Comunidad Limud: una construcción colectiva
11 Noviembre, 2017
100 años de la Declaración Balfour
11 Noviembre, 2017
Mostrar todo
Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
Cartas
Contraportada
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Magazine
Opinión
Página Dos
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

OPINIÓN

Es momento de que Estados Unidos despierte

Yoram Ettinger*

C alificar al terrorista musulmán que la semana pasada asesinó a ocho personas en Nueva York como un “lobo solitario” ignora el contexto del terror islamista, minimiza la gravedad de la amenaza y la culpabilidad de los regímenes terroristas, y daña nuestra capacidad de combatir el terrorismo.

El ataque, de hecho, lo llevó a cabo un miembro de una “manada de lobos” que está surgiendo como resultado de la incitación sistemática de regímenes islámicos forajidos, así como de sistemas educativos y líderes religiosos dentro de las mezquitas y prisiones estadounidenses.

Los regímenes terroristas islámicos actúan para incitar a estas manadas de lobos, enfatizando los acontecimientos que supuestamente anticipan la conquista del mundo por parte del Islam: la implantación y expansión de la presencia islámica en Europa, el retiro gradual de EEUU de Afganistán e Iraq, el acuerdo conciliatorio con Irán, e incluso el retiro de la ex Unión Soviética de Afganistán en 1989.

El ataque lo llevó a cabo un miembro de una “manada de lobos” que está surgiendo como resultado de la incitación sistemática de regímenes islámicos forajidos, así como de sistemas educativos y líderes religiosos dentro de las mezquitas y prisiones estadounidenses

El ataque de la semana pasada tenía el objetivo de socavar la confianza de EEUU en la capacidad de sus autoridades de proteger a los ciudadanos estadounidenses del terror islámico. La matanza fue el más reciente ataque islámico contra el mundo cristiano. Los atentados de esas manadas de lobos sunitas y chiítas se dirigen contra un EEUU que, con su poderío militar, tecnológico y financiero, representa el mayor obstáculo para la dominación islámica del Golfo Pérsico, la Península Arábiga y todo el Medio Oriente, así como de África y Europa.

Este ataque ha sido solo el último en 1400 años de violencia sectaria, pisoteo de los derechos civiles y terror dirigido contra infieles y apóstatas por parte de los musulmanes. Tres de los primeros cuatro califas que sucedieron al profeta Mahoma fueron, ellos mismos, víctimas del terror islámico.

Este ataque se realizó de acuerdo con la doctrina islámica central, la yijad, que obliga a los creyentes a persistir en su lucha contra los enemigos del Islam. De acuerdo con la estructura ideológica de “la Casa del Islam y la Casa de la Guerra”, los infieles enfrentan estas opciones: conversión al Islam, esclavitud o aniquilación.

*Ex embajador y director del grupo Second Thought: A U.S.-Israel Initiative

Fuente: Israel Hayom. Traducción NMI.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close