ICVI conmemoró 70 años de la Resolución 181 de la ONU
16 Diciembre, 2017
Un afectuoso “hasta luego” para Edgardo
16 Diciembre, 2017
Mostrar todo

¡Oh, Jerusalén…!

Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
2075
2076
2077
2078
2079
2079 Impreso
2080
2080 impreso
2081
2082
2083
2084
2085
2086
2087
2088
2089
2090
2091
2092
2093
2094
2095
2096
2097
2098
2099
2100
2101
2102
2103
2104
2105
2106
2107
2108
2109
2110
2111
2112
2113
Cartas
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Gastronomía
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Leer para creer
Magazine
Noticias
Opinión
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

OPINIÓN

¡Oh, Jerusalén…!

Daniel Falcón Hubschmann*

C on el reciente reconocimiento de la ciudad de Jerusalén como capital oficial del Estado de Israel por parte de EEUU, el mundo no esperó dos segundos para pronunciarse sobre el tema y, como era de esperarse, varias opiniones controversiales surgieron al respecto. Sin embargo, antes de que me adentre en análisis, creo que hay dos definiciones muy importantes que son de relevancia para el tema;

La primera, de jure, definido por la Real Academia Española como “Por virtud o por ministerio del derecho o de la ley”. Se contrapone a de facto que, según la RAE es, “De hecho (lo que no se ajusta a una norma previa)”. Con estas definiciones ya esclarecidas, podemos avanzar con nuestro análisis.

Primero que nada, hay que entender que Jerusalén es la capital de facto del Estado de Israel, pues no es reconocida legalmente como tal. Sin embargo, siendo la ciudad capital el asiento de poder –es decir, donde se encuentran las sedes institucionales de los principales organismos de gobierno de un Estado–, podemos entonces afirmar que Jerusalén es en realidad la ciudad capital de Israel.

Además, es importante recalcar que el reconocimiento internacional por otros países de que Jerusalén sea o no sea la capital de Israel es inútil, pues al final del día es allí donde están ubicadas las oficinas principales del gobierno israelí, y el reconocimiento o su antítesis no van a cambiar esto.

Sin embargo, hay muchos detractores de este concepto. Argumentan que Jerusalén es un territorio ocupado ilegalmente por el Estado de Israel y que debería ser devuelto. ¿Devuelto a quién? ¿A Palestina? Palestina jamás ha sido un Estado, y nunca ha mantenido control sobre la ciudad de Jerusalén. ¿A Jordania? Tampoco, pues Jordania mantuvo control ilegal de la zona hasta la Guerra de los Seis Días en 1967, profanando muchos de los lugares sagrados del judaísmo en la parte oriental de la ciudad. Entonces, ¿a quién le “devolvemos” esta ciudad que nos hemos “robado”?

También debemos tomar en cuenta que Jerusalén está dividida entre Oriental y Occidental. La parte occidental ha formado parte de Israel desde la Guerra de Independencia en 1949. Allí están ubicadas las oficinas de gobierno israelíes y se la considera por lo general como la parte “moderna” de la ciudad, pues dentro de ella no se encuentra la Ciudad Vieja. Esta última está ubicada en la parte oriental, que dominó el reino jordano junto a Cisjordania desde 1949 hasta 1967, cuando Israel capturó ambos territorios.

Me parece interesante hablar de ambas partes, pues aquí es donde realmente se traba el discurso crítico de que Jerusalén sea parte de Israel. En el plan de partición de Palestina de 1947 se dividió a la zona en 3 áreas: el Estado judío, el Estado árabe y la ciudad de Jerusalén, la cual se mantendría bajo control de las Naciones Unidas por diez años, hasta que sus habitantes pudieran mediante el sufragio decidir su propio destino. Desde 1949, la ONU no reconoce a Jerusalén occidental como la capital de Israel, pues alegan que debería entrar bajo su propio dominio para acatar el plan de partición original. Sin embargo, el mismo argumento no se aplica al área oriental pues, si bien también era parte del área de Jerusalén que “debería estar bajo protección de la ONU”, tanto la ONU como todos los Estados que no reconocen a Jerusalén como capital consideran a la parte oriental como territorios ocupados palestinos por parte de Israel. No veo mucha coherencia aquí.

Desde 1949, la ONU no reconoce a Jerusalén occidental como la capital de Israel, pues alegan que debería entrar bajo su propio dominio para acatar el plan de partición original. Sin embargo, el mismo argumento no se aplica al área oriental, pues si bien también era parte del área de Jerusalén que “debería estar bajo protección de la ONU”, tanto la ONU como todos los Estados que no reconocen a Jerusalén como capital consideran a la parte oriental como territorios ocupados palestinos por parte de Israel

Por último, quisiera desglosar dos argumentos utilizados con frecuencia en contra de Israel. Por una parte hay quienes alegan (la Unesco) que Jerusalén no tiene conexiones con el pueblo judío y tiene lazos religiosos con el Islam de forma exclusiva. A esto se aúnan quienes alegan que, si bien los judíos arribaron primero a Jerusalén, se fueron hace milenios, y el territorio debería pertenecer a sus habitantes actuales, quienes para ellos son los árabes. En ambos casos, sus argumentos se anulan fácilmente, pues hace 3.000 años no existía el Islam, mientras que sí hay pruebas concretas de lazos entre el pueblo judío y Jerusalén. En adición a esto, si seguimos la línea de pensamiento del segundo argumento, la población que mantiene predominancia dentro de Jerusalén es la judía. Ambos datos son indiscutibles, y quien intente negarlos está inventando hechos históricos.

Hay personas que critican la decisión de Trump de reconocer a Jerusalén como capital de Israel alegando que fue una movida para su conveniencia o para crear un show en el escenario internacional. Al final del día no importan sus razones, si son por bien o mal, conveniencia o no. Sin importar quién lo reconozca o no, Jerusalén es la capital de Israel, gústele a quien le guste, reconózcalo quien lo reconozca, y dejará de serlo el día que Israel también deje de serlo.

*Estudiante del Sistema Educativo Comunitario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close