Benco Beracha
29 Octubre, 2017
VaYerá: ¡Juntos!
29 Octubre, 2017
Mostrar todo
Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
Cartas
Contraportada
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Magazine
Opinión
Página Dos
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

OPINÓN

El movimiento sionista y la Declaración Balfour

Alberto Moryusef Fereres*

L os hechos históricos, por más complejos que hayan sido, suelen recordarse y trasmitirse de forma simple. Se suele describir la Declaración Ballfour de 1917 como el documento que allanó el camino a la independencia del Estado de Israel, y la narrativa sionista no se ha alejado de esa idea. Fue sin duda el primer reconocimiento de una nación extranjera al derecho de los judíos de restablecer su hogar nacional en su tierra ancestral, y sentó la base jurídica para la actividad del movimiento sionista, lo que ocurrió al momento de haber sido adoptada por la Sociedad de Naciones al otorgar en 1920 al Imperio Británico el Mandato sobre el territorio conocido entonces como Palestina, que incluía la totalidad de la tierra de Israel.

Está claro que la Declaración Balfour, así como el menos conocido intercambio de correspondencia Hussein-Mc Mahon y los acuerdos Sykes-Picot de 1915-1916, todos sobre unos territorios que para entonces los británicos aún no dominaban, fueron resultado del oportunismo político en tiempos de guerra (la primera mundial), convenientes a corto plazo, contradictorios entre sí e imposibles de concebir fuera de ese momento. Qué buscaban los británicos con ello, cuánto consiguieron y a cambio de qué requiere otro análisis.

Lo cierto es que el movimiento sionista se había iniciado hacía ya 20 años, decenas de miles de judíos habían retornado en ese tiempo a Sión, asentamientos agrícolas y urbanos surgían en todo el territorio (Tel Aviv se fundó en 1909), y el yishuv (la comunidad judía) contaba con todo tipo instituciones. Por ello, aunque el documento dio un impulso emocional al sionismo y la entrada de los británicos en Palestina se tradujo en inversión y desarrollo (de la que judíos y árabes se beneficiaron por igual), a la vuelta de pocos años la ilusión se tornó en frustración y tragedia, dada la negativa de los británicos de implementarla, negativa que sostuvieron durante las sanguinarias revueltas árabes, los horrores de la Shoá en Europa y la lucha armada de los judíos contra la ocupación imperial, hasta la disolución del Mandato con el Plan de Partición de Palestina de la ONU en 1947.

De hecho, los dirigentes árabes de la región crearon alrededor de la Declaración el mito de la traición británica que alimentó la judeofobia propia del Islam, y en la muy particular forma en la que los movimientos llamados pro-palestinos (en la realidad antiisraelíes) contemporáneos reescriben la historia, la Declaración es la “prueba” de que el moderno Israel es un producto imperialista, un ente creado de la nada para servir de satélite de Occidente en el Medio Oriente.

No es difícil suponer que sin la Declaración Balfour, si la Primera Guerra Mundial hubiera cambiado de curso, el movimiento sionista igualmente habría encontrado el camino para conseguir su objetivo; por ello, el célebre documento que ya cumple cien años debe ser conmemorado, con sus contradicciones, como uno más de los hitos felices y sombríos a la vez, que jalonan la milenaria y extraordinaria historia de Israel y el pueblo judío.

*Miembro de la Junta Directiva de la CAIV

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close