MAGAZINE
7 Julio, 2017
Simone Veil, Venezuela y América Latina
7 Julio, 2017
Mostrar todo

Muere Simone Veil, sobreviviente del Holocausto e ícono de los derechos de la mujer

Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
2075
2076
2077
2078
2079
2079 Impreso
2080
2080 impreso
2081
2082
2083
2084
2085
2086
2087
2088
2089
2090
2091
2092
2093
2094
2095
2096
2097
2098
2099
2100
2101
2102
2103
2104
2105
2106
2107
2108
2109
2110
2111
2112
2113
Cartas
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Gastronomía
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Leer para creer
Magazine
Noticias
Opinión
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

ESPECIAL

Muere Simone Veil, sobreviviente del Holocausto e ícono de los derechos de la mujer

Enric González*

N unca tuvo el poder político de un Charles de Gaulle, un François Mitterrand o un Emmanuel Macron. Pero acumuló una inmensa autoridad moral. Simone Veil, fallecida el 30 de junio a los 89 años, llegó a ser la persona más respetada de Francia. Sobrevivió a Auschwitz, encajó los insultos más feroces cuando impulsó la primera ley del aborto y, con el tiempo, se convirtió en símbolo de los valores más elevados de la República.

Nació en Niza el 13 de julio de 1927 en una familia, los Jacob, que no practicaba el Judaísmo religioso sino el intelectual: el padre, Émile, arquitecto, inculcó a sus cuatro hijos que pertenecer al “Pueblo del libro” implicaba un especial esfuerzo en el pensamiento y la escritura. El 13 de abril de 1944, soldados franceses y alemanes cargaron a los Jacob en trenes de ganado con destino a Auschwitz. Se acercaba el caótico fin de la guerra. Después de Auschwitz, en enero de 1945, fue enviada a pie, junto a su madre y una hermana, en la terrible “marcha de la muerte”, hacia Mauthausen y después a Bergen-Belsen. Solo Simone y una hermana sobrevivieron. Se ignora dónde murieron su padre y su hermano. Ella nunca quiso borrarse del brazo el número que le tatuaron en el campo de exterminio: 78651.

Regresó a Francia con una hermana, toda la familia que le quedaba, experta en todas las tragedias y con una formidable voracidad vital. Se graduó brillantemente en la más prestigiosa escuela universitaria del país, Sciences-Po, se casó con Antoine Veil, tuvo tres hijos e ingresó en la carrera judicial. Ideológicamente se situó entre el gaullismo y el socialismo moderado de Pierre Mendés-France. Durante la guerra de Argelia combatió por los derechos humanos de los prisioneros argelinos. En 1969, el presidente Georges Pompidou la convenció para que ocupara un puesto en el gabinete del Ministerio de Justicia. Poco después fue elegida secretaria general del Consejo Superior de la Magistratura.

En 1974, el presidente Valéry Giscard d’Estaing y el primer ministro Jacques Chirac le asignaron el Ministerio de Sanidad y la misión más difícil del momento: aprobar una ley sobre la interrupción voluntaria del embarazo. Simone Veil no flaqueó. Recibió miles de insultos. En la Asamblea Nacional tuvo que escuchar los gritos del diputado conservador Jean-Marie Daillet (de su propio partido) acerca de los fetos arrojados al “horno crematorio”. Ella, que había sobrevivido al exterminio, se tragó las lágrimas. Su discurso del 26 de noviembre de 1974, pronunciado mientras a las puertas de la cámara se manifestaba una multitud contra la reforma, es histórico: “No podemos seguir cerrando los ojos ante los 300.000 abortos que, cada año, mutilan a las mujeres de este país, que ofenden nuestras leyes y humillan a aquellas que los padecen”.

Fueron tres días de debates terribles, culminados con una tensa votación. El aborto quedó legalizado. A esas alturas, los políticos franceses habían descubierto lo que ya sabían sus colaboradores ministeriales: que Simone Veil era de hierro y, además, atemorizaba a cualquiera en sus momentos de ira. Era un tótem moral y, además, una luchadora implacable.

En 1979 encabezó las listas de la UDF giscardiana en las primeras elecciones al Parlamento Europeo por sufragio universal. Y se convirtió en la primera presidenta de la Cámara. A principios de los años 90 volvió al gobierno francés como ministra de Justicia. Para entonces su figura había alcanzado proporciones heroicas. Quienes la insultaron durante los debates sobre el aborto fueron hilando excusas, un año tras otro. Veil era alguien indiscutible.

Poco a poco se apartó de la política y se dedicó a su trabajo en el Consejo Constitucional, y a la presidencia de la Fundación para la Memoria del Holocausto. Tras la muerte de su marido y de su hermana lo dejó todo para consagrarse al recuerdo. Había escrito varias veces que en el momento de su muerte pensaría en las víctimas del nazismo

Según sus hijos, sus últimos diez años consistieron en eso, en recordar una a una a las personas que había visto morir, las conocidas y las desconocidas, los familiares y los extraños.

Políticos e instituciones homenajearon a Simone Veil al conocerse su muerte. El presidente Emmanuel Macron dijo que había encarnado los valores más elevados y lo mejor de Francia.


Simone Veil en la UIC

El 29 de enero de 1981, en ocasión de su visita a Venezuela, Simone Veil fue invitada a un desayuno en la Unión Israelita de Caracas. NMI reseñó el histórico encuentro, destacando que en un momento de su disertación la señora Veil expresó: “Nosotros los judíos debemos ser los paladines en la lucha por el apuntalamiento de las instituciones democráticas”.

También hizo referencia a un atentado terrorista que había tenido lugar en la Rue Copernic de París pocos meses antes, en el que seis personas fueron asesinadas en un restaurante judío, algo que no tenía precedentes en aquel momento.

Simone Veil recibió como obsequio una Biblia por parte de Elieser Rotkopf, entonces presidente de la UIC, con quien aparece en la foto mientras firmaba el libro de visitantes ilustres.


Foto cortesía de Ena y Elieser Rotkopf

*Corresponsal en París

Fuente: El Mundo (Madrid)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close