Leer para creer
26 Mayo, 2017
Nasó: bendición de bendiciones
26 Mayo, 2017
Mostrar todo

Los guardianes de la tierra

Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
2075
2076
2077
2078
2079
2079 Impreso
2080
2080 impreso
2081
2082
2083
2084
2085
2086
2087
2088
2089
2090
2091
2092
2093
2094
2095
2096
2097
2098
2099
2100
2101
2102
2103
2104
2105
2106
2107
2108
2109
2110
2111
2112
2113
Cartas
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Gastronomía
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Leer para creer
Magazine
Noticias
Opinión
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

VIDA RELIGIOSA

Los guardianes de la tierra



Moré David Chocrón
Unión Israelita de Caracas
moredavidchocron@gmail.com

L a célebre obra Likutey Etzot escrita por rabí Natan, en nombre de su gran maestro rabí Najmán de Breslev, nos enseña que las correas de los tefilín protegen la fe de las fuerzas parásitas del mal; protegen la mente y el alma, permitiendo recibir nueva sabiduría y una nueva alma provenientes de la luz del rostro (or hapanim).

Uno debe analizarse constantemente para ver si está unido al Santo, bendito es. Los tefilín son una señal de esta unión. Para experimentar la verdadera santidad de los tefilín es necesario santificar y purificar el alma, lo que se logra estudiando Torá, aunque las circunstancias no sean propicias. Cuando la persona se ve abrumada por la oscuridad y el sufrimiento, y aun así hace el esfuerzo por estudiar Torá, eleva entonces la facultad del habla y llega a ser capaz de hablar con su Hacedor, derramando sus palabras con verdad. Puede entonces comprender su propia pequeñez y la tremenda grandeza del Creador, y sentir verdadera vergüenza ante la gravedad de sus pecados en contra del Señor y Rey del Universo, raíz de todos los mundos. Esta vergüenza se mostrará en su rostro y se hará digna de la luz de los tefilín, que son la señal de la unión con el Santo, bendito es.

Cuanto más esfuerzo haga la persona por quebrar sus deseos inmorales, más receptiva será la santidad de los tefilín. Los verdaderos rectos y temerosos de Dios, los guardianes de la tierra, son aquellos que cumplen a la perfección con la mitzvá de los tefilín.

Los tefilín son el “brillo del rostro de Dios” y la verdadera gloria de Israel. Son la vida y la verdad, la fuente de riqueza y de todas las bendiciones. El maltrato a los tefilín trae pobreza, desprecio y vergüenza, dejando a la persona en peligro mortal, el cielo no lo permita. Está la persona despreciando uno de los dos pactos diarios, el pacto que puede establecer por pura elección, pues el otro le fue impuesto a sus ocho días de nacido, el brit.

Los tefilín refuerzan la memoria, es decir, la conciencia de que el objetivo de este mundo es el mundo que viene, y que uno debe expandir constantemente su intelecto para llegar a comprender los mensajes que el Santo, bendito es, envía cada día con el fin de acercarlo a él.

Cuanto más esfuerzo haga la persona por quebrar sus deseos inmorales, más receptiva será la santidad de los tefilín. Los verdaderos rectos y temerosos de Dios, los guardianes de la tierra, son aquellos que cumplen a la perfección con la mitzvá de los tefilín.

Contra ellos se desata toda la fuerza de la tentación inmoral, y son los únicos que pueden aguantar y vencer las embestidas del mal instinto. Ellos se fortalecen ante estas pruebas separándose por completo de todos estos pensamientos, elevando el sello de las klipot (velos de impureza y mugre espiritual) y trasformándolas en el sello de la santidad (los tefilín), que encarna el brillo de las chispas de sabiduría, mediante las cuales uno conoce y acepta la divinidad y el reinado del Santo, bendito es. Entonces brilla la luz de los siete pastores fieles: Abraham, Itzjak, Yaacob, Moshe, Aharón, Yosef y David, correspondientes a las siete cabezas de las dos sin de los tefilín (una de cuatro cabezas y la otra de tres). El significado de los tefilín implica que debemos traer el brillo de Dios y buscar una comprensión cada vez más profunda de la divinidad. Pero existen límites necesarios al intelecto humano que deben ser observados. Los tefilín son el tikún (reparación), permitiéndonos profundizar nuestra comprensión y mantenernos a la vez dentro de los límites de la santidad. Está prohibido pasar más allá de los límites al acercarnos al brillo de la divinidad.

Es importantísimo en estos momentos de crisis material y zozobras personales, comunitarias, nacionales y mundiales, en donde la espiritualidad debe erigirse como norte primario y principal para la resolución de los problemas mundanos. Si no ponemos a Hashem y el servicio divino en la sinagoga en la lista de prioridades, y en cambio la apatía se convierte en el denominador común, estamos destinados a sucumbir por mera culpa propia.

¡Baruj Hashem leolam amén ve amén!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close