El día que la reina venezolana de estirpe judía visitó el Táchira
16 Junio, 2017
Mercedes Benmoha se presenta en la obra Circo Santiago de León
16 Junio, 2017
Mostrar todo
Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
Cartas
Contraportada
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Magazine
Opinión
Página Dos
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

OPINIÓN

Maná del siglo XX


Jaime Broner

M uchos de nosotros repetimos, casi maquinalmente, que la Organización de las Naciones Unidas aprobó en 1947 la partición del territorio controlado por los británicos en dos Estados, uno judío y otro árabe, y que en mayo de 1948 se constituyó el Estado de Israel. Al mismo tiempo, muchos desconocemos la impresionante realidad vivida en Éretz Israel durante esos meses.

Hay muchos hechos (quizá demasiados) que hemos olvidado, o que nunca llegamos a saber. Hoy quisiera referirme a uno de ellos, que mi tío Isaac (Z’L) me contó poco antes de celebrar mi Bar Mitzvá. Me impactó tan intensamente que nunca lo he podido olvidar. Él lo vivió personalmente, fue testigo presencial de ese milagro. Aclaro que mi tío viajó en compañía de otros nueve jóvenes colombianos como voluntario para participar en la guerra de 1948.

La situación de todo Israel era crítica. La falta de suministros de todo tipo, alimentos, agua, armas, etc. era apabullante. Pero quien más sentía los rigores del asedio árabe era la Ciudad Santa: Jerusalén era el hito más importante de esa guerra. David Ben Gurión mantenía la firme convicción de que había que hacer todo en su defensa, pues si caía, el Estado de Israel caería también.

Jerusalén no habría sido una Ciudad Santa si no hubiese recibido alguna manifestación casi milagrosa de Hashem. En abril de 1948 sus habitantes desfallecían de hambre. Los convoyes que la abastecían enfrentaban las continuas emboscadas árabes, y la situación era cada día más crítica. El racionamiento era feroz.

Entonces, una hierba silvestre salvó milagrosamente a la población del hambre: la jubeiza, parecida a la espinaca.

Con las lluvias de primavera había brotado por doquier, y tanto los elegantes del barrio de Rehavia como los obreros yemenitas llenaron sus cestos de ellas. Antes de que la hiciese desaparecer la sequía, había figurado incluso en el menú del Hotel Edén, con el nombre de “croquetas de espinaca”.

Varios días antes de la marcha de los ingleses, una lluvia torrencial (poco corriente para la estación) cayó durante tres días sobre Jerusalén, haciendo surgir por todas partes nuevos brotes de jubeiza. “El Señor está con nosotros”, pudieron afirmar los sabios de la ciudad. “Cuando abandonamos Egipto, nos envió el maná. Esta vez nos envía la lluvia para llenar nuestras cisternas y para hacer brotar la jubeiza”.

Así, la jubeiza fue el maná del siglo XX.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close