Escape del Oriente Medio
30 Junio, 2017
“Nuestro reto es mantener la comunidad tranquila y segura”
30 Junio, 2017
Mostrar todo
Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
Cartas
Contraportada
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Magazine
Opinión
Página Dos
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

OPINIÓN

Lesa humanidad en la legislación venezolana

Miguel Truzman

L os delitos de lesa humanidad son aquellos de tal magnitud y gravedad que vulneran valores fundamentales de la convivencia y dignidad humana, tanto dentro de una nación como en la comunidad internacional.

En Venezuela, la inclusión de los mismos en la legislación se da a través de los tratados internacionales aprobados por la Asamblea Nacional, y que adquieren carácter vinculante dentro del ordenamiento jurídico interno, como es el caso del Estatuto de Roma para la creación de la Corte Penal Internacional.

Dicha Corte, mediante la aplicación del Estatuto de Roma, tiene en sus archivos más de 20 denuncias por situaciones acaecidas en Venezuela en los últimos años, introducidas por organizaciones no gubernamentales (ONG), defensoras de los derechos humanos en diferentes áreas. La idea que sustenta los delitos perseguidos internacionalmente reside en la creación de una jurisdicción que permite identificar y perseguir al culpable fuera de su jurisdicción nacional y, al mismo tiempo, facilitar a otro Estado firmante del Convenio detenerlo y arrestarlo en su territorio, evitando la impunidad que caracterizó buena parte de las atrocidades cometidas en el siglo XX.

El concepto de lesa humanidad apareció por primera vez como reacción a la matanza de miles de armenios a manos del Imperio Otomano en 1915.

Según el Acuerdo de Londres, los crímenes de lesa humanidad pueden definirse como: asesinatos, exterminio, esclavitud, deportación, o cualquier otro acto inhumano contra una población civil, basado en razones raciales, políticas o religiosas, sean o no violaciones de las leyes internas en los Estados en que se hayan cometido los crímenes

Después de la Primera Guerra Mundial se intentó el castigo individual, pero no se contaba con una legislación efectiva para tales casos, únicamente consideraciones morales y políticas. En 1945, tras las atrocidades vinculadas con la Shoá, la guerra misma y bajo la insistencia de Estados Unidos, las potencias aliadas suscribieron el Acuerdo de Londres, en el cual se establecía el sometimiento a juicio y castigo por delitos de lesa humanidad a través de tribunales militares. El tratado lo firmaron 21 naciones el 8 de agosto de 1945, entre ellas Venezuela.

Según este acuerdo, los crímenes de lesa humanidad pueden definirse como: asesinatos, exterminio, esclavitud, deportación, o cualquier otro acto inhumano contra una población civil, basado en razones raciales, políticas o religiosas, sean o no violaciones de las leyes internas en los Estados en que se hayan cometido los crímenes.

Estas definiciones, conocidas como los Principios de Núremberg, fueron aprobadas por unanimidad por la Asamblea General de la ONU, lo que les otorga respaldo y aceptación universal. Según Antonio Cassese, quien fue presidente del Tribunal Internacional para la Antigua Yugoslavia, todos estos delitos solo pueden ser calificados de lesa humanidad “si son parte de una práctica o política de Estado o un plan de abuso generalizado”.

El Estatuto de Roma que crea la Corte Penal Internacional enumera en su artículo 7, a través de 11 numerales, los crímenes de lesa humanidad, en cuyo numeral “h” se establece: “Persecución de un grupo o colectividad con identidad propia, fundada en motivos políticos, raciales, nacionales, étnicos, culturales, religiosos, de género definido en el parágrafo 3, u otros motivos universalmente reconocidos como inaceptables con arreglo al derecho internacional”.

La Constituyente venezolana de 1999 incorporó en sus discusiones algunas definiciones que se materializaron en el artículo 29 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, dotando de imprescriptibilidad las acciones persecutorias de dichos delitos, a saber según el artículo 29 en comento: crímenes de lesa humanidad, violaciones graves a los derechos humanos y crímenes de guerra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close