Los Beté Israel, un reino judío perdido en África
30 Junio, 2017
Balak: en esencia
30 Junio, 2017
Mostrar todo

Parashá Jukát: agradecimiento

Generic selectors
Sólo coincidencias exactas
Buscar en los títulos
Buscar en los contenidos
Buscar en los mensajes
Buscar en las páginas
Filtrar por categorías
1665
1667
1679
1680
1683
1684
1685
1686
1687
1965
1987
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2048
2049
2050
2051
2052
2053
2054
2055
2056
2057
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2063 impreso
2064
2065
2066
2067
2068
2069
2070
2071
2072
2073
2073-A Solo Web
2074
2074-A Solo Web
2075
2076
2077
2078
2079
2079 Impreso
2080
2080 impreso
2081
2082
2083
2084
2085
2086
2087
2088
2089
2090
2091
2092
2093
2094
2095
2096
2097
2098
2099
2100
2101
2102
2103
2104
2105
2106
2107
2108
2109
2110
2111
2112
2113
Cartas
Destacados
Destacados Anteriores
Dossier
Dossier Anteriores
Ediciones Anteriores
Especial
Gastronomía
Información
Israel/Diáspora
Kehilá
Leer para creer
Magazine
Noticias
Opinión
Parashá
Raíces
Shivá
Uncategorized
Vida Religiosa
XL
XLI
XLII
XLIII
XLIIII
XXV
XXXIX
XXXV
XXXVI
XXXVII
XXXVIII

VIDA RELIGIOSA

Parashá Jukát: agradecimiento


Eitan Weisman
Rabino de la Unión Israelita de Caracas
rabinoeitan@gmail.com

L as primeras tres plagas sufridas por los egipcios fueron aplicadas por intermedio de Aharón; las restantes siete, lo fueron a través de su hermano menor, Moshé. El Midrash explica la razón.

Las primeras tres plagas requerían que el Nilo y la tierra de Egipto fuesen golpeadas con el bastón de Moshé. El mayor de los profetas del pueblo judío fue protegido por el río hasta ser recogida la cesta en la que navegaba por la hija del faraón; la tierra de Egipto cubrió el cuerpo del malvado egipcio al que Moshé dio muerte para proteger al judío que está a punto de ser asesinado por ese capataz.

De alguna manera debía mostrar su agradecimiento, y por lo tanto no golpeó dichos elementos.

Ciertamente el Nilo y la tierra de Egipto no sentirían los golpes proporcionados por el bastón, pero una persona de la estatura moral de nuestro maestro debía mostrar su catadura moral, y su comportamiento permite deducir la importancia de demostrar agradecimiento a los semejantes que colaboran con causas nobles.

Parashá Jukát se refiere al fallecimiento de Miriam, la hermana mayor de Moshé, y relata la desaparición del pozo de agua que acompañaba de manera milagrosa a Benei Israel en su travesía por el desierto. El pueblo angustiado reclama. De acuerdo al Midrash, como consecuencia de la muerte de Miriam, el pozo de agua deja de existir.

De acuerdo al Kelí Yakar, insigne comentarista de la Torá, el evento ocurre como consecuencia de un castigo proporcionado por el Creador al pueblo. La Torá menciona que al morir Aharón, y posteriormente Moshé, en ambas ocasiones Am Israel lamenta lo ocurrido por treinta días. No ocurre lo mismo cuando fallece Miriam, por lo tanto no mostraron su agradecimiento a tan notable profetisa. En honor al mérito de Miriam, el pozo acompañó a los hijos de Yaakov durante casi cuarenta años. No mostrar dolor por su desaparición física implica no estar agradecidos, y Dios castiga al pueblo por la falta cometida.

Según el Midrash, Dios afirma: “El desagradecido y yo no podemos convivir juntos”. Al analizar tal afirmación, se puede entender que no es propiamente un castigo el que recibe Benei Israel. No mostrar agradecimiento a un semejante, cuyas acciones en favor de la humanidad se perciben de manera inmediata, implica no mostrar el reconocimiento que se debe a Dios, ya que él, en su infinita bondad, provee a todas sus criaturas de lo que requieren para mantenerse en este mundo. Se llega inclusive a perder la perspectiva del lugar que se ocupa en el universo, y se llega a pensar que los logros son motivados por la habilidad del individuo, no gracias a la voluntad divina. Tal actitud y comportamiento, sin duda alguna, alejan al hombre de Dios. Se entiende entonces lo expresado: el desagradecido y Dios no pueden convivir.

Ser agradecido es sumamente importante. ¡No se debe olvidar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

demuestra que no eres un robot *

Close