templo (o “explanada de las mezquitas”), donde se ubica la mezquita de Al-Aqsa. A raíz de ello, Israel decidió instalar arcos detectores de metales en la entrada de la explanada, iguales a los que existen desde hace mucho tiempo en los accesos al Kótel y otros lugares sensibles de la capital.

El Waqf –autoridad religiosa que administra las áreas sagradas musulmanas en el área, y que está controlado por Jordania– y el mufti de Jerusalén vociferaron que esta era una “violación del status quo”, y ordenaron a los musulmanes no acceder al Monte del Templo. Acatando la orden, miles de islámicos realizaron sus rezos del viernes 21 de julio en las calles aledañas, generando caos en la ciudad. Las autoridades los desalojaron con gases lacrimógenos, y en la trifulca hubo muertos y heridos. Entonces Mahmud Abbas, presidente de la Autoridad Palestina, anunció que cesaba toda cooperación entre la policía palestina e Israel.

Como siempre, al inflamarse las pasiones de los musulmanes hubo nuevos ataques antijudíos. Un palestino entró en un hogar del asentamiento cisjordano de Halamish, en plena cena de Shabat, y asesinó a tres personas dejando la casa inundada en sangre. Luego, un hombre se introdujo en la casa de un diplomático israelí en Amman, Jordania, y apuñaló a un oficial de seguridad; este logró zafarse y disparó mortalmente al atacante, pero también mató por accidente a un contratista jordano que se encontraba en el lugar. En toda Jordania surgieron protestas, al punto que la embajada tuvo que ser desalojada y todos sus funcionarios están de regreso en Israel.

Luego de varios días, Israel anunció el retiro de los arcos de seguridad, y también de unas cámaras avanzadas que en un principio se dijo que los sustituirían. Sin embargo, Abbas declaró que mantiene suspendida la cooperación de la policía de la AP con las autoridades israelíes.

Funcionarios de defensa israelíes advierten, según reseña Israel Hayom, que Mahmud Abbas “está agitando activamente las tensiones en Jerusalén”, y expresan la preocupación de que “las bien armadas fuerzas de seguridad palestinas podrían tomar parte en disturbios contra las fuerzas israelíes en Judea y Samaria” (Cisjordania).

Todo esto tiene su raíz en los permanentes enfrentamientos entre al-Fatah, el movimiento político de Abbas, y Hamás, el grupo terrorista que domina la Franja de Gaza. Según los citados funcionarios de defensa, el líder de la AP “quiere probar que aún es relevante, especialmente a la luz de los rumores de un acuerdo para compartir el poder entre Hamás y el némesis de Abbas, el exiliado hombre fuerte de al-Fatah Mohamed Dahlan. Si este acuerdo se materializa, socavará severamente el control de Abbas sobre Cisjordania”. De paso, Hamás se encuentra en un momento de debilidad que Abbas busca aprovechar. Agrega la fuente: “Abbas quiere encender el territorio”.

El Waqf ha suavizado su posición, y el jueves 27 informó que los musulmanes ya pueden acudir a la mezquita de Al-Aqsa. Pero tanto al-Fatah como Hamás han convocado protestas masivas para este viernes 28, en un “día de la ira” contra Israel. Las autoridades israelíes temen que ello genere aún más violencia que la semana anterior, a pesar de haber retirado los elementos de seguridad que supuestamente eran la causa de las protestas. Esta violencia podría extenderse fácilmente a las ciudades cisjordanas, y hasta desatar nuevas rondas de cohetes y las consiguientes represalias en la Franja de Gaza.

No han faltado las críticas de los israelíes al primer ministro Benjamín Netanyahu, por su “capitulación” al retirar los arcos y cámaras de seguridad, acto que a la luz de los musulmanes es una muestra de debilidad y, por tanto, no se tranquilizarán sino que aumentarán sus apuestas, sabiendo que siempre ganan la guerra mediática.

Recuérdese: todo comenzó con el asesinato de dos policías israelíes con armas que habían sido ocultadas en un lugar sagrado musulmán, algo que más bien debería haber indignado a los creyentes del Islam. Si nos hacemos la pregunta básica de los criminólogos, es decir quién sale ganando, Mahmud Abbas y sus asesores lo planearon todo (igual que la “intifada de los cuchillos” de 2015-16) para escalar las tensiones, y así fortalecer su imagen y poder; y como siempre Israel es, para casi todos los medios internacionales, el villano de la historia. Nada nuevo, en realidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close